CRÍTICA

Parodia peor que el original

Si algo han conseguido los hermanos Wayans (acá el que da la cara es Marlon, el más chico) es haber fundado un género: el de la parodia de los éxitos de la temporada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
50 sombras de negro se estrena esta semana. Foto. YouTube

Hijo tonto de lo que en la década de 1980 hacían otros hermanos (los Zucker junto con Jim Abrahams) en asuntos como Y dónde está el piloto y La pistola desnuda, consiguieron cruzarse con una buena idea y algo de gracia en la primera Scary Movie que le tomaba el pelo a las películas de terror tipo Scream. Nunca lo volvieron a hacer así de bien.

Acá la parodiada es 50 sombras de Grey, un fenómeno editorial que se transformó en una película mediocre. Era, lo saben todos, la historia de amor sadomasoquista entre una chica virgen y un millonario tirando a pervertido. El asunto ya era bastante gracioso aunque involuntariamente y, la verdad, vista como comedia, el original es mucho más eficaz que la parodia. Ese es un problema. Acá Wayans es un muchacho rico que mete en su mundo de latigos y otros artilugios a una chica no tan inocente. O sea lo mismo contado en una serie de gags cansados, obvios y que solo harán reír si se va con el nivel de exigencia en el mínimo.

50 sombras de negro [*]

Estados Unidos, 2016. Título original: Fifty Shades of Black. Director: Michael Tiddes. Guión: Marlon Wayans, Rick Alvarez. Con: Wayans, Fred Willard, Kali Hawk. Duración: 92 minutos. Estreno: 16 de junio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)