ENTREVISTA

La película que logró emocionar a España y ahora va por Uruguay

Mañana se estrena la premiada Verano 1993 y El País conversó con su directora, Carla Simón

Imagen promocional de "Verano 1993"
Laia Artigas, la joven protagonista de "Verano 1993". Foto: difusión

El caso de la película Verano 1993 es uno de esos peculiares que ofrece el cine cada tanto. Es una película arremetedora que se queda con uno durante un tiempo. El drama catalán, que se estrena mañana en Uruguay en varias salas, también es la carta de presentación de su directora, la española Carla Simón.

La cineasta se basó en su propia infancia para contar la historia de Frida, una niña huérfana que se muda con sus tíos en Cataluña durante un caluroso verano de los noventa.

Con un debut celebrado en el Festival de Cine de Berlín, tres premios Goya ganados y decenas de otros galardones en su haber, Verano 1993 conquistó no solo corazón de España, sino también el de otros países.

Desde Francia, donde se encuentra trabajando en su próxima película, Simón habló en exclusiva con El País sobre su auspiciosa llegada al mundo del cine.

La directora Carla Simón. Foto: José Aymá
La directora Carla Simón. Foto: José Aymá

Contaste que el estreno de "Verano 1993" en el Festival de Cine Berlín fue muy especial. ¿Por qué?

Estuvimos trabajando hasta el último momento y yo no había tenido tiempo de pensar cómo iba a ser aquello. Volamos a Berlín con las niñas protagonistas y gran parte del equipo. La mayoría no la había visto y yo estaba nerviosa por eso. Fue muy chocante que se encendieran las luces y que de repente hubiera mucha gente llorando. Yo no tenía ni idea de que la película iba a tener ese impacto emocional sobre la gente. Fue muy bonito.

¿Qué llevó a que esta fuera tu primera película?

Estaba estudiando en Londres, en la London Film School, e hice un corto que se llama Lipstick sobre dos hermanos que encuentran a su abuela muerta. En ese momento acababa de morir mi abuelo entonces por eso surgió el corto. Después de hacerlo pensé que el tema de la muerte y los niños era algo que quería seguir explorando y tenía lógica que lo hiciera con mi historia. En Londres siempre decían que empezáramos hablando por lo que sabíamos. Creo que fue una mezcla de muchas cosas. Yo había empezado a escribir la historia de mi madre pero como que ya no me acuerdo mucho de cómo fue su vida y pues quedó como a medias. El hecho de darme cuenta que quería trabajar con niños y el hecho de estar lejos de casa, conviviendo en una ciudad que te resulta ajena echar  de menos a tu sitio, familia, hicieron que surja la idea de hacer Verano 1993. Lo propuse como mi cortometraje de graduación pero me di cuenta que necesitaba ser más largo. Cuando terminé la escuela en verano de 2014 empecé a escribir.

Imagen promocional de "Verano 1993"
Vea el tráiler de "Verano 1993"

¿Qué te motivó a estudiar cine?

Siempre digo que el amor por las historias viene un poco de mi familia. Tengo una familia medio grande que ha pasado por muchas cosas. De ahí mi curiosidad hacia lo humano. Es verdad que en mi casa la tele se encendía poco. Mis padres no eran muy "protele" entonces yo empecé a ver películas a raíz de que una profesora en bachillerato nos puso varias pelis y luego las debatíamos. Me di cuenta de la profundidad con la que podías hablar de las cosas a través del cine. Entonces empezó a llamarme la atención e iba a estudiar Periodismo y luego me cambié a Comunicación Audiovisual. Hice un intercambio y me pasé un año en California y me di cuenta que quería hacer cine y se podía. Luego pedí una beca para estudiar en Londres, donde creo que aprendí más cosas.

¿Qué trabajo hiciste para recrear una infancia como la de Frida, la protagonista, que está basada en la tuya? ¿Hablaste con tu familia?

Sí claro, hablé con ellos y me contaron muchas cosas porque yo me acuerdo muy poco. En realidad me acuerdo más de sentimientos, de cómo me sentía, pero no de cosas específicas. También vi varias fotos de cuando éramos pequeños, que eran muy inspiradoras. Con eso escribí una primera versión de guion. No tenía mucha estructura. Había muchas cosas que puse ahí pero no sabía por qué. Estaba el viaje emocional de la niña y tuve que reconstruirlo después leyendo mucha psicología infantil. Qué es lo que saben y entienden los niños sobre la muerte. Como son los procesos de adopción. Toda esa parte de buscar más lo genérico a través de esos libros.

La directora Carla Simón de pequeña. Foto: difusión
La directora Carla Simón de pequeña. Foto: difusión

¿Te fue difícil escribir diálogos para niños?

Tienes que ponerte en su piel de alguna manera. Sí estuve pasando mucho tiempo con niños, como para entender exactamente cómo reaccionan, cómo hablan en las diferentes edades y tratar de recordar cómo se hacía. A mí no me preocupaba mucho que el diálogo no fuera muy apurado porque no soy purista en eso. Yo les digo lo que tienen que decir y las niñas lo dicen a su manera.

¿Al ser una película de experiencias tan cotidianas, cómo inyectaste momentos tan narrativos con tanta tristeza y tensión?

Fue como encontrar mecanismos narrativos de alguna manera. Hay detalles que cuentan cómo Frida va evolucionando que salen más de una vez, como cuando se ata los zapatos. También hay cosas más grandes de estructura. Empieza en Barcelona y luego se mudan, luego hay  visitas de los abuelos y así. Lo que me ayudó sobre todo a poder colocar esa información y entender a nivel psicológico el personaje de Frida fue leer cómo son los procesos de adopción. El niño tiene una luna de miel en la casa donde llega, se porta muy bien y observa si puede confiar o no en la nueva familia. Y eso sería hasta la primera parte de la película hasta que se cae, se hace daño en la rodilla y se da cuenta que puede confiar. Ahí sale el niño más real, que está herido y abandonado y empieza a probar los límites de la familia. Cuando ya ha llegado lejos es cuando puede empezar la dinámica familiar más normal. 

¿Recordás el rodaje como un proceso demandante o lo mirás con nostalgia?

La verdad no se me va el sentimiento de que fue muy duro. Fue muy difícil. Cuando filmás con niños ellos se convierten en el centro de todo. Pensaba que se me iba a olvidar pero no se me olvida. Podíamos filmar muy pocas horas al día. Hay muchos factores que al terminar el rodaje sentí que había envejecido diez años (risas).

Pero imagino que hay algo en ti que lo haría de nuevo...

Ah sí. Sin duda. Hay directores que disfrutan mucho un rodaje y otros que sufrimos más. Soy de las que sufro pero a la vez lo disfruto muchísimo. Es más, me encantaría volver a trabajar con niños. No lo cambio para nada. Yo creo que ahora sé muy bien cómo quiero hacer las cosas. Eso es la diferencia de que antes no lo sabía y lo fui descubriendo.

Carla Simón en los Premios Goya
Vea cómo vivió Carla Simón el día de la Gala de los Goya

¿Cómo te cayó la ola de premios que recibió la película?

Los primeros premios los vivimos como una celebración absoluta. Al ser un proceso bastante difícil, cuando llegaron no nos los creíamos. No podíamos imaginar nunca que desde el rodaje, donde estábamos todos sudando, podría llegar a pasar todo esto. Yo estoy muy feliz. Personalmente pensaba que la volvería a filmar entera y la cambiaría pero luego me di cuenta que realmente tiene el tono que yo buscaba transmitir. Por un lado te da confianza saber que vale la pena contar lo que interesa, te llena y en mi caso, de lo que me rodea. Por otro lado, es verdad que añade una presión muy fuerte, que estoy viendo cómo la llevo.

En los premios Goya te manifestaste por un mayor lugar de la mujer en la industria audiovisual española. Como una nueva directora ya galardonada, ¿sentías la necesidad de hacer este reclamo?

Siendo este año que nos tocó la promoción de la película sin duda terminás reflexionando sobre eso. Creo que hay una necesidad y las cifras y los números hablan por sí solos. Faltan muchas mujeres e historias contadas por mujeres. Creo que es importante reivindicar que eso exista. Es importante que haya mujeres referentes que estén haciendo cine y que luego las nuevas generaciones también quieran contar historias y poco a poco esa dinámica del cine como mundo masculino vaya cambiando.

¿En qué te encontrás trabajando ahora?

No lo cuento tanto porque está muy verde. Estoy escribiendo una historia coral sobre una familia que sucede en un pueblo de Cataluña. Toca temas de familias en un mundo rural que es lo que a mí me interesa. Aún no sabemos si va a ser mi siguiente película seguro porque aún no hemos empezado nada de financiación. Está como en proceso de desarrollo pero a la vez tengo otras ideas, entonces estoy viendo cómo avanza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)