CINE

Películas que se hacen en medio de una crisis

Duras diferencias entre productores y el Estado uruguayo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Martín Papich. Foto: Marcelo Bonjour

Si la producción (o la coproducción) de este año fue variada y en algunos casos muy exitosa, el audiovisual nacional cierra, como si fuera una mala remake del 2015, ganado por una crisis institucional.

Otra vez la Asociación de Productores y Realizadores de Cine del Uruguay (Asoprod) se encuentra en Asamblea Permanente, luego de que el lunes la mayoría de los socios decidió retirar la confianza a Martín Papich, director del Instituto del cine y del Audiovisual (ICAU) que cumple su segundo período al frente del principal organismo del sector audiovisual. Se informó de la postura a María Julia Muñoz, la ministra de Educación y Cultura.

En dicha asamblea se estuvo a punto de solicitar la renuncia del director, pero no le alcanzaron los votos.

Una semana atrás, un grupo de cineastas (entre ellos Mario Handler, Pablo Stoll, Federico Veiroj, Manolo Nieto, Daniel Hendler) firmó una carta dirigida a la opinión pública en la que manifestaba su descontento hacia la gestión de Papich. Los planteos tenían que ver con un desacuerdo en la suspensión de ciertas categorías en los Fondos de fomento, al mismo tiempo que se recriminaba el estancamiento del dinero destinado a la producción, luego de haber logrado una partida de 18 millones de pesos de reajuste inflacionario, conseguido como respuesta a los reclamo frente a los legisladores en 2015.

También se cuestionó el armado de un protocolo para asegurar el buen trato de los films nacionales en sus estrenos comerciales. Según estos cineastas, la negociación se hizo sin incluirlos y los resultados lejos de ser los esperados estarían favoreciendo los intereses de las exhibidoras, empresas que reciben beneficios de distinto tipo debido a su cometido cultural.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados