SHAILENE WOODLEY

El oficio de ser mamá en un ambiente lujoso pero hostil

Hoy HBO estrena Big Little Lies donde comparte elenco con Nicole Kidman y Reese Whiterspoon.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Shailene Woodley. Foto: Difusión

"Ahí puedo meter casi todo excepto por algunos enseres de cocina", precisa Woodley. "Por lo demás, todo lo que tengo y uso lo llevo en un maletín".

Por tanto, está bien preparada para llevar la vida de actriz por contrato, que pasa la mayor parte del tiempo en remotos lugares de filmación. "Me encanta la vida viajera … además, cuando estoy en casa, no quiero estar sola", explica Woodley, que lleva un ajustado vestido negro, con el pelo recogido en un chongo flojo. "Quiero estar con mis amigos y mi familia".

Se ve mucho más glamorosa que Jane Chapman, el personaje que interpreta en la nueva miniserie de HBO, Big Little Lies, que se estrena hoy; en Uruguay se verá a las 22:00.

Jane es una desaliñada madre soltera que llega a vivir con su hijo, un chico un poco raro, a la elegante ciudad de Monterrey, California, para iniciar una nueva vida.

Basada en la exitosa novela homónima de Liane Moriarty, la miniserie se centra en un asesinato cometido en un lujoso sitio y las tres principales sospechosas, las tres madres de niños pequeños.

La mujer dominante de la ciudad, Madeline Martha Mackenzie (Reese Witherspoon), se hace amiga de Jane. Y también Celeste Wright (Nicole Kidman), la beldad del pueblo que guarda profundos secretos maritales. Pero hay odio a primera vista entre Jane y Renata Klein (Laura Dern), una motivada perfeccionista. En efecto, el hijo de Jane al parecer trató de estrangular "accidentalmente" a la hija de Renata el primer día de clases.

"Jane no puede creer lo que le dice", cuenta Woodley. "Le responde que su hijo es bueno". En medio de las casas impecablemente cuidadas y los prados bien recortados, la sensata Jane se siente como pez fuera del agua.

"A Jane le dicen que es demasiado agradable en un pueblo donde las mamás no siempre son así", señala Woodley. "Todo en ella es diferente. No se viste como las demás mamás y, a diferencia de la mayoría, tiene empleo. Simplemente no encaja".

La miniserie, producida por Kidman y Witherspoon, entre otros, fue escrita por David E. Kelley (Ally McBeal) y dirigida por Jean-Marc Vallee, conocido por Dallas Buyers Club (2013) y Alma salvaje (2014).

Después de haber interpretado en la pantalla a la hija de medio mundo, desde Molly Ringwald hasta George Clooney, en Big Little Lies Woodley tuvo su primera oportunidad de interpretar a una madre.

La joven actriz espera repartir su tiempo entre películas independientes, trabajos interesantes como este, y proyectos de gran presupuesto como Divergente (2014).

"Quiero explorar emociones", señala. "En algunas películas, a veces no es posible explorar la profundidad de las relaciones del personaje pues hay mucha historia que tiene que contarse. En las películas pequeñas e independientes, no aprendo tanto de la acción o del lado tecnológico de la industria, que es algo que también me parece fascinante".

"Los dos tipos de trabajo son gratificantes a su manera".

Nativa de Simi Valley, California, Woodley es hija de una orientadora de secundaria y un director de escuela. Fotogénica desde su infancia, ella empezó a modelar a los cuatro años y de ahí vinieron papeles de actuación. Woodley interpretaba el papel de Amy Juergens en la popular serie The Secret Life of the American Teenager (2008-2013) cuando fue seleccionada para encarnar a la boquifresca hija de un hombre en conflicto (Clooney) en Los descendientes (2011), ganando muy buenas críticas por su actuación.

Pero el estrellato internacional lo alcanzó interpretando a la ruda Tris en Divergente y sus dos secuelas. Y después se apuntó otro éxito como Hazel en Bajo la misma estrella.

"Siento que estoy trabajando siempre, lo cual es bueno", concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados