Lista

Ocho clásicos del cine que están gratis para ver en YouTube

Una guia para descubrir o volver películas que se quedaron en la historia del cine mundial

Esperando la carroza
Esperando la carroza, clásico argentino

Estos son tiempos para buscar y rebuscar películas, series, cualquier producto audiovisual que haga más llevadero lo que estamos viviendo. Es un buen momento para repasar o descubrir clásicos, porque las películas, como todo el arte, siempre se ven con una mirada distinta.

La oferta de películas clásicas en los servicios de streaming o cable es bastante limitada más allá de Qubit TV que está dedicada al tema o de canales como Fox Classics. En Netflix, por ejemplo, hay bastante poco. Pero ahí está YouTube para dar una mano.Por eso, para aquellos que anden con nostalgia, aquí una guía de clásicos con subtítulos cuando los precisa que están disponibles, gratis, en YouTube.

Esperando la carroza (1985).

“Tres empanadas... ¡Qué miseria!”: de esa clase de momentos es que están hechos los clásicos. Más entrañable que buena, Esperando la carroza es un hito en la cultura rioplatense. Escrita, como obra de teatro, por el uruguayo Jacobo Langsner y dirigida con su habitual impersonalidad por Alejandro Doria, uno de sus fuertes es el elenco que incluye estrellas uruguayas y argentinas: Luis Brandoni, .China Zorrilla, Antonio Gasalla, Julio De Grazia, Juan Manuel Tenuta, Bettiana Blum, Darío Grandinetti y Cecilia Rossetto. Está llena de buenos momentos y deja esa idea de que, en definitiva, no cambiamos tanto desde que Langsner escribió esta comedia allá lejos, a mediados de la década de 1960.

Desvío (1945)

Uno de los grandes ejemplos clase B del cine negro de la década de 1940, tiene todos los ingredientes indispensables del género. A saber, un director europeo (Edgar Ulmer) que en su valija llevó el protocolo del expresionismo; la caída hacia un destino fatal e inevitable de un personaje masculino; una femme fatale y un universo de claroscuros que ilustran un mundo hecho de injusticias. Es la historia de Tom Neal (Al Roberts) que camino a Hollywood para encontrarse con su novia buena (Claudia Drake), se cruza con un viajante que se muere en un accidente tonto. El pobre Tom se piensa que la policía no va a creerle que no tuvo nada que ver y en su huida se cruza con una extorsionadora (Ann Savage) y todo se complica más. Dura menos de una hora y el argumento es de novelita barata, pero con eso le alcanza para ser genial.

Dios y el diablo en la tierra del sol (1964).

El cine brasileño tiene clásicos más allá de Doña Flor y sus dos maridos (que lamentablemente no está en YouTube) y esta película de Glauber Rocha es, sin duda, la más importante del cine de los vecinos. Es el emblema, además, del cinema novo, el movimiento surgido a mediados de la década de 1960 y que llevó al cine aquello de la antropofagia cultural de los modernistas, mestizando un montón de influencias cinematográficas que van de Eisenstein a la nouvelle vague. Todo para contar una historia de amor y de crimen en el seco sertao del nordeste, y hablar de desigualdades sociales y económicas que estaban en el centro del debate cultural y político de su época.

Luces de la ciudad (1931).

 Una de las grandes obras de Charles Chaplin y una de las grandes películas de la historia del cine. Acá, su clásico vagabundo es confundido por una muchacha ciega con un millonario y él se empecina en conseguirle dinero para una operación milagrosa. La escena de la pelea de boxeo es una maravilla y muy, muy graciosa. Como siempre, Chaplin administra la risa y el sentimentalismo de una manera que, acá, le funciona perfecto, como queda claro en la escena final y esa cara que explica todo. Si le interesa ver cine mudo, en YouTube hay mucho disponible.

Julieta de los espíritus (1965)

Aunque mucho de su cine se centra en la crisis de personajes masculinos (en general con la cara de Marcello Mastroianni) y su vínculo con las mujeres (¿no son eso acaso La Dolce Vita y 8 1/2?), Federico Fellini fue sensible a la realidad femenina. Principalmente en las películas que protagonizó su esposa, Giullietta Massina. En Julieta de los espíritus, por ejemplo, cuenta la historia de una ama de casa burguesa crédula, que ingresa en una suerte de fantasía hipnótica que abrirá sus ojos a algunas desigualdades de su aparentemente perfecto hogar, incluyendo un marido poco ideal. Así, su vida, se llena de fantasmas de su pasado y otros recién llegados que van descubiéndole un nuevo mundo. La música de Nino Rota, la imaginación colorida de las escenas y la fragilidad de Massina completan un cuadro que puede empalagar, pero es precioso.

Y la cabalgata pasa (1941).

Su título original es Meet John Doe (también se la conoce como Juan Nadie) y fue un éxito de los grandes en su momento. En todo caso no se puede hacer algo más clásicamente de Hollywood que esto: Gary Cooper y Barbara Stanwyck dirigidos por Frank Capra. Es una película sobre la amenaza del populismo y de cómo los medios (grandes villanos del clasicisimo americano) manipulan a la masa para inventar un personaje ficticio que representa los reclamos del pueblo. Una buena oportunidad para ver cómo se hacían las películas a comienzos de la década de 1940: estrellas y mensaje claro.

Repulsión (1965).

Fue la primera película en inglés de Roman Polanski, quien por entonces ya había demostrado ser el mejor de su promoción con El cuchillo bajo el agua, su primer largometraje en Polonia. Acá aprovechó la frialdad de una desconocida Catherine Deneuve para contar una historia de represión sexual que transforma a una muchacha en una doble asesina. La música de jazz de Chico Hamilton y una puesta en escena que aprovecha tanto los planos fijos como la cámara en mano convierten a Repulsión en una experiencia que acercaría por primera vez a Polanski al terror, un género al que le daría otro de sus clásicos, El bebé de Rosemary.

El rey de la comedia (1982).

Una obra maestra no siempre recordada de Martin Scorsese y que ganó cierto espacio cuando quedó claro que Guasón podía ser leída como su remake. Rupert Pupkin (Robert De Niro) es un aspirante a comediante que, cansado del desprecio hacia su “arte”, decide secuestrar al conductor de un late night show (Jerry Lewis) para conseguir que transmitan su rutina. Es otra historia de alienación moderna de Scorsese (como Taxi Driver) en la que la fama es vista como la nueva cara del sueño americano. Notable.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados