LA GUERRA DE LAS GALAXIAS

La película que cambió casi todo

Cuarenta años atrás empezaba la marcha de Star Wars al dominio de la cultura de masas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Guerra de las Galaxias. Foto: AFP

Si vamos a ser históricamente rigurosos, para nosotros en Uruguay van 39 años desde que Star Wars empezó su marcha imperial hacia el dominio de vastísimas zonas del ese territorio denominado Cultura de Masas. Porque mientras que en Estados Unidos la película que hoy se conoce como Star Wars. Episodio IV: Una nueva esperanza se estrenó el 30 de mayo de 1977, a Uruguay llegó para estrenarse el 1° de enero de 1978.

La marca es tan grande, está tan presente en el paisaje del entretenimiento globalizado, que hoy resulta casi imposible imaginar que una película así pudiera demorarse siete meses en llegar desde los cines de Estados Unidos a las pantallas uruguayas.

Pero si hoy los muchos estrenos son "mundiales" porque se realizan al mismo tiempo en muchos países, es por Star Wars.

Es por el descomunal éxito de esa película de 1977 y sus secuelas —y porque Hollywood entendió que los públicos de otros países —además de Estados Unidos— devoran sus productos, aportando muchísimo a las arcas de esas empresas— que la industria del cine más masivo hoy coordina sus estrenos más importantes.

Hasta en Uruguay se acepta ahora que la película se estrenó hace 40 años.

Más allá de fechas, lo cierto es que este jueves se celebrará el "Día Star Wars", una maniobra de marketing aceptada por los fans porque les da cierta sensación de pertenencia y comunión y porque, en una de esas, se produce algo importante en torno a la marca.

En Uruguay, ese día no genera actividades "oficiales", pero claro que los fanáticos locales están al tanto de que es un día especial.

Aunque no se realice ninguna actividad específica aprobada por el cuartel general de Star Wars, la pasión por ese universo une a gente de los más distintos palos.

Trotsky Vengarán y latejapride*, por ejemplo, no tendrán mucho en común musicalmente, pero sí comparten la adhesión a la saga. Guillermo Peluffo, el cantante, dice que no tiene mucho merchandising, pero sí tiene una remera muy especial, que ha usado en conciertos de su banda. "Es una edición coreana que tiene un cómic que muestra a la Princesa Leia estrangulando a Jabba The Hut. Es una de mis prendas fetiche".

El caso del DJ de latejapride*, Tejo Mattioli, es distinto: ¿Que si tengo cosas de Star Wars? Uf… ¿Por dónde empezar? Tengo remeras, en el cuarto tengo tres muñecos "Black series" en la pared en sus cajas originales, tengo más muñecos que no están colgados algunos de los cuales son de ediciones originales, tengo naves, tengo vehículos de combate del Imperio… ¿Casco? No, pero mi hermano sí tiene", dice por teléfono.

Tanto una banda como la otra tienen alguna alusión que otra a la saga en sus canciones, tal es la pasión que despierta entre ellos Star Wars.

Peluffo es de esos fans que podría parafrasear al comediante Dave Chappelle cuando se encuentra con seguidores más jóvenes: "Vos tenés que googlear cosas que yo viví". "Soy de los que fueron a verla al cine cuando se estrenó", dice el cantante de Trotsky Vengarán. "Soy de esa época. Recuerdo que en vacaciones de invierno, los padres nos depositaban a todos los primos en el cine para las matinés. Y ahí veía las tres seguidas: La guerra de las Ggalaxias, El imperio contrataca y El regreso del Jedi".

El escritor Ignacio Alcuri es otro connotado fan: "Tenía ocho, nueve años a mediados de los 80, e iba a cumpleaños, y entonces era costumbre, como el mago o los títeres, tener una pantalla para proyectar un poco de varias películas. Estaba la escena final de Cupido motorizado, una de 20.000 leguas de viaje submarino y de La guerra de las Galaxias pasaban el principio y cuando llegaba Darth Vader. Eso lo vi en varios cumpleaños. Se ve que los rollos eran pocos. Así fue mi primer contacto con ese mundo".

Alcuri tuvo que esperar hasta 1997 para ver por primera vez en pantalla grande esos personajes que hasta entonces solo había visto en la chica. Ahí fue que se reestrenaron las tres películas que iniciaron todo, con material agregado y mejorado.

Para él, la película estrenada en 1977 en Estados Unidos, es la más importante. "En la mayoría de los rankings entre fanáticos y entendidos, El imperio contraataca es la mejor. Pero para mí la primera es insuperable. Todas las demás le deben todo a esa película", dice Alcuri, quien no tiene mucho merchandising.

Nicolás Bazzino, en cambio, sí tiene merchandising. Y mucho más. Seguidor desde hace años de Trotsky Vengarán, Bazzino sube al escenario ataviado como Darth Vader en los conciertos del grupo, y es un fanático coleccionista. "Tengo muchas cosas guardadas en caja porque todavía no termine la habitación para toda la colección", dice por Whatsapp. Es tanto lo que tiene que podría hacer un museo/muestra de objetos relacionados con la marca.

Esa pasión a veces es vehemente: "Disney le quitó seriedad a la serie. Le puso cosas graciosas, que no tienen que ir", dice con firmeza y convicción. Obviamente, Bazzino se viste de Darth Vader, su personaje favorito por lejos. "Absolutamente. Soy del Lado Oscuro de la Fuerza", dice sin dudarlo.

Así, a 40 años del estreno, la fuerza de la película fue capaz de unir a generaciones, culturas, e incluso posiciones antagónicas en torno a una película que sin ser de ciencia ficción, tenía el futuro del cine de Hollywood dentro suyo.

Día mundial de la madre de todas las sagas.

En realidad, siempre hay alguna actividad relacionada con la marca en algún lugar del mundo. Pero este jueves es el día “oficial”, digamos, de Star Wars. Esto, claro, es un fenómeno que se sostiene y potencia gracias a Internet, como bien dicen los encargados de la web oficial de Star Wars. Ahí ya hay de todo para ver en torno al fenómeno del 4 de mayo, desde videos especiales hasta promociones publicitarias. Todo para seguir manteniendo la vigencia comercial y cultural de algo que nació entre las estrellas pero cuyos efectos son terrenales.

"La fábrica de sueños no ha cerrado".

La película se estrenó el 1° de enero de 1978 en Uruguay y el primer comentario de El País fue publicado en la sección "Entrelíneas" el 10 de enero. Ahí, el notable crítico de cine Roberto Andreón reseñaba tanto La guerra de las galaxias como Abismo, ya que ambas estaban en cartelera: "Los estrenos del 1° de enero no han aportado un gran nivel de calidad y solo un par de títulos se rescatan de la mediocridad: La guerra de las galaxias, Abismo. Pero ambos films permiten, por otro lado, confirmar la vigencia del cine norteamericano como gran proveedor de entretenimientos. Mucho se ha escrito sobre la muerte de Hollywood y el viejo sistema de producción y de estrellas (...) Las cosas han variado en cuanto el sistema ha evolucionado hacia un mayor grado de liberalidad (...) Pero si bien aquel viejo Hollywood ha muerto, la fábrica de sueños no ha cerrado. Y en cierto sentido está bien que así sea (...) Este tipo de films, sobre todo va acompañado de una soltura de oficio y de alguna calidad de realización, constituye el sustento fundamental del cine como espectáculo de masas. Y no se trata solamente de un problema de capacidad técnica o de volumen de producción: los europeos también tienen recursos y destinan el grueso de sus producciones al entretenimiento, con mucho menos imaginación, menos variedad y menos sentido creativo que el más vulgar productor del cine norteamericano. Los despliegues de inventiva y de humor de La guerra de las galaxias, su riqueza de efectos especiales y de buen gusto confirman ese aserto".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)