TELEVISIÓN

Quince años de una serie que cambió su rubro

Six Feet Under fue una pionera de la televisión en serio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Michael C. Hall, mucho antes de su éxito con Dexter. Foto: Difusión

La serie Six Feet Under cumplió ayer 15 años desde su estreno convertida en un clásico de la televisión y estandarte de la primera oleada de títulos que reivindicaron la capacidad de la pequeña pantalla para fabricar productos de calidad similar o superior a la del cine.

"Six Feet Under resultó fundamental en mi carrera, fue enorme para mí", dijo Michael C. Hall, uno de los protagonistas de la serie de HBO. "Cuando empezamos nadie esperaba que se fuera a convertir en una serie icónica y que sería tal éxito. La gente aún la descubre y me resulta gratificante. Estoy orgulloso de que siga encontrando un público nuevo".

En 2001 nadie en Hollywood sabía de Hall. "La serie me puso en el mapa. Tenía poca experiencia, pero me dieron una gran responsabilidad con aquel papel. Los cino años que duró fueron como ir a la escuela cada día y aprender con directores y actores magníficos", indicó Hall, al que poco después le esperaba la fama mundial con su papel de asesino en serie en Dexter.

Six Feet Under, un drama alrededor de la familia Fisher, propietaria de una funeraria en Los Ángeles, se estrenó el 3 de junio de 2001 y se alzó con el Globo de Oro a la mejor serie en 2002. E

Además, ganó nueve premios Emmy y logró el premio del Sindicato de Actores al mejor reparto en 2003 y 2004, un elenco encabezado por Peter Krause, Hall, Frances Conroy, Lauren Ambrose, Freddy Rodríguez, Richard Jenkins y Rachel Griffiths, entre otros.

Six Feet Under fue una de las primeras apuestas de HBO, junto a The Sopranos, The Wire o Sex and the City. El auge de público y calidad de las series actuales lo pavimentaron esas pioneras.

"La televisión de calidad estaba emergiendo entonces", recordó Hall. "Ahora", añadió, "puede estar en su momento más álgido. Ese tipo de televisión es hacia donde gravitan hoy día los mejores guionistas, directores y actores".

Todo comenzó con Alan Ball, que venía de ganar el Óscar al mejor guión original por Belleza americana, y que entregó a HBO un borrador que básicamente permitía a los personajes disertar sobre la vida, el paso del tiempo, la muerte y los conflictos en las relaciones personales.

El David Fisher que componía Hall era alguien "único" en aquel momento: un protagonista homosexual, tratado de forma realista y siendo tejido fundamental de la historia, donde sus conflictos estaban directamente relacionados con su sexualidad.

Hall sostuvo que cuando leyó las primeras páginas del guión de "Six Feet Under" supo inmediatamente que "si se hacía bien, sería algo especial".

"Era lo mejor que había leído por entonces, ya fuera televisión, cine o teatro", indicó el actor, que admite no haber vuelto a ver el final de la serie, emitido en 2005 y considerado uno de los mejores en la historia de la televisión.

Aquel epílogo revelaba el destino final de cada uno de los personajes principales y permitía al espectador "cierta paz interior", algo que no consiguió Dexter, la serie con la que Hall ganó el Globo de Oro al mejor actor en 2006. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)