Perfil

Patti Smith, la poeta que nos enseñó casi todo, estará en el Teatro de Verano en noviembre

La “madrina del punk” será la atracción principal de la novena edición del festival Primavera O, en el que también estará Pedro Dalton con un nuevo proyecto

Patti Smith
Patti Smith y una ceremonia que ahora veremos en Uruguay

Si es mentira no me lo digan: Patti Smith va a ser la estrella del Primavera 0. Y Pedro Dalton mostrará un proyecto propio en el papel de invitado especial. ¡Patti Smith y Pedro en el Teatro de Verano! Si es un sueño, por favor, que nadie me despierte.

Pero no es una mentira ni un sueño. Ayer, el promotor local Danilo Astori Sueiro dijo las palabras mágicas en un tuit: “Muy feliz y orgulloso de anunciar que la novena edición de nuestro querido festival es con la más grande. Primavera 0 presenta: Patti Smith and her Band”. En el afiche oficial se avisa que será el 20 de noviembre en el Teatro de Verano, que las entradas estarán en Abitab (desde el viernes) y que el invitado especial es “Pedro Dalton con un montón de ojos en la cabeza”, que es el nombre de uno de los poemarios del cantante de Buenos Muchachos.

Para sumar alegrías, la banda con la que Patti Smith está girando incluye a dos participantes legendarios de su grupo original con el que, por ejemplo, grabó en 1975, Horses, su disco clásico: Lenny Kaye (su eterno compinche) y Jay Dee Daugherty. La banda la completan Tony Shanahan (que también participó de aquel disco y es parte de la banda desde 1996) y Andy York, sesionista con prontuario importante.

En los sets recientes, para hacer la fiesta más completa, incluye todos los clásicos de su historia: en general están tocando, entre otras, “Because the Night”, “Dancing Barefoot” y “People Have The Power”, además de covers interesantes como “Are You Experienced?” de Hendrix, “I’m Free” de los Stones, “Walk on the Wild Side” de Lou Reed, “After the Gold Rush” de Neil Young y “Beds Are Burning” de los australianos Midnight Oil. También hacen el clásico de Them, “Gloria”, del que se apropiaron hace más de 40 años y que empieza con el contundente “Jesús murió por los pecados de alguien, pero no por los míos”.

Con esa clase de cosas y esa actitud de poeta maldita y rockera, Smith, que tiene 72 años, se convirtió en una pionera del punk neoyorquino a comienzos de la década de 1970. Aunque su fama la consiguió al frente de una banda de rock era, originalmente, una poeta inspirada en partes iguales en Rimbaud y en Bob Dylan.

El primer encuentro de Smith en su nueva vida neoyorquina (después de un pasado de obrera y madre soltera) fue con Robert Mapplethorpe, el fotógrafo que, por entonces también reiniciaba su vida. Su amistad duraría hasta la muerte del artista en 1989 y quedó reflejada en Éramos unos niños, el libro de memorias de Smith, que le dio el Premio Nacional de Literatura en Estados Unidos y que usted no puede, no debe, dejar de leer. Eran protagonistas de una movida artística, musical y cultural, importante y revolucionaria y punks y artistas de dedicación completa, dones con los que no se anda jugando.

Su talento, y sus ansias de sobrevivir la vincularon con el medio: con Mapplethorpe vivieron en el hotel Chelsea y frecuentaron el Max’s Kansas City y el CBGB, los lugares en los que había que estar y donde se cruzaban con las personas con las que había que cruzarse. Después de un viaje a París, se volcó más a sus inquietudes muchas veces con otro compañero y compinche de la época, el dramaturgo Sam Shepard.

En 1974 encontró un canal de salida a su talento en una forma de rock and roll que incluía su poesía desgarrada y cierta crudeza sonora. Al año siguiente firmó un contrato con Arista y publicó Horses, producido por John Cale. Ya desde la portada, con un retrato de Mapplethorpe, el disco nació para clásico y en las canciones hay una poética sensible y aguerrida, marca de su música. Gracias a eso se ganó eso de “madrina del punk”, una condecoración que limita el alcance de su obra pero es justa.

Su poder lo confirmaría en Radio Ethiopia, Easter (que vino con su hit más conocido, “Because the Night”, escrita a medias con Bruce Springsteen) y Wave (donde estaban dos grandes canciones, “Frederick” y “Dancing Barefoot”). Y después el ostracismo.

En 1980, Smith conoció a Fred “Sonic” Smith”, legendario guitarrista de la banda MC5, se casaron, tuvieron dos hijos (Jackson y Jesse) y básicamente, se dedicaron a formar esa familia. En 1988, editó Dream of Life, que incluye otro éxito, el “People Have The Power” con el que suele terminar sus conciertos.

En 1994, tras la muerte de Smith, decidió volver a Nueva York y retomar su carrera. En 1996 editó Gone again y desde entonces se ha mantenido ocupada en varios rubros. Entre sus grandes momentos recientes está su versión de “A Hard Rain’s A-Gonna Fall” durante la ceremonia de entrega de Premio Nobel de 2016. a la que el laureado poeta no fue a retirar su premio; tiene que verlo.

En todo este tiempo, además, Smith se mantuvo una figura interesante. Es activista de varias causas y en su poesía atiende algunas emergencias que la música popular dejó de atender hace tiempo. Tiene una ética intachable y una disciplina de trabajo envidiable.

Pero más allá de apreciaciones canónicas sobre la trascendencia de su obra, muchos el 20 de noviembre en el Teatro de Verano nos vamos a encontrar con aquellos que fuimos: adolescentes que entendíamos el mundo a través de esta señora que parecía uno de nosotros pero era una de las grandes creadoras de su tiempo. Y que ahora nos viene a visitar.

Dato

Un festival que permitió varias visitas de prestigio

Desde su creación en 2011, el festival Primavera 0 permitió la llegada de varias visitas internacionales. En su primera edición, celebrada en el Teatro de Verano, Montevideo recibió las visitas de Sonic Youth, Beady Eye y Faith No More, repartidas en tres fechas. El año siguiente llegó Garbage, que se presentó junto a los argentinos Babasónicos y Blank Tiger. En 2013, el festival fue encabezado por Blur y Andrés Calamaro. Luego, en 2014, llegó The Chemical Brothers junto a Hot Chip para una fiesta en el Velódromo Municipal. Al año siguiente, Iggy Pop presentó un show en el Teatro de Verano. Para el 2017, Gorillaz llegó al Velódromo Municipal con un recital memorable. El último Primavera 0 fue el año pasado con Nick Cave & the Bad Seeds, con un recital memorable que dejó la vara altísima.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)