Crítica

¿Cómo es "Los nuevos mutantes", la película más vista en los reabiertos cines uruguayos? 

Después de años de postergaciones se estrenó un nuevo episodio de la saga de X-Men, que reúne a un grupo de adolescentes en una película que es más de terror que de superhéroes

Los nuevos mutantes
Los nuevos mutantes son cinco y adolescentes

Que Los nuevos mutantes haya sido la película más vista en el fin de semana de reapertura de las salas en Uruguay, revela, antes que nada, la ansiedad de cierto público por volver los cines. Que la segunda más taquillera haya sido Al morir la matiné, parecería confirmar la hipótesis.

Los nuevos mutantes comparte universo con los X-Men, que vendrían a ser los viejos mutantes y acá son apenas mencionados en un par de referencia elípticas. Es, en todo caso, un pariente joven y pobre de aquella troupe comandada por el calvo Xavier y en la que estaban entre otros, Wolverine. Está más cerca del cine de terror y del drama de púberes que de lo que a menudo se conoce como cine de superhéroes.

Es una película sobre ser adolescente y los riesgos y los miedos de enfrentar la vida adulta. Eso estaba detrás de la anterior película del director Josh Boone, Bajo la misma estrella, la adaptación de una novela romántica juvenil. Esa idea en Los nuevos mutantes no es lo más importante aunque hubiera sido lo más interesante.

La historia se concentra en un grupo de mutantes que están retenidos en un asilo por una enfermera algo siniestra (Alice Braga, en plan nurse Ratched de Atrapado sin salida) y son parte de la iniciativa de una corporación malvada de la que solo conocemos el isotipo.

El centro anecdótico pasa por Danielle Moonstar (Blu Hunt), una adolescente cheyenne que fue a dar ahí después que su pueblo fue arrasado por algo que vaya a saber qué fue. Como ella fue la única sobreviviente parece claro que tiene un Dios aparte o es un mutante.

Es lo segundo y termina en ese hospital donde es recibida con apego por Rahne (Maisie Williams de Game of Thrones) que vendría a ser como una sobrina de Wolverine y Sam (Charlie Heaton de Stranger Things) que tiende a convertirse en una ígnea bala de cañon. Encuentra, además, disciplencia de Roberto (Henry Zaga), un millonario brasileño que se pone como una brasa cuando se excita y una resistencia agresiva de Illyana Rasputin (Anya Taylor-Joy, la actriz de La bruja) cuyo poder sería convertirse en una Juana de Arco cibernética.

Juntos intentarán descubrir qué está pasando con sus cuerpos y en ese lugar rarísimo atendido por su propio científico loco. El guion es del propio Boone y Knate Lee sobre una historieta publicada en 1983 y que tenía cierto aire punk acorde a la época. No hay nada de eso en esta versión cinematográfica.

Originalmente programada para estrenarse el 3 de abril, su postergación por la pandemia, se integró a la lista de contratiempos que ha atravesado el proyecto. El primer trailer se conoció en octubre de 2017, el año en que Logan hizo interesante la saga de los X-Men. Se la anunció para abril de 2018 como el inicio de una trilogía, pero pasó, primero, para febrero de 2019 y luego para agosto de ese año. A esa altura, el estudio quería que la trama se alejara de la película de superhéroes para atender la demanda del momento por películas de terror para lo que debieron filmarse nuevas escenas. El fracaso de Dark Phoenix confirmó la saturación con eso de los mutantes y sus poderes.

Cuando en diciembre de 2019, Disney compró Fox -y por lo tanto, el proyecto- aparentemente, habría vuelto a algo más lindero con la idea que tenía Boone al sumarse a la película.

Todos esas incidencias, seguramente, fueron trastocando el guion, lo que puede explicar cierta indecisión sobre el rumbo de la película, aunque técnicamente es una de terror, con todos los lugares comunes del género.

Lo más interesante, en ese sentido, parece ser cuando intenta una lectura por el lado de los traumas infantiles y el pasaje por la pubertad (los superpoderes se manifiestan a los 13 años junto con el desarrollo) en una tramaque incluye diversidad y represión como parte de la revolución mutacional (y hormonal) de los personajes. Hay algo de Carrie mezclado con El club de los cinco. Hay saqueos deotras fuentes.

Es, y el dato es importante, la primera película de Marvel en incluir un interés romántico homosexual, lo que debe ser tomado como un interesante signo de los tiempos.

Llegando el momento de las resoluciones, la película se maneja como si no le importara por los lugares comunes. Y termina alentando sus propias inseguridades. Como un adolescente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados