Lista

Algunas películas para ver hoy en que los padres son los protagonistas

Una posible manera de festejar El Día del Padre, es ir al streaming y ver una película juntos, como en los viejos tiempos

Darth Vader: el mal en versión espacial y enfundada en cuero.
Darth Vader. un padre ausente y peligroso

El vínculo entre los padres y sus hijos e hijas ha sido retratado incontables veces por el arte. Y eso incluye el cine, que a lo largo de su historia ha presentado una galería de padres tan diversa como que va del sacrificio neorrealista de Ladrones de bicicletas, a la inmadurez moderna de Son como niños. Son un par de ejemplos un poco extremos.

Pero en el cine, los hay de todo tipo. Están los nocivos (Jack Nicholson en El resplandor), los ausentes (Darth Vader en Star Wars), los omnipresentes (Don Vito Corleone en El Padrino), los impresicindibles (el Atticus Finch de Gregory Peck en Cómo matar a un ruiseñor) o los sustitutos (Robin Williams en La sociedad de los poetas muertos). Los celosos, los vengativos, los dispuestos a todo y los ausentes para todo. Cada uno tiene un lugar en las películas.

No todos, está claro, son como Steve Martin en las dos remakes (en las originales era Spencer Tracy) en las que encarnó a otro padre ideal , en El padre de la novia (las dos con Martin están en Netflix y la original en Qubit). Al igual que Tracy (que fue el papá más sorprendido del mundo en Adivina quién viene a cenar), Martin es un padre canoso, sabio y desesperado que debe lidiar con el cambio de paradigma familiar que significa que la nena se case.

Ese es el centro de muchas películas de padres: la niña creció y se va de casa. Y ese es un susto de los grandes. Con mayor altura, pasa el trance el papá de Lady Bird (NsNow, Flow), que intenta calmar a su esposa ante la decisión de la nena.

Si no hay nada más bueno que Steve Martin, Robert De Niro es el terror de los yernos y un padre peligrosamente sobreprotector en la franquicia de La familia de mi novia (Flow). Allí es amoroso con la nena, el gato y el nieto que va a venir pero le hace pasar las de Caín al pobre Ben Stiller en su versión más insegura y lastimera. Igual uno de los suegros más temibles es JK Simmons en la comedia All Nighter (NSNow, Flow). Muchos yernos sabemos lo que se siente.

Robert De Niro, ya que estamos, es el peor padrastro del mundo en Mi vida como hijo (NSNow).

El sacrificio de un padre nunca quedó más en evidencia que, justamente, en Ladrones de bicicletas (Qubit TV), un retrato neorrealista sobre qué les enseñamos a nuestros hijos. Otro que hace sacrificios, pero en un tono bastante más divertido, es Robin Williams en Mrs Doubtfire que es capaz de hacerse pasar por una anciana con tal de estar cerca de sus hijos (y de su exesposa). Williams lidiaba con la paternidad en dos comedias de domingo de tarde, Un papá de sobra y Papás a la fuerza; están en NSNow.

No hay más desesperación que la de un padre saliendo a buscar a un hijo. Y de eso saben tanto Marlin en Buscando a Nemo (NsNow, Flow) y el Bryan Mills que Liam Neeson repitió en modales cada vez más letales en la saga de Búsqueda implacable sobre el cariño paternal enfrentado a los villanos más malos del mundo.

Una de las grandes películas recientes sobre la relación paterno-filial es El gran pez. Un hijo (Ewan McGregor) acompaña la enfermedad de un padre (Albert Finney) que ha llenado su vida con historias increíbles propias de un mitómano. Pero los padres guardan secretos que los hijos a veces no podríamos entender y algunas de estas películas nos ayudan a entenderlos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)