Cine

Película luminosa con personaje inolvidable

Si aún hay películas llenas de encanto, Brooklyn es sin duda de las mejores del lote. Quizás la explicación esté en el personaje principal, un ángel que pasa por la historia con la beatífica sonrisa de la gente de bien, una especie que escasea entre los protagonistas de las películas actuales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Saoirse Ronan en una actuación brillante como inmigrante irlandesa. Foto: Fox Pictures

O quizás sea la adaptación que consigue Nick Hornby —el mejor novelista inglés de los últimos años—, de una novela de Colm Toibin —el más célebre escritor irlandés de los últimos años— que, por lo visto, ya era un material interesante.

Quizás esas sean razones demasiado técnicas para decir que, en el fondo, Brooklyn sea una película tan encantadora como inofensiva y liviana. Esos adjetivos son una parte importante de su atractivo aunque comparada con monumentos como El renacido o Mad Max: Furia en el camino, está claro que esos atributos podrían jugar a su contra en los Oscar. Brooklyn tiene tres nominaciones: Mejor Película, Mejor Actriz Principal (Saoirse Ronan) y Mejor Guión (Hornby). Y se supone que, de llevarse uno, sería una de las grandes sorpresas de la noche. Méritos no le faltan.

Es la historia de aprendizaje y crecimiento de Eilis, una muchacha irlandesa que se instala en el barrio neoyorquino que aporta título a la película a mediados de la década de 1950. Intenta iniciar su vida en un entorno más favorable. Y vaya si lo consigue: es la preferida de la dueña de la pensión y del sacerdote de su comunidad, tiene un buen empleo, estudia en la universidad y está de novia con un muchacho italiano que la quiere bien. Tan cinematográfica felicidad se desinfla cuando, por una razón importante, debe volver a una Irlanda que insiste en retenerla. Es como la cara amable de lo que James Gray contaba en su inédita en Uruguay, The inmigrant. Aquí el drama, eso sí, es mínimo.


Si no puede ver el trailer haga click aquí

El cruce de dos mundos y el pasaje de la inocencia a aceptar los asuntos de la vida, está en el centro de la película. La muchacha está a medio camino de su experiencia de vida y el pasado parece arrastrarla a cambiar de senda. Ese conflicto llevará un gran tramo de Brooklyn que enfrenta a su protagonista con dos viajes: el geográfico (de Irlanda a Nueva York) y el interior (de una muchacha con poca autoestima a una adulta segura de lo que quiere). Sus conflictos son, en definitiva, los de todos en determinado momento de nuestras vidas.

El director John Crowley se limita a llevar todo el asunto en velocidad crucero pero aprovechando el ritmo que aporta una historia sólida. Se trata de encuadrar correctamente y que se luzca con la paleta de colores su director de cinematografía, Yves Bélanger.

Es que los diálogos de Hornby alejan a Brooklyn de un drama oscuro para volverla una historia luminosa. Y un personaje como esta intrépida y tímida Eilis es de esos que se ven poco. Y que se extrañan.

Brooklyn [****]

Gran Bretaña/Irlanda/Canadá 2015. Título original: Brooklyn. Dirección: John Crowley. Guión: Nick Hornby sobre una novela de Colm Toibin. Fotografía: Yves Bélanger. Música: Michael Brook. Con: Saoirse Ronan, Emory Cohen, Domhnall Gleeson, Julie Walters, Jim Broadbent, Eileen OHiggins, Fiona Glascott. Duración: 111 minutos. Estreno: 18 de febrero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)