Se estrena Duelo al sol, una de suspenso protagonizada por Michael Douglas

Un nuevo giro al juego más peligroso

Los historiadores del cine que escriban en castellano en el futuro se van a hacer un lío con Duelo al sol, que hasta hace poco era el título de una legendaria, aparatosa y no demasiado buena superproducción más o menos westerniana producida en 1948 por David O. Selznick al servicio del dudoso talento de su mujer Jennifer Jones, con Joseph Cotten, Gregory Peck, Lionel Barrymore, Walter Huston y Lillian Gish en el elenco, y King Vidor en el sillón del director.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Michael Douglas combate a muerte en el desierto.

Ahora hay otra película llamada Duelo al sol que no tiene nada que ver con esa, y que se estrena el jueves próximo. La protagonizan Michael Douglas, Joseph Levine y Patricia Bethune, y lo que su argumento propone es una nueva version del eterno tema del "juego más peligroso": la caza del hombre. Un millonario cazador (Douglas) contrata a un joven guía (Irvine) para que lo conduzca por el desierto en pos de una rara especia de carnero salvaje. Algo ocurre durante ese trayecto, y patrón y guía cambian de roles: se convierten, respectivamente, en cazador y casado. Como en la clásica El malvado Zaroff (1932) de Irving Pichel y Ernnest Schoedsack, su inferior remake El juego de la muerte (1945) de Robert Wise o la talentosa y olvidada La prueba del león (1966) de Cornel Wilde (a esta última se la puede ver de vez en cuando en cable, con el título de La presa desnuda), lo que comienza ahí es una partida mortal entre la superioridad tecnológica del cazador y el ingenio para la improvisación de su blanco.

El asunto proviene de la novela Deathwatch (1972), de Robb White, frecuente guionista del "rey de la clase B" William Castle, para quien escribió por lo menos Macabro (1958), Mansión siniestra (1958), El aguijón de la muerte (1959), Trece fantasmas (1960) y Homicida (1961), por lo menos (varias de esas películas conocieron remakes más recientes). También hizo bastante televisión, incluyendo los libretos de varios capítulos de Men of Annapolis (1957-58) y Perry Mason (1961-64).

La novela de White, quien falleció en 1981, ya había dado origen en 1974 a Savages, un telefilm dirigido por Lee H. Katzin, con Andy Griffith en el personaje de Douglas y Sam Bottoms en el de Levine. Al parecer, el tema atrajo lo suficiente a Michael Douglas como para que decidiera no solamente protagonizar el film sino también coproducirlo. El guión fue encomendado al coproductor Stephen Susco, quien ha estado vinculado a las "occidentalizaciones" de dos films de horror del japonés Takashi Shimizu (El grito, 2004 y El grito 2, 2006), al thriller Red (2008) con Brian Cox y al más reciente regreso del cine al universo del asesino loco de la motosierra Leatherface (Texas Chainsaw 3D).

El director es el cineasta francés Jean-Baptiste Léonetti, quien tiene en su haber dos cortos (Un clasique du bonheur, 1992; Le pays des ours, 2003) y un largo (Carré blanc, 2011) rodados en su país, y que con esta película da el salto a la producción internacional y angloparlante. La crítica internacional ha estado dividida con respecto al resultado, con opiniones que van desde "suspenso que se diloye" a "una eficaz película de clase B como ya no se hacen".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)