CRÍTICA

El público convertido en psicólogo

Un momento de amor [****]Francia/Bélgica. 2016. Título original: Mal de Pierres. Dirección: Nicole Garcia. Guión: Garcia y Jacques Fieschi, sobre la novela Mal di pietre, de la italiana Milena Agus. Intérpretes: Marion Cotillard, Louis Garrel, Àlex Brendemühl, Brigitte Roüan. Director de fotografía: Christophe Beaucarne. Cines: Se exhibe hoy en el marco de la 4ª Muestra de Avant-Premières de Cine Francés, Life Cinemas Alfabeta y Punta Shopping, a las 17:15.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un momento de amor

Una película que tiene un ritmo hermoso, que no es lenta ni vertiginosa. Que transcurre a buen paso, sin decaimientos, ni concesiones gratuitas a la violencia. Y que de algún modo, puede colocar al espectador en el lugar de un psicoanalista, que intenta encontrar las causas profundas de lo que le ocurre a la protagonista.

Un momento de amor tiene paisajes rurales y urbanos muy bien buscados y filmados, a través de los que se puede revivir la vida francesa de más de medio siglo atrás. Y lo mejor es que la fuerza de esos paisajes, de esa construcciones a veces rústicas, describen con precisión el temperamento y las circunstancias de sus protagonistas, y principalmente el drama de Gabrielle (Marion Cotillard), un personaje que puede llenar de enigmas al público.

La directora se centra muy bien en lo cotidiano, en cómo los objetos describen a quienes los usan, para retratar las pasiones de los personajes. Y utiliza también con habilidad ciertos aspectos simbólicos, como el del agua, aunque alejándose de su sentido más literal. Desde esa poética, Nicole Garcia cuenta la historia de una muchacha conflictiva, que es el comentario de todo el pueblo con sus conductas arrebatadas y su sexualidad a flor de piel.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

La pugna entre las convenciones sociales y las pulsiones de la protagonista va guiando esta extraña historia de amor, que tiene muchos episodios, que está construida sobre muchas circunstancias. El público muchas veces ve más las conductas que los móviles. Ve a Gabrielle, forzada a contraer matrimonio con un español que huyó del franquismo. Mujer de temperamento bravo y de espíritu libre, es internada en una clínica para tratarse de cálculos renales. Y allí conocerá a un segundo hombre, conformando un triángulo amoroso que oscila entre la fantasía y la dura realidad. Entre la paciencia de un hombre y los arrebatos de una mujer.

Garcia adaptó y dirige esta versión de la novela homónima de Milena Agus, que cuenta con una notable actuación de Marion Cotillard. También Louis Garrel y Àlex Brendemühl complementan un elenco compacto y lleno de vitalidad.

Más allá de la intensidad de la historia (que sobre el final se hace explícito su argumento), el relato visual está lleno de matices y delicadezas. Como el modo de expresar a través de las imágenes los aspectos táctiles y las sensaciones de la piel. O la música, que estructura la trama de principio a fin.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados