Cine

La película maldita que sigue sin poder escapar de los problemas

The Man Who Killed Don Quixote, que cerrará el festival de Cannes, enfrenta un nuevo obstáculo 

Adam Driver y Jonathan Pryce en "The Man Who Killed Don Quixote"
Adam Driver y Jonathan Pryce en "The Man Who Killed Don Quixote". Foto: difusión

El Festival de Cannes se posicionó en favor del director inglés Terry Gilliam en el conflicto que mantiene con el exproductor Paulo Branco, y denunció las "intimidaciones" de este para que la película de Gilliam, The Man Who Killed Don Quixote, no se proyecte en la clausura del certamen.

Alfama Films, controlada por Branco y antigua productora del proyecto de Gilliam, solicitó al juez que prohíba la exhibición de The Man who Killed Don Quixote porque, en su opinión, viola los derechos de difusión.

Cannes aseguró que no actuó a la ligera cuando decidió incluir la película en su selección oficial y denunció que Branco está dejando que su abogado "proceda a intimidaciones y afirmaciones difamatorias tan irrisorias como grotescas".

El festival, según el comunicado firmado por su presidente, Pierre Lescure, y su delegado general, Thierry Frémaux, "respetará la decisión" del tribunal que resolverá sobre esta demanda el próximo 7 de mayo "sea cual sea", pero reiteró su apoyo a Gilliam.

Los representantes del certamen destacaron que los abogados de Branco les han prometido una "derrota deshonrosa", y dijeron que la única derrota "sería ceder a la amenaza".

Lescure y Frémaux señalaron que cuando la película les fue presentada Branco les informó del litigio que le enfrentaba al cineasta británico, después de que estos rompieran su relación profesional en la preproducción del film. En su nota, recordaron que este tipo de contenciosos son habituales, y que su única misión es escoger las películas "bajo criterios puramente artísticos".

Cuando decidieron que The Man Who Killed Don Quixote cerrara el festival el 19 de mayo, fuera de competición, "nada se oponía a la proyección".

"Por lo tanto, no actuamos a la ligera", añadieron Lescure y Frémaux, que recordaron que Branco denunció hace años que el certamen no cumplió la promesa de proyectar una de sus cintas, una acusación que quedó en la nada porque Cannes "no promete", sino que "selecciona o no".

Los representantes del festival, que inaugurará su 71° edición el 8 de mayo, reiteraron que "los artistas necesitan más que nunca que se les defienda, no que se les ataque".

La película acumula un reguero de vicisitudes desde que fue ideada hace 17 años, como problemas de financiación o enfermedad de algunos de sus antiguos protagonistas.

Gilliam finalmente logró terminarla en 2017. Protagonizada por Jonathan Pryce y Adam Driver, la película cuenta cómo un ejecutivo de publicidad desilusionado se involucra con un zapatero español que se cree Don Quijote, y piensa que el joven es Sancho Panza. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º