cine

Pedro Almodóvar, David Lynch y Michael Haneke le dan lustre a Cannes

El festival de cine recurrirá a conocidos para dar lustre a su próxima edición, la número 70.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: EFE

Con Les fantômes d'Ismaël, cinta sobre la vida de un cineasta trastocada por la reaparición de un viejo amor, el francés Arnaud Desplechin inaugurará el certamen el 17 de mayo y pondrá sobre la alfombra roja a Marion Cotillard y Charlotte Gainsbourg, sus primeras estrellas.

Aunque los organizadores se reservan el derecho de añadir nuevos nombres al listado, 18 films fueron avanzados hoy en la pugna por la Palma de Oro, cuya suerte estará en manos del director y productor español Pedro Almodóvar, presidente del jurado.

De los 1.930 largometrajes presentados, 265 más que hace seis años, pasaron la criba The beguiled,de Coppola; Le redoutable, de Hazanavicius, o Happy End, de Haneke, que aspira al triplete tras haberse alzado con el máximo galardón en 2012 con Amoury en 2009 por La cinta blanca).

El estadounidense Todd Haynes, con Wonderstruck, la japonesa Naomi Kawase, con Hikari, o el griego Yorgos Lanthimos, con The killing of a sacred deer, junto a los franceses François Ozon con L'amant doubley Jacques Doillon con Rodinse sumaron a la lista de privilegiados que intentarán hacer historia en la Croisette.

Los organizadores destacaron que aunque la selección de este año y los actos para celebrar su 70 aniversario han ido por caminos paralelos, ciertos elementos se han conjugado para que la conmemoración sea especial.

Así, David Lynch presentará los dos primeros episodios del regreso de Twin Peaks, la neozelandesa Jane Campion estrenará la segunda temporada de Top of the Lake, la actriz Kristen Stewart ofrecerá su primer corto como directora, Come Swim, y el fallecido Abbas Kiarostami será homenajeado con la proyección de 24 frames.

Y también llegará la secuela de Una verdad incómoda), el documental sobre cambio climático impulsado por Al Gore, que vuelve al mismo tema tras los acuerdos de París y la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump.

En una edición sin miedo a innovar se dará espacio también a la realidad virtual con el cortometraje del director mexicano Alejandro González Iñárritu Carne y arena, que según Frémaux "hará sentir algo tan nuevo que abrirá una nueva etapa".

Iñárritu, que no forma parte de la competición, es, junto con Almodóvar, uno de los escasos nombres hispanos de esta edición, a la espera de que se conozca la participación en los próximos días de secciones paralelas como la Quincena de Realizadores o la Semana de la Crítica.

En la sección paralela "Una cierta mirada", llevarán el estandarte latino el mexicano Michel Franco con Las hijas de abril, protagonizada por la española Emma Suárez, y las argentinas Cecilia Atan y Valeria Pivato, que debutan con la "road movie" La novia del desierto.

Estarán acompañados de nombres consagrados que este año no compiten por la Palma de Oro, como el francés Laurent Cantet, el italiano Sergio Castellitto o el francés Kiyoshi Kurosawa.

Y porque no solo de cine profundo vive Cannes, el festival garantiza el atractivo de su cotizada alfombra roja con la presencia de estrellas consagradas o emergentes en algunos de esos filmes.

Nicole Kidman, Elle Fanning, Joaquin Phoenix o Colin Farrell defenderán el filme de Coppola; Emma Thompson y Dustin Hoffman apoyarán a The Meyerowitz Stories, del estadounidense Noah Baumbach, en su lucha por la Palma de Oro, o Michelle Williams y Julianne Moore acompañarán a Haynes en Wonderstruck.

"Todo puede pasar", señaló Frémaux, que en los próximos días desvelará el resto de acontecimientos pensados para conmemorar los 70 años de un certamen que, en sus palabras, no vive del recuerdo pero sí reconoce su historia

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)