PREMIOS

"Una mujer fantástica" fue la gran ganadora de la noche de los Platino

La película chilena se hizo con cinco de los premios al cine iberoamericano

La actriz chilena Daniela Vega recibe el premio por Mejor Interpretación Femenina por la película "Una mujer fantástica" Foto: EFE
La actriz chilena Daniela Vega recibe el premio por Mejor Interpretación Femenina por la película "Una mujer fantástica" Foto: EFE

Una mujer fantástica, la película chilena que llegaba con el Oscar a la mejor película extranjera, volvió a tener una noche ganadora en la entrega de los premios Platino: se llevó los destinados a mejor guion, mejor montaje, mejor director (Sebastián Lelio), mejor actriz (Daniela Vega) y el premio mayor de la noche, mejor película.

Cierra así, un ciclo cargado de reconocimientos para esta historia de una mujer transexual que intenta sortear el duelo tras la muerte de su novio y sobrevivir al desprecio de su familia y de cierto sector de la sociedad y el Estado chilenos. Con Vega convertida en la gran estrella de esta premiación, Una mujer fantástica, era la favorita.

Los premios a la producción iberoamericana se entregaron este año en el Teatro Gran Tlachco ubicado en el parque Xcaret, un precioso complejo turístico-ecológico en la Riviera Maya mexicana. Allí, durante el fin de semana, se reunieron a casi dos centenares de medios internacionales (entre ellos El País) y un importante número de estrellas de España, Portugal y América Latina, para la quinta edición de los premios Platino promovidos por Egeda (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales), con Fipca (Federación Iberoamericana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales) para difundir y reconocer el cine iberoamericano.

Muchas de esas estrellas presentaron los premios en una ceremonia colorida que se cerró con una actuación afónica de los locales Maná y con el anuncio de Una mujer fantástica como la película del año. En el escenario se vio desde la China Suárez (a quien durante el fin de semana se la vio todo el tiempo con su bebé en brazos) a la estrella de Hollywood Rob Schneider.

La ceremonia fue conducida con gracia media (y un poco machista) por el mexicano Eugenio Derbez, que se concentró en algunos estereotipos latinos y en una presunta rivalidad mexicano-española, aunque la noche se la repartieron entre chilenos y argentinos. Lo que sí fue un acierto fue un gran despliegue visual y un ritmo que hicieron llevaderas sus dos horas y media. Además de Maná y el argentino Axel, participaron números musicales de alcance más limitado por lo menos para el sur del continente.

La otra gran premiada de la noche fue Zama, la película de Lucrecia Martel que se hizo con tres rubros técnicos (dirección de arte, sonido y fotografía), lo que parece poco para una de las grandes películas latinoamericanas del cine reciente.

Las otras categorías de ficción fueron para Los perros (mejor actor, Alfredo Castro), Alberto Iglesias (mejor música original por La Cordillera), la española Verano 1993 como mejor ópera prima; Tadeo Jones 2, mejor animación; y la vasca Handia como película destacada en valores y educación.

No recibió ningún Platino La librería, la película de Isabel Coixet que llegaba con otras aspiraciones.En esta edición, por primera vez los Platino reconocieron el avance de otras formas de ver el audiovisual iberoamericano: la mejor serie fue la española El ministerio del tiempo y los mejores intérpretes de series, Blanca Suárez de Las chicas del cable y el argentino Julio Chávez por El maestro, que aquí se vio por La Tele.

El Platino de honor fue para la mexicana Adriana Barraza, una leyenda de la actuación en su país, conocida en Uruguay por sus papeles en Babel (por la que estuvo nominada a un Oscar) y Amores perros, ambas de Alejandro González Iñarritu. Fue saludada con una de las ovaciones de la noche.

Cerca de la medianoche, con las estrellas, y algunos periodistas, conviviendo en una fiesta, quedaba claro que el audiovisual iberoamericano tiene motivos para celebrar. Porque aunque nunca se necesiten excusas para armar una parranda, el cine es la mejor de las excusas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º