CRÍTICA

Un prólogo costoso y algo confuso

Entre orcos y humanos se desarrolla Warcraft: el primer encuentro de dos mundos, una película que intenta ser legendaria pero que termina siendo larga como su título.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Warcraft es un éxito de taquilla. Foto: Difusión

Está basada en la popular serie de videojuegos de estrategia centrada en guerras épicas y fantásticas; acá las estrategias faltaron al ensayo. La historia explora poco este universo de humanos que se ven invadidos por orcos, centrándose en la presentación de numerosos personajes que solo consumen tiempo y enlentecen la historia.

Y aunque la intención sería un cruce de caminos entre El señor de los anillos y Avatar por el uso de imágenes generadas por computadora, no consigue acercarce a la gama de personajes de esas dos referencias.

Básicamente es la historia de unos orcos guerreros que deben llegar, gracias a un portal que se alimenta de almas, a un planeta con vida ya que el suyo quedó en cenizas tras la llegada de Guldan, un orco hechicero que invade mundos para saciar una entidad nebulosa y verde, que corrompe a quienes toca. Es como mucho.

Pero todo queda diluido por la cantidad de personajes con sus respectivos giros y subtramas, que complican la narración. Está claro que la intención es hacer una saga con varias películas; esto es solo el comienzo.

Pero, aunque parezca, la película no es orcos malos contra humanos buenos, ya que las relaciones de poder en ambos lados no son del todo claras. Si bien el director Duncan Jones —el hijo de David Bowie— dijo ser un fanático de la saga, no logró plasmar este conocimiento en la película, que termina siendo entreverada y un tanto aburrida.

En cuanto a los efectos visuales, no hay destaques tecnológicos que superen los creados para El señor de los anillos hace más de una década, donde gracias a captura de movimientos se reproducen los gestos de los actores, que aquí son representados como orcos. Pero tampoco dista demasiado del dibujo, ya que la película tiene tanto color y efectos visuales, que no se distingue con claridad qué es efecto visual y qué animación.

Mientras los seguidores de la saga comprenderán las relaciones de los clanes, los que no lo son, quedan con la sensación de haber sido embaucados con una historia pequeña que no es más que el prólogo de una mejor historia.

Warcraft: el primer encuentro de dos mundos (**)


Estados Unidos, 2016. Título original: Warcraft. Director: Duncan Jones. Guión: Charles Leavit y Duncan Jones basado en el videojuego Warcraft de Blizzard Entertainment. Editor: Paul Hirsch. Fotografía: Simon Duggan. Música: Ramin Djawadi. Con: Travis Fimmel, Paula Patton, Ben Foster, Glen Close y Dominic Cooper. Duración: 123 minutos. Estreno: jueves 7 de julio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados