Ali MacGraw y Ryan O’Neal hacen “Cartas de amor” en los escenarios

Pareja famosa se reúne luego de cuatro décadas

El 16 de diciembre próximo se cumplen cuarenta y cinco años del estreno norteamericano del clásico film romántico Love Story, dirigido por Arthur Hiller e inspirado en la novela homónima de Erich Segal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maduros y todavía dramáticos hoy, Ali Mac Graw y Ryan O' Neal.

Al mismo tiempo, su pareja protagónica (Ali MacGraw, Ryan O’Neal) están de gira por los Estados Unidos con su versión de la obra de teatro Cartas de amor, la clásica pieza teatral de A. R. Gurney que en Uruguay llevaran a escena "Taco" Larreta y China Zorrilla, que tiene que ver con segundas oportunidades y un amor maduro.

La pieza de Gurney, estrenada "off Broadway" el 27 de marzo de 1989, con Kathleen Turner y John Rubinstein en los papeles protagónicos, cuenta la historia, a lo largo de medio siglo, de Melissa Gardner y Andrew Ladd, una pareja que comenzó a escribirse desde pequeños y que continúan haciéndolo en la madurez. Sin conocerse personalmente, comunican sus vidas, deseos, sufrimientos, aspiraciones y premios a través de ese intercambio epistolar. Muchas más parejas de famosos han interpretado la pieza desde su lanzamiento original incluyendo a Charlton Heston, Robert Wagner y Jill St. John, Carol Burnett y Brian Dennehy, Mel Gibson y Sissy Spacek, Sigourney Weaver y Jeff Daniels, Elizabeth Taylor y James Earl Jones, entre otros.

ONeal y MacGraw dieron vida nuevamente al texto de Gurney a partir de junio de este año bajo la dirección de Gregory Mosher (responsable del relanzamiento del texto y Broadway en 2014), y actualmente recorren los Estados Unidos y reciben elogios por su labor, en una gira que los ha llevado desde Florida a Los Angeles, con varias paradas intermedias. Nadie ha dicho que la suya haya sido la mejor versión de todas, pero para una franja de espectadores veteranos, por lo menos, hay en ella un plus de nostalgia: son los protagonistas de Love Story, qué diablos, una película que hizo llorar a una generación. En Uruguay, donde se estrenó como Una historia de amor fue la más vista de 1971 con 135.000 espectadores de acuerdo al sitio Cinestrenos.

La perspectiva del tiempo permite razonar que Love Story (libro, y sobre todo película) fue un error de cálculo que salió asombrosamente bien. Fue una de las varias apuestas fuertes que involucraron en mayor o menor medida al todavía activo ejecutivo Robert Evans (otras fueron El bebé de Rosemary, El padrino o Chinatown) para imponerse en el contestatario Hollywood de finales de los sesenta y comienzos de los setenta. Para una franja de espectadores más conservadores, que desconfiaban de los Dennis Hopper, los John Schlesinger o los Mike Nichols al uso, Love Story proporcionó una receta vieja pero que a lo largo del tiempo ha demostrado su eficacia: la historia de amor con final trágico que invita a los espectadores a sacar los pañuelos. También le proporcionó a Evans una de sus siete esposas, Ali MacGraw, pero ella desapareció pronto de su horizonte tomada del brazo de Steve McQueen.

Lo que Love Story no logró, a diferencia de El padrino, fue continuidad. Las películas de mafiosos llenaron la pantalla, quizás porque reflejaban el malestar social de la época. El romanticismo sentimental no tuvo herederos: varios intentos de repetir Love Story fracasaron miserablemente en taquilla. La película quedó en la memoria de su público, sin embargo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)