CONTRACARA

Ocho puntos clave sobre la Tragedia de los Andes según los protagonistas

Sobrevivientes del accidente aéreo de 1972 cuentan entretelones y aspectos menos conocidos de esa historia única

Tragedia de los Andes
Tragedia de los Andes, los sobrevivientes y sus puntos de vista. Foto: Leonardo Mainé

El viernes último el Museo Andes 1972 cumplió seis años, y lo celebró todo por lo alto. En su sede de la calle Rincón 619 se reunieron numerosos sobrevivientes de la tragedia aérea ocurrida en la Cordillera de los Andes en 1972, en una ceremonia llena de emoción. Acá van algunos momentos destacados de las seis entrevistas realizadas por El País.

1.-

Versiones en cine: celos y puntos de vista

Hay varias películas sobre la tragedia, entre ellas La sociedad de la nieve, de 2007, y ¡Viven!, de 1993, basada en el libro homónimo. Sobre este tema, Roberto Canessa afirmó: “Al principio era muy celoso de la historia, porque uno quiere que la película refleje fielmente los hechos. Pero luego entendí que todas contribuyen al conocimiento. Cada libro aporta algo, cada película también. Son todos análisis de un experimento del comportamiento humano. Nosotros fuimos conejillos de Indias, sometidos a unas condiciones terribles, y cada cual encontró una fórmula de sobrevivencia. Fuimos los ratones de experimentación de una experiencia increíble”, comentó Roberto Canessa.

2.-

Dinero e intereses comerciales

Sobre si el tema de la tragedia de los Andes fue usado muchas veces con un sentido comercial, Carlos Páez puntualiza: “De los 26 libros, hay como 15 que son pirata. Mucha gente lucró con el tema. La prensa del mundo lucró con el tema. Y Eduardo Strauch explicó al respecto: “Eso ocurrió muchas veces, sobre todo al principio. Hubo un tipo de prensa que lo utilizó como una cosa comercial. Inclusive nosotros mismos, cuando empezamos a dar conferencias, sentíamos que era una cosa que no podíamos hacerla comercialmente. Y a través del tiempo nos dimos cuenta todo lo que le sirve a la gente que nos escucha. Hemos salvado personas del suicidio, hay casos concretos que nos han contado”. 

Tragedia de los Andes
Museo sobre la tragedia de los Andes. Foto: Leonardo Mainé
3.-

Derechos y regalías de libros y películas

Derechos. Sobre cuánto rédito les han dejado las regalías de los libros y películas sobre el tema, Coche Inciarte puntualiza: “Los que hacen las películas quieren hacer plata, y nosotros sabemos de eso y en las negociaciones exigimos más plata. Pero lo que te toca es muy poquito. Se hicieron libros, pero nadie hace plata con un libro así. Y con las películas, primero hay que descontar los costos. De la película ¡Viven!, de 1993, recién este año pasado empezamos a descontar el adelanto. Si nos habrán pasado a la cueva. Y recién el año pasado nos empezó a dar ganancias a nosotros. Y la ganancia son tres mil dólares por año, que dividimos entre los 16. O sea que ninguno de nosotros se hizo rico con esto”.

4.-

Una actitud poco común ante el tema

Roy Harley aportó un punto de vista inesperado sobre el tema de los libros y películas de la tragedia. “No leí ninguno. Me aburren, me aburren muchísimo. Hojeé el de Roberto Canessa, también el de Pedro Algorta. Me aburren. Y las películas, vi ¡Viven!, una sola vez, cuando la lanzaron y nada más. No vi las otras. Me aburren, me da pereza, no les encuentro nada interesante. No soy fanático de ver esas cosas. Aunque con los amigos sí, hablamos todo el tiempo de lo que pasó en la cordillera”.

Tragedia de los Andes
Un museo sobre una historia excepcional. Foto: Leonardo Mainé
5.-

Sobre las fronteras y los prejuicios

Muchos de los entrevistados admitieron que la historia de este accidente aéreo muchas veces es más valorada fuera de Uruguay que dentro del país. Sobre eso, Fernando Parrado afirmó: “Esta es una historia que para nuestro país ha sido importante. Es más importante fuera de Uruguay que dentro de Uruguay. No sé porqué. Un grupito de uruguayos, jóvenes, de Carrasco, lideraron una de las historias de supervivencia más fantásticas de la humanidad. Muchas veces nos atacan porque fuimos al British o al Christians, pero la educación, y la familia, y todas esas cosas, seguramente nos dieron las bases para vencer lo que es invencible. Muchos barcos se han hundidos, y la gente siempre recuerda al Titanic”.

6.-

De la antropofagia al sentido profundo

“Nosotros los sobrevivientes a veces no tomamos conciencia de la historia que hemos vivido: 47 años después el interés de la gente sigue despierto. Se siguen haciendo películas, documentales, escribiendo libros. En todo el mundo se conoce la historia, en la India, en Japón. Al principio se difundió mucho la historia por la parte morbosa, por la antropofagia. Eso fue una explosión. Pero a medida que fueron pasando los años, la gente en todo el mundo se fue dando cuenta de lo apasionante que es esta historia desde muchos puntos de vista: sociológico, médico, la resiliencia. Creo que el ser humano necesita este tipo de historias, que permiten encontrarse con uno mismo, con la esencia de lo que somos”, analiza Eduardo Strauch.

El milagro de Los Andes. Foto: archivo El País.
El milagro que marcó un hito en la historia uruguaya. Foto: archivo El País.
7.-

Emotivos objetos de un museo

Museo. Recorrer el Museo Andes 1972 es asomarse al asombro y a los recuerdos. Sobre los objetos que allí se exhiben, Eduardo Strauch, consultado sobre cuáles eran los que le producían más emoción, dijo: “Es difícil decirlo. A pesar de que pasaron 47 años, es impresionante cómo cada objeto exhibido en este museo te sigue emocionando. Hay pedazos de las cortinas del avión, que es lo que usábamos para taparnos. O el forro de los asientos, que eran nuestras mantas y nos protegió de aquel frío espantoso. Esta antena era la que teníamos en el avión, que nos servía para conectarla a la radio y poder oír radio, las noticias del mundo exterior. Hay un blaser mío, que se encontró 33 años después y lo doné al museo. Cada vez que veo ese saco azul me emociono muchísimo, me conecta con una cantidad de recuerdos”.

8.-

Verdades y puntos de vista

“El libro más fidedigno es ¡Viven!, porque se hizo a los pocos meses que volvimos de la cordillera. Todo es muy fresco. Como fue tan fresca, todos lo que colaboraron para el libro, no podían mentir. Hoy querés hacer un libro como ¡Viven! y te curten a mentiras. Cada uno se hace más protagonista aun de lo que ya fue. A veces les pregunto, ¿en qué avión se cayeron?”, remata con humor Coche Inciarte.

algo más

Un libro infantil sobre la tragedia de los Andes

El Museo Andes 1972 exhibe una serie de objetos vinculados con la historia del trágico accidente aéreo uruguayo, pero no se agota en eso. El lugar está organizado con criterio pedagógico y también científico, aportando al visitante detallados paneles explicativos, diarios de época y muchos dispositivos para poder conocer los pormenores del hecho.

Pero el museo trabaja además en la difusión de la historia, y en la ceremonia del pasado viernes, se presentó una edición del libro ¡Viven! en ruso. También se lanzó el libro Mañke, un relato infantil que cuenta la historia del accidente aéreo, narrada desde la mirada de un cóndor. Escrita por la periodista chilena Francisca Vogt y con ilustraciones de la diseñadora gráfica Sonia Valenzuela, el libro ha sido publicado en siete idiomas, entre ellos el español obviamente. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)