Cambios

Tras una polémica, los Oscar dieron marcha atrás y no entregarán premios en las tandas

Fue un nuevo traspié de cara a una ceremonia que tuvo muchas complicaciones

Premios Oscar

Los Oscar no entregarán ninguno de sus premios durante las pausas publicitarias de la gala, después de que la Academia de Hollywood se rectificara este viernes tras una enorme protesta en la comunidad del cine, según informó el medio especializado estadounidense Deadline.

Con el objetivo de que la ceremonia no superara las tres horas de duración, la Academia había comunicado el lunes pasado que las estatuillas de fotografía, edición, cortometraje de ficción, y maquillaje de peluquería, se presentarían durante los anuncios, y detalló que, posteriormente, los discursos de sus ganadores se emitirían editados y en diferido.

La decisión de la organización fue muy discutida por grandes figuras del cine en los últimos días, e incluso llegaron a enviar una carta a la Academia exigiendo que se diera marcha atrás con esta decisión.

“Relegar estas artes esenciales del cine a un estatus menor en la 91° edición de los Oscar, no es nada menos que un insulto a aquellos de nosotros que hemos dedicado nuestras vidas y pasiones a nuestra profesión”, decía.

Entre los que prestaron su nombre a la carta aparecían directores, actores y más nombres de peso de la industria, como Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu, Christopher Nolan, Michael Mann, George Clooney, Brad Pitt, Robert De Niro, Elizabeth Banks, Peter Dinklage, Kerry Washington, Martin Scorsese, Quentin Tarantino, Damien Chazelle, Spike Lee, Cary Joji Fukunaga, Ang Lee, Roger Deakins, Emmanuel Lubezki y Reed Morano.

Los organizadores de los Oscar trataron, tras la queja masiva, de aclarar que no se menospreciaría a esas cuatro categorías, y se reunieron con representantes de los directores de fotografía para escuchar argumentos.

Con la rectificación final de la Academia, los seguidores del cine latino podrán ver en directo y por televisión si el mexicano Alfonso Cuarón, nominado a la mejor fotografía por Roma, y los españoles Rodrigo Sorogoyen y María del Puy Alvarado, aspirantes al mejor corto de ficción por Madre, se llevan la estatuilla en sus respectivas categorías, además de todo el resto de la ceremonia, claro está.

El anuncio y cancelación de la entrega de premios durante las tandas publicitarias se suma a una desafortunada temporada para la Academia, que ha tenido problemas de todo tipo para preparar los Oscar que se celebrarán el 24 de febrero.

En Uruguay se podrán seguir por televisión abierta, a través de La Tele desde las 22.00, o por el canal de cable TNT, desde las 20.30.

Problemas

Idas y vueltas

De cara a esta ceremonia, la institución que entrega los premios develó y posteriormente suprimió un nuevo Oscar, a la mejor película popular, y vio, además, cómo el presentador de la gala, el cómico Kevin Hart, renunciaba a su puesto por unos antiguos tuits homófobos, lo que dejará a la 91° edición de los Óscar sin maestro de ceremonias.

Hay un montón de expectativa respecto a cómo hará la Academia para articular, de forma dinámica, una gala sin presentador, algo que no se da hace mucho tiempo. Que la audiencia además vaya en picada en los últimos años, hace que la presión se sienta todavía más.

Expertos de la industria coinciden en que la Academia es la única culpable de su descuidado manejo de estos escándalos recientes, cuando la organización pensó que había superado la tormenta de los #OscarSoWhite, que marcaron las ediciones de 2015 y 2016.

“No transmiten el mensaje de estos cambios que están tratando de hacer de la forma apropiada”, dijo a la AFP Anne Thompson, editora del sitio de cine IndieWire. “En realidad, no parecen entender cómo funcionan las relaciones públicas en la actualidad. Son una gran corporación que debería saber cómo desarrollar estas cosas”.

Thompson señaló que si bien la Academia está bajo mucha presión por la cadena ABC (que es la que transmite en Estados Unidos la ceremonia) para recortar la gala y subir los niveles de audiencia, este tipo de medidas contradicen su misión de celebrar el cine.

“La razón por la que estos premios son tan confiables y poderosos es porque son el producto de la votación de los respetados artistas que hacen las películas”, dijo Thompson.

En una semana, habrá nueva gala para hacer balance y evaluar hacia dónde deben dirigirse los grandes premios del cine.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)