Perfil

Pedro Alonso, el Berlín de "La casa de papel" ya tiene otro éxito en Netflix

El viernes se estrenó "El silencio del pantano", una violento thriller psicológico español que lo tiene como protagonista 

Pedro Alonso
Pedro Alonso

Alguien definió a Berlín, el personaje de Pedro Alonso en La casa de papel como el villano más amado y no hay nada de eso en Q, su personaje en El silencio del pantano. Ambas producciones coinciden, sí, en un punto importante: son un éxito global de Netflix del que Uruguay no ha sido ajeno.

Desde que se estrenó este viernes, por ejemplo, El silencio del pantano fue número uno (al cierre de esta edición estaba segunda después de la estadounidense Extracción) entre las tendencias locales de la plataforma. La casa de papel seguía en el Top10 después de haber estado varios días en la primera posición y de anunciarse esta semana que seguramente sea la serie más vista de Netflix de este año.

Alonso, un gallego de 48 años, es así uno de los rostros más populares de la explosión del audiovisual español en estos tiempos de películas online y alta demanda de productos de este tipo.

O sea, no son grandes películas o series pero que se presentan con una factura cuidada, una estética transnacional que viene de la escuela publicitaria e historias originales y bien presentadas. Con esas herramientas se han convertido en fenómenos de audiencia.

Con esos atributos, que está en el centro mismo del éxito de Netflix, figuran series como Elite y la de los ladrones con caretas de Dalí, claro, y cosas como El hoyo u Hogar. Todas han sido de las producciones más vistas en Uruguay en las últimas semanas.

 Y El silencio del pantano entra justo en esta moda. Es una película dirigida por Marc Vigil, con quien Alonso trabajó en El ministerio del tiempo, otro de esos éxitos españoles más o menos recientes.

La película, que dura una hora y media, sigue a Q (el mismísimo Berlín), un escritor de novelas policiales que tiene un método complicado para inspirarse: cometer él mismo los horrendos crímenes que después son el centro de sus best-sellers.

En uno de esos “procesos creativos”, se cruza con un pez gordo que lo vincula con gente muy peligrosa. Q decide secuestrar a un académico que fue político corrupto, sin saber que se está metiendo en una trama que incluye a Falconetti (Nacho Fresneda, también de El ministerio del tiempo) un matón gitano que mete miedo y La Pun (Carmina Barrios, la de Carmina o reviente de Paco León), verdadera patrona del mal.

La película transcurre en Valencia y el pantano que rodea la ciudad reflejaría la corrupción que carcome a toda la sociedad valenciana. La voz en off de Q va mostrando su desprecio, cierto nihilismo y la razón de sus crimenes. Tiene momentos violentos.

La película, basada en una novela de Juanjo Braulio, mezcla ficción y realidad, escenarios lujosos y marginales, en lo que bien entra en la categoría de thriller psicológico. Vigil ha mencionado como referencia el período más tenebroso de Hitchcock (el de Psicosis, por ejemplo), pero está muy lejos de eso. Es una película prolija con algunas inconsistencias a la altura en el guion.

Y por encima de todo está Alonso en una actuación medida y muy austera distina a la de Berlín. Justo lo que un personaje así de inexcrutable como Q andaba precisando.

“Necesitaba a alguien con mundo interior; alguien que aportara lo que yo no podía escribir y Pedro era el indicado”, le dijo Marc Vigil al diario catalán La Vanguardia.

El silencio del pantano se estrenó en cines españoles en diciembre del año pasado y fue recibida con críticas tibias. En Netflix se estrenó el viernes y la respuesta ha sido más más positiva.

“Si gustan o no las tramas así depende tanto del talento de la gente que lo haga como de la mirada que la observe”, dijo Alonso en una entrevista para explicar qué le seduce de esta clase de películas con las que se asocia. “Hay mucho trabajo en torno a la violencia que no me interesa nada, pero luego encuentras obras que pesan lo que pesan. El silencio del pantano es una película áspera, dura, oscura y sórdida”. Es así.

Alonso nació en Vigo, en 1971 y sus primeros trabajos como actor fueron en la televisión gallega, con papeles destacados en Padre Casares, una serie que lo convirtió en una celebridad local. A nivel de toda España su éxito llegó con su participación en la telenovela Gran Hotel donde hacía de Diego Furguía y principalmente con su Andrés de Fonollosa, más conocido como Berlín, el hermano del profesor que lidera la banda de ladrones más popular.

Ver esta publicación en Instagram

U-ru-gua-yo 🔥🐬 Amanece en la rambla. Montevideo.

Una publicación compartida por Pedro Alonso (@pedroalonsoochoro) el

“Todos soñamos de pequeños con ser Robin Hood, es un paradigma emocional”, dijo cuando el estreno de la tercera temporada de La casa de papel. “Si yo pudiese hoy mismo llevarme una parte para repartirla equitativamente, no lo consideraría un robo, sería la restitución de una situación que debería ser más natural, lo vería como un acto de justicia poética. Hay algo de esto que explica porque ha generado esta simpatía, porque hay mucha gente en todo el mundo que puede alinearse con ese deseo de dar un golpe a la línea de flotación del sistema capitalista”.

Quizás haya algo de rebelión también en Q y su desprecio a las elites pero, principalmente, El silencio del pantano es una excusa para otro éxito español.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados