LA TORRE OSCURA

Dos pistolas contra el apocalipsis

Se estrenó la adaptación cinematográfica de la ambiciosa saga de Stephen King.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Idris Elba interpreta a El Pistolero y junto a él viaja Jake, un niño con poderes. Foto: Difusión

Acá vamos de vuelta: otra adaptación de un relato de Stephen King al cine. El jueves se estrenó en Montevideo La torre oscura, con Idris Elba, Matthew McConaughey y Tom Taylor en los papeles principales.

Está bien: no es una adaptación cualquiera. El propio escritor ha dicho que La torre oscura —una serie de ocho libros, más de 4.000 páginas— es su obra más ambiciosa, a la que le puso mayor esfuerzo y dedicación.

En otras palabras: esta es la madre de todas las adaptaciones cinematográficas hechas sobre relatos del escritor de Maine. Sobre el éxito comercial, y la calidad cinematográfica, iría buena parte del prestigio de King. Podría ser un duro revés para el renombre del escritor si la película fuera un papelón, o no llegara a ser un éxito de taquilla. Pero a King no le cabe responsabilidad por un fracaso de la película, como tampoco sería el padre de un —parece— improbable éxito. Además, si hay algo que King parecería valorar poco es la palabra "prestigio".

El escritor empezó a publicar las primeras historias con los personajes de este universo en una revista cuyo título a no dejaba lugar a dudas en qué tipo de literatura se especializaba: "La revista de ciencia ficción y fantasía". Fueron cinco sucesivas entregas, entre 1977 (cuando King tenía 30 años) y 1981. Un año después, los cinco relatos fueron recopilados, se contrató a un ilustrador y así nació la primera novela de la serie, que en castellano se publicó en 1989.

El punto de partida de 1982 concluyó 30 años después, en 2012, cuando se publicó la octava y última novela, La torre oscura: El viento por la cerradura.

En todo ese recorrido de años y páginas, King no se privó de probar recursos de la literatura fantástica, de terror o ciencia ficción: viajes en el tiempo y las dimensiones, muertes y resurrecciones, posesiones, magia, monstruos, demonios, epidemias, lo que venga. Incluso aparece él mismo como personaje.

En esa serie,King puso todo lo que se le vino a la mente, y como cualquier seguidor del escritor sabe, su mente es lugar que acomoda prácticamente cualquier cosa, por más disparatada (o fantástica) que sea o parezca ser.

Pero si se destila el relato a sus componentes esenciales, la parte más importantes del universo de La torre oscura es una historia que ubica a un pistolero del Antiguo Oeste en un mundo fantástico, con (algunas) similitudes a la Tierra Media de J.R.R. Tolkien o Westeros de George R.R. Martin.

El propio escritor ha dicho, . además, que parte de la inspiración para la figura del Pistolero, Roland Deschain, es el Hombre Sin Nombre de Clint Eastwood, de la serie "spaghetti western" de Sergio Leone.

Deschain es el último de su casta, defensores del equilibrio y la seguridad en el universo. Como tal, Deschain persigue al Hombre de Negro, el Mal encarnado y en la película interpretado por McConaughey. Pero Deschain también persigue otra meta: llegar a la La Torre Oscura, una construcción que mantiene unidos y protegidos a todos los universos. Junto a él viaja —al menos durante muchos tramos del trayecto— Jake Chambers, un niño de 11 años.

Todo esto es apenas un brevísimo resumen de lo que ocurre en las más de 4.000 páginas escritas por King. Por eso se entiende que a Hollywood le haya llevado añares haber podido realizar el proyecto de adaptación, con múltiples dificultades en el camino.

El método elegido por Hollywood es la de la secuela: lo que pasa en la película, al menos eso es lo que se dice, ocurre luego del fin de lo narrado en los libros.

En la película, la torre parece una especie de réplica de la torre de El Señor de los anillos: negra, alta, opaca. Esa torre es la que mantiene una capa que rodea y protege al universo de todo lo siniestro y maligno que está más allá, así como El Muro resguarda al mundo de los hombres de la amenaza de Los Caminantes Blancos en Game of Thrones.

Se trata de construcción potente, muy difícil de derribar. Sin embargo, como se dice apenas empieza la película, puede ser destruida por la mente de un niño. Es por eso que el Hombre de Negro secuestra niños y niños: los pone en una máquina que extrae su energía psíquica y la convierte en enormes rayos que surcan los cielos y descargan su fuego y su furia sobre la torre. Y es por eso el villano que persigue a Jake (Tom Taylor). Éste tiene una energía psíquica tan potente que él solo podría tirar abajo la torre, y así abrirle la puerta a todos los espantosos seres que acechan en los confines del universo. Pero claro: a Jake lo protege El Pistolero, el único capaz de enfrentarse al Hombre de Negro y vivir para contarlo.

La película ya se estrenó en Estados Unidos, y no le ha ido bien en cuanto a las críticas. Sin embargo, parecería que los críticos especializados han sido un poco más benévolos con La torre oscura que el público. Es probable que muchos de quienes le bajaron el pulgar sean fanáticos de los libros que no toleran las libertades que se tomaron los realizadores del film.

Un ejemplo: cuando se anunció que Idris Elba sería el encargado de interpretar al Pistolero, hubo mucha ira ventilada en comentarios en portales y redes sociales. Elba iba a interpretar a un personaje que en los libros es blanco. Otros se irritaron porque no se respetaron o incluyeron momentos claves de los libros, pataletas que siempre van a existir en adaptaciones.

Si bien es cierto que nunca se puede dejar a todo el mundo contento, los responsables de la película tal vez estén pensando en cómo recuperar a los fanáticos alienados. La intención es construir una franquicia en múltiples plataformas (material hay).

Y para eso hay que generar el deseo de volver a visitar este vasto y desbordante universo, ideado por un escritor que depositó en él tanto de sí mismo.

Arranque poco auspicioso en la taquilla.

El presupuesto para esta película, según el medio especializado Box Office Mojo, fue de unos modestos 60 millones de dólares (la más reciente película del Hombre Araña costó 175 millones). Así las cosas, no parecería demasiado ambiciosa la meta de recuperar el dinero invertido y después hacer una ganancia. La primera meta luce dentro de lo posible. Desde que se estrenó en Estados Unidos el 6 de agosto, la película lleva recaudados unos 43 millones de dólares. Junto a los ocho millones que la película ha generado en distintos mercados fuera de Estados Unidos, La torre oscura está a menos de diez millones de dólares de recuperar la inversión. Pero las eventuales ganancias parecen cada vez más distantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)