Crítica

¿Cómo es "1917", la nueva de Sam Mendes que se estrena hoy con 10 nominaciones al Oscar?

Es una historia de la Primera Guerra Mundial que simula haber sido filmada en una toma única y se convierte en una aventura cinematográfica única

1917
1917, una película que es un viaje alucinante

Lo que hizo Dunkerke con la Segunda Guerra Mundial, lo hace ahora 1917 con la primera gran guerra: convertirla en un inmersivo espectáculo en donde el miedo y el heroísmo se combinan con una manera de contar cinematográficamente arriesgada y eficaz y en un prodigio técnico. Tiene 10 nominaciones para el próximo Oscar y es una de las candidatas a ganar el de mejor película: tiene el despliegue y el porte necesarios.

Y también para el de mejor director porque está Sam Mendes, quien ganó un Oscar hace 20 años por Belleza americana y viene de dirigir dos vistosos capítulos de la saga de James Bond, Skyfall y Spectre. Acá vuelve con una película personal que es, por sobre todo, un desafío artístico. Acaba de recibir el premio del Sindicato de Directores.

La historia es bien simple. El 6 de julio de 1917 a los soldados Blake (Dean-Charles Chapman) y Schofield (George MacKay), le dan una misión de esas que califican como suicidas: deben atravesar las presuntamente abandonadas líneas enemigas para avisarle a un pelotón que está a punto de atacar que no lo haga ya que los alemanes tienen preparada una emboscada. Lo que sigue es una aventura a través de trincheras, tierra de nadie, ciudades abandonadas y el propio campo de batalla en una gran escena final.

Tal como ha sido extensamente promocionado, está rodada simulando que es un plano secuencia (o sea como si el director hubiera dicho “acción” al comienzo de la película y solo hubiera dicho “corten” tras la última escena), un recurso narrativo que usó Alfred Hitchcock en La soga y, más recientemente, Alejandro González Iñarritu en Birdman o incluso la uruguaya La casa muda y que aporta vértigo y suspenso. Es todo un viaje.

A diferencia de El arca rusa de Sokurov que sí está filmada en una sola toma (les salió de corrido al cuarto intento), en los otros ejemplos, la gracia también pasa por disimular los cortes y que todo esté en una aparente continuidad y en tiempo real. El recurso implica ensayos, logística, una dosis de improvisación ante imprevistos y mucha buena suerte. Cuando se logra, como acá, aumenta el suspenso, la identificación con los personajes y la inmersión en la historia.

Eso no lo hace cualquiera. Así, en 1917, buena parte de la imponencia técnica se consigue gracias a la fotografía de Roger Deakins (quien el año pasado ganó el Oscar por Blade Runner 2049) que, como suele hacer, se apropia de la película y la edición de Lee Smith, quienganó un Oscar, justo, por Dunkerke. Y a pesar de un recurso tan cinematográfico, la película tiene algo de puesta en escena teatral, gracias al diseño de producción a la vez realista y fantástico de Dennis Gassner (quien ganó un Oscar por Bugsy, aquella de Warren Beatty).

El prodigio tecnológico es verdaderamente deslumbrante y convierte a la película en una experiencia. La cámara sigue a los personajes a través de alambrados, ríos, en una travesía constante en las que es difícil encontrar las costuras. Uno puede imaginar que una explosión o un fundido en negro son uniones de varias escenas, pero es difícil notarlas todas. En realidad son un montón de escenas de unos 10 minutos cada una.

La Primera Guerra Mundial no ha sido muy retratada en el cine. Es inevitable, así, no pensar en Patrulla infernal en las escenas en las trincheras. Pero acá también hay grandes escenas, incluyendo un accidente de avión y una persecución en una ciudad destruida. En realidad está llena de grandes escenas.

1917 está nominada -además de película y director - por su guion (firmado por Mendes y Krysty Wilson-Cairns), fotografía, edición, diseño de producción, maquillaje y peinados, música, efectos visuales y mezcla y edición de sonido.

Se reconocen así los principales méritos de la película: es una película técnicamente deslumbrante y el guion consigue a pesar de eso transmitir emoción. Un logro importante.

Es una película principalmente de forma que no tanto de contenido (los personajes son lineales, hay un sentimentalismo forzado) e incluso lo más importante parecería La espectacularidad técnica de la fotografía de Deakins que utilizó cámaras especiales y armó un diseño fotográfico. Pero ese era un riesgo que Mendes sabía que corría. 1917 es un viaje alucinado como solo el cine puede montarlo.

Ficha
1917 * * * * *
OrigenReino Unido/Estados Unidos, 2019.
Duración119 minutos
Estreno30 de enero, 2020

Director: Sam Mendes. Guion: Sam Mendes, Krysty Wilson-Cairns. Fotografía: Roger Deakins. Editor: Lee Smith. Música: Thomas Newman. Diseño de producción: Dennis Gassner. Con: George MacKay, Dean-Charles Chapman, Mark Strong, Andrew Scott, Richard Madden, Claire Duburcq, Colin Firth, Benedict Cumberbatch. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)