vea la infografía

Esta noche es la gran noche

Se han venido acumulando las predicciones a lo largo de la semana, y las apuestas de esta página acerca de quién puede ganar y quién es su rival más temible se detallan en una decorativa infografía por aquí cerca.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Reuters.

Esta noche se despejarán las incógnitas: a las 23, hora uruguaya, dará comienzo en el Teatro Dolby de Los Angeles la ceremonia de entrega de los Oscar de la Academia de Hollywood correspondientes a 2014. El acontecimiento se transmitirá en directo por La Tele y por TNT, que emitirá desde las 21:30 todo lo que suceda en la alfombra roja.

Como es ya tradicional, también el canal E! Entertainment Television también se ocupará de la alfombra roja y de repercusiones posteriores, aunque no de la ceremonia misma. Los detalles de la ceremonia además se podrá seguir online en el sitio de El País y en su Twitter @elpaisUY.

Si no puede ver las imágenes haga click aquí y aquí

Es inevitable resumir en un par de párrafos, por lo menos, lo que es más probable que suceda y qué no suceda. Hay ganadores casi indiscutibles (Julianne Moore como actriz por Siempre Alice; J.K. Simmons actor secundario por Whiplash; Patricia Arquette como actriz secundaria por Boyhood), y otros rubros en los que cabe un margen más amplio para la duda: Boyhood y Birdman tienen chances similares de obtener el premio a mejor película, Richard Linklater y Alejandro González Iñárritu son rivales comparables para el de mejor director.

Puede ocurrir que los votantes de la Academia opten por una solución salomónica: Birdman mejor película, Linklater mejor director. O viceversa. Ninguna de esas opciones sería una verdadera sorpresa.

Otro rubro disputado: actor. Acá se ha explicado ya las razones por las que apuesta por Eddie Redmayne, pero las posibilidades de que gane Michael Keaton son también muy grandes. La sorpresa sería que ganara algún otro.

Si esas previsiones se cumplen, también se comprobaría algo que en realidad ya se sabe pero que el apurón de los titulares periodísticos tiende a olvidar: que el hecho de que una película tenga más candidaturas no garantiza nada a la hora de los premios. Si todo fuera una simple cuestión de números, las dos películas favoritas serían

Birdman y El Gran Hotel Budapest, que aspiran a nueve estatuillas cada una. La realidad está demostrando que los verdaderos contendientes son Birdman y Boyhood, aunque el film de Linklater obtuvo solamente seis nominaciones. Es posible (ya ocurrió en los Bafta) que el film de Wes Anderson consiga unos cuantos premios secundarios, y hasta que ese número supere al de los ganadores principales. Pero la lucha pesada es entre Iñárritu y Linklater.

Organización.

En todas las entregas de los Oscar hay algunos momentos inesperados, pero ya se conocen muchas cosas de las que van a ocurrir esta noche. El presentador Neil Patrick Harris iniciará la ceremonia con el tema Moving Pictures, escrito por Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez, quienes son parte del equipo responsable de Let it Go, el hit de Frozen.

A lo largo de la función llegarán los temas de los nominados al Oscar a mejor canción. Adam Levine interpretará Lost Stars de la película Begin Again. John Legend y Common se harán cargo del tema de Selma, titulado Glory. Las gemelas Tegan & Sara junto a The Lonely Island tocarán Everything is Awesome, proveniente de la película La gran aventura Lego. Tim McGraw presentará Im Not Gonna Miss You del film Glen Camp- bell: Ill Be Me. El catálogo de canciones será cerrado por Rita Ora con el tema Grateful de Beyond the Lights. Lady Gaga hará una performance especial en tributo. "Lady Gaga es una artista única, cuya evolución musical continúa avanzando. Nos llena de orgullo que actúe en los Oscar por primera vez", sostienen Craig Zadan y Neill Meron, productores de la ceremonia. La lista de gente que cantará esta noche incluye también al comediante Jack Black y a Jennifer Hudson.

La presentación de los premios en cada una de las categorías correrá por cuenta de un buen número de famosos. Una lista seguramente incompleta incluye a gente como Dwayne "The Rock" Johnson, Terrence Howard, Felicity Jones, Jason Bateman, Idris Elba, Ansel Elgort, Nicole Kidman, Liam Neeson, Gwyneth Paltrow, Channing Tatum, Chiwetel Ejiofor, Chris Evans, Dakota Johnson, Jennifer Lopez, Chloë Grace Moretz, Eddie Murphy, y Margot Robbie .

También presentarán u otorgarán algún tipo de premios Ben Affleck, Jessica Chastain, Viola Davis, Kevin Hart, Chris Pine, Miles Teller, Naomi Watts, Shirley MacLaine, Jennifer Aniston, Sienna Miller, David Oyelowo, Chris Pratt, Kerry Washington, Josh Hutcherson, Scarlett Johansson, Zoe Saldana y Octavia Spencer. Y la lista no termina aquí: también incluye a Marion Cotillard, Benedict Cumberbatch, Meryl Streep, Oprah Winfrey, Cate Blanchett, Jared Leto, Matthew McConaughey, Lupita Nyong´o, Reese Witherspoon y hasta John Travolta. De acuerdo a una tradición que tiende a evitar situaciones embarazosas, y teniendo en cuenta que algunos de esos presentadores son candidatos en algunos de los rubros, no se los colocará en el compromiso de tener que anunciarse un premio a sí mismos: los organizadores de la ceremonia se han asegurado que siempre se hagan cargo de rubros en los que no figuran.

Se sabe que habrá por lo menos una ausente famosa. Madonna no asistirá este año a la fiesta que cada año organiza, junto a su manager Guy Oseary, tras la gala de los Oscar, porque estará ensayando su actuación para la ceremonia de entrega de los premios Brit, que tendrá lugar en Londres el próximo miércoles. Según lo ha explicado su representante: "Madonna se ha comprometido a actuar en The Jonathan Ross Show y en otros sitios para promocionar su disco durante meses. Cualquier actuación de Madonna obviamente requiere muchos ensayos, como dice Tina Turner: Nosotras nunca hacemos nada fácil y bonito".

No todo el mundo ha lamentado la ausencia de la Chica Material. El año pasado hubo quienes expresaron su molestia porque la cantante había conseguido atraer la atención de muchos de los nombres más relevantes de un sector que no es el suyo. Entonces, Jennifer Lawrence, Miley Cyrus, Brad Pitt y Angelina Jolie se dejaron ver en el exclusivo festejo, considerado uno de los mejores de todo Hollywood.

"Madonna ha conseguido apoderarse de los Oscar, y ella no pertenece a la industria del cine. Algunas personas están molestas porque es capaz de llevar a su fiesta a los más famosos del momento", rezongó alguien. "La gente va a la fiesta de Vanity Fair para hacerse fotos y luego van a la de Madonna para tener una fiesta más privada", explicó uno de los asistentes de años anteriores. Esta vez eso no va a ocurrir.

Preferencias.

Ya se ha dicho también por todos lados que el Oscar de este año parece favorecer sobre todo a los hombres (los ocho títulos candidatos en el rubro mejor película tienen protagonistas de sexo masculino), y que los "afroamericanos" estuvieron subrepresentados en las dos escuálidas nominaciones a Selma.

Sin embargo a la selección no le ha faltado "corrección política": hay películas sobre discapacitados (La teoría del todo), gays (El código Enigma), afroamericanos (Selma) y una enferma de Alzheimer (Siempre Alice). Tienen más motivos para sentirse discriminaos los ejecutivos de los estudios que produjeron los "blockbusters" de 2014: ninguno de ellos ha sido nominado en los rubros principales.

Y se ha destacado menos que, en cambio, la presencia latina se ha reforzado. El mexicano González Iñárritu es uno de los dos favoritos para el premio a mejor director, y si lo gana estará reitiendo lo ocurrido el año pasado, cuando su compatriota Alfonso Cuarón obtuvo el mismo premio por su labor en Gravedad. El mismo Iñárritu es candidato como libretista junto a otros latinos (los argentinos Nicolás Giacobone y Armando Bo), y su espléndido fotógrafo Emmanuel Lubezki se perfila como el favorito en su rubro (la complejidad y esmero de su movimiento no tienen comparación con los trabajos de sus rivales). También hay otro mexicanos compitiendo por Birdman (Martín Hernández, mejor edición de sonido).

Y hay que seguir sumando latinoamericanos a la lista. El título más obvio es naturalmente Relatos salvajes del argentino Damián Szifrón, candidato como mejor film en lengua no inglesa, aunque probablemente no gane. Pero no hay que ignorar a Gabriel Serra, primer nicaragüense aspirante a un Oscar por su corto documental La Parka. O al brasileño Juliano Ribeiro Salgado, codirector de La sal de la tierra, candidato también en el rubro de mejor documental.

Argentinos: Una presencia reiterada en el rubro de film extranjero

n Aunque es muy probable que Relatos salvajes no gane el Oscar a mejor película en lengua no inglesa (aunque en realidad nunca se sabe), vale la pena destacar la presencia de ese film argentino en la lista.

Es la sexta nominación de una película argentina en el rubro. Las anteriores fueron La tegua (1974) de Sergio Renán, Camila (1984) de María Luisa Bemberg, La historia oficial (1985) de Luis Puenzo, El hijo de la novia (2001) de Juan José Campanella, El sereto de sus ojos (2009) del mismo Campanella, y ahora Relatos salvajes de Damián Szifrón. La historia oficial yEl secreto de sus ojos se hicieron efectivamente con el premio.

El dato puede empujar a alguna reflexión de tipo sociológico. La historia oficial, con su denuncia (con todo lo de edulcorado y en el fondo muy falso que tenía) pudo entenderse en su momento como un reconocimiento del retorno de Argentina a la democracia tras los oscuros años de la dictadura.

El secreto de sus ojos, que acaso se benefició de la cercanía de Campanella con la industria norteamericana (ha trabajado mucho en los Estados Unidos, especialmente para la televisión) marcó de alguna forma otro momento de la revisión de la historia argentina: la mirada crítica hacia el pasado, y la reflexión (polémica) sobre el tema de la justicia por mano propia con singulares rasgos éticos.

Acaso Relatos salvajes marque también una inflexión, y no necesariamente auspiciosa: lo que propone en definitiva es la imagen de una sociedad en proceso de disolución.

Para terminar la jornada con una buena comida.

Uno de los consuelos de los perdedores en la entrega de los premios Oscar es la posibilidad de disfrutar de una buena comida después. La cena oficial de este años estará a cargo del chef Wolfgang Puck, quien desde hace 21 años se viene ocupando de la exclusiva cena de la velada. Quienes han seguido la trayectoria de Puck han señalado que se trata de un fanático de la comida reconfortante, y que no teme presentar platos altos en calorías, pletóricos de grasa y carbohidratos, en lo que se considera una de las cenas más lujosas que puede proporcionar la industria del entretenimiento. "Si no les gusta nada de lo que serviré, es que son muy quisquillosos", afirma Puck.

La cena de este año contará con 50 platillos, entre bocaditos, entradas y platos principales. Las opciones para veganos, molestia en crecimiento, han venido aumentando en los últimos años, pero lo cierto es que habrá opciones para gustos muy variados. En el menú de este año habrá fundamentalmente pescados y mariscos, con un espacio dedicado al sushi. Los infitados podrán degustar también ensaladas, papas asadas, caviar, macarrones con queso, pizza y mini hamburguesas.

Los "gourmets" aseguran que todos los años Puck elige clásicos platos norteamericanos, como las tartas y los "pies", y les imprime algún giro inesperado. Algunos platillos se han convertido en su marca, como el salmón ahumado y el coctel Red Carpet Glamour. El Glamur de la Alfombra Roja es una bebida hecha con el champagne oficial de los Oscar, Moet & Chandome, licor de yerbas y un pétalo de rosa como adorno. El polvo de oro comestible es otro de sus ingredientes habituales.

Salas llenas pero otras también muy vacías.

Los cambios de criterio en las candidaturas y premiaciones de la Academia de Hollywood parecen estar provocando algún dolor de cabeza a los exhibidores locales y de otros lados.

Históricamente, la temporada de los Oscar era una época de buena cosecha en taquilla. Normalmente, las películas candidatas y premiadas solían ser el tipo de cine industrial y de gran público que vende entradas, y el Oscar era un elemento más que ayudaba a su venta.

El dato de que desde hace varios años (y éste ha sido muy notorio) la Academia se vuelque hacia un cine más elitista, no exactamente de "arte y ensayo" pero por lo menos con cierto perfil "midcult" está haciendo que los números hayan cambiado. Basta observar la cartelera para advertir que varias de las películas candidatas están en pocas salas y horarios por lo menos bizarros, y el público que recién ahora se ha enterado de su existencia debe hacer piruetas para verlas. Para desgracia de la humanidad, lo que está moviendo gente es Cincuenta sombras de Grey.

La manera en que algunos prefieren aún votar.

Aunque Estados Unidos tiene la tecnología más avanzada del mundo, el recuento de los votos que determina los ganadores de los premios Óscar es un procedimiento de lo más rústico y manual y está envuelto en medidas de seguridad.

Brian Cullinan y Martha Ruiz son los dos auditores de la firma Price Water-house encargados de contar los sufragios de los 6.124 miembros de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, un proceso que se extiende desde el martes al viernes por la noche. Desde hace tres años, la gran mayoría vota de forma electrónica usando una contraseña, aunque todavía queda algún nostálgico que lo hace en papel, el método que se aplicó durante 84 años.

Vea aquí el especial de los Óscar de El País. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados