Perfil

El más polémico de los grandes maestros del cine

Se estrena Basada en hechos reales, la última película de Roman Polanski, el director polaco que ya tiene 84 años

Roman Polanski y Emmanuelle Seigner en la presentación de la última película del realizador
Roman Polanski y Emmanuelle Seigner en la presentación de la última película del realizador.

Dos veces expatriado a la fuerza —primero por razones políticas y después por motivos policiales—, la vida de Roman Polanski es del material del que se hacen las leyendas. Y eso lo volvió uno de los personajes más admirados, envidiados, vilipendiados del siglo XX. Y es además uno de los prófugos más notorios de la justicia estadounidense que lo acusa de abusar de una menor en 1974.

Polanski nació en París en 1933 y la familia se volvió a Polonia cuando tenía tres años. En 1939, Cracovia se convirtió en la capital de la ocupación nazi y dos años después se creó el gueto de la ciudad del que se escapó en 1943 después que sus padres fueran llevados a los campos de concentración; su madre murió en el de Auschwitz. Algunas de sus experiencias en esos tiempos las reflejó en El pianista en 2002, la historia de supervivencia del músico Władysław Szpilman en el gueto de Varsovia. Fue la única vez que Polanski, quien había rechazado dirigir La lista de Schindler, se dedicó a un tema que le era tan cercano.

También puede tener una lectura autobiográfica su versión de Oliver Twist, con su retrato dickensiano de una niñez pobrísima y peligrosa.

Basado en hechos reales

En la Polonia comunista estudió cine y la molestia que provocó en el régimen su primera película , lo obligaron a un exilio creativo que lo llevó en las siguientes cinco décadas a filmar en varios países e idiomas. En esa filmografía siempre ha estado eso que las autoridades polacas creyeron que era una crítica al régimen: al igual que en aquella El cuchillo bajo el agua de 1962, a Polanski le interesaron siempre más los conflictos interiores de sus personajes, que el ambiente social y político que los rodean.

Eso está claro en las mujeres oprimidas por un entorno amenazante de Repulsión y El bebé de Rosemary o los hombres metidos en asuntos que los sobrepasan en Barrio chino y El inquilino, por nombrar algunas de sus películas más conocidas. En muchos casos, el principal tema de sus películas parece ser él mismo y no ha esquivado ningún género y eso incluye, por ejemplo, una de piratas y alguna comedia.

Tras la salida de Polonia, Polanski dirigió en Francia y Gran Bretaña (Repulsión y La danza de los vampiros, entre ellas) antes de instalarse en 1968 en Estados Unidos donde filmó El bebé de Rosemary, una de las películas más inquietantes de la historia.

Un año después el terror golpearía a su propia puerta cuando integrantes del clan Manson asesinaron a su esposa embarazada de ocho meses, la modelo Sharon Tate. En 1974 filmó lo que podría ser su película más elogiada, Barrio chino, un film noir con Jack Nicholson, Faye Dunaway y John Huston.

Vendrían más complicaciones. El 11 de marzo de 1977, Polanski fue arrestado en la casa de Jack Nicholson acusado de asalto sexual a Samantha Galley, una modelo de 13 años con la que estaba haciendo una producción de fotos en la mansión. Tras un largo proceso judicial -y avisado que el juez había alardeado de que iba a darle 50 años de cárcel-, un día antes de la sentencia, se fue a Londres y de ahí a Francia, desde donde como ciudadano francés, no podía ser extraditado. Desde entonces, Polanski solo ha pasado dos meses arrestado en 2009 en Suiza pero fue liberado sin que se concretara la extradición. Aunque trabaja para los estudios estadounidenses (y sus películas tienen una clara influencia de ese cine), Polanski no pisa Estados Unidos desde 1978.

A pesar de las acusaciones y la eterna sospecha sobre su conducta, Polanski no paró de filmar. Su carrera no ha estado alcanzando los picos creativos de su primera etapa pero tiene momentos como Tess, El pianista y El escritor oculto que no están nada mal.

Basada en hechos reales, su última película que se estrena hoy en Uruguay, es un thriller de suspenso, un género en el que se siente cómodo. Basado en una novela de Delphine de Vigan y con un guión que firmó con Olivier Assayas, la película cuenta la historia de la búsqueda de inspiración de una escritora bloqueada. La protagonista es Emmanuelle Seigner, esposa de Polanski desde 1989 cuando filmaron Búsqueda frenética.

Polémico principalmente por sus problemas judiciales, Polanski sigue siendo todo un personaje aunque sus películas sean más inofensivas y se muestre como un enfant terrible de 84 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)