CRÍTICA - CINE

Una noche caótica difícil de olvidar

"Este río desbordado no se puede controlar", dice la letra de Escándalo, el hit que Raphael canta en Mi gran noche (título que refiere a otro de sus éxitos), una película hilarante que puede verse como un loco homenaje al músico. Este verso es también una perfecta descripción de su energía, que es eufórica desde la primera hasta la última escena.

De la variada filmografía de Álex de la Iglesia, su nueva obra recuerda a La comunidad y a Crimen ferpecto por su estructura caótica y por la convivencia de personajes grotescos y con pequeños arranques de violencia a flor de piel. Repite una mecánica habitual en su cine, que es el contraste entre dos mundos: uno interior en el que se desarrolla la acción principal, con sus reglas y su locura, y otro exterior, que resulta igual de paranoico. En este caso, todo ocurre en un estudio televisivo que lleva una semana y media rodando un programa especial de Año Nuevo. Afuera es agosto y hay una manifestación que mezcla a empleados despedidos, con representantes del sindicato de extras y un grupo de fanáticos de Alphonso (un diabólico y genial Raphael) que viajaron desde Holanda en ómnibus.

Dentro del set, un puñado de subtramas perfectamente guionadas van alternando su protagonismo. Como la del cantante latino Adanne (Mario Casas), que es acosado por unas mujeres que quieren robarle su semen. O la de Alphonso, que maltrata a su hijo adoptivo, quien a su vez planea asesinarlo junto a un fanático desconsolado por la indiferencia y que luce como un neonazi. Mientras, los extras del rodaje ríen, aplauden y fingen comer una cena de plástico al tiempo que lidian con una hermosa mujer (Blanca Suárez) que atrae las fatalidades. Y hay mucho más. Celebremos, porque el mejor Álex de la Iglesia está de regreso.

Mi gran noche[****]

España, 2015 Dirección: Álex de la Iglesia. Guión: Álex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría. Elenco: Raphael, Mario Casas, Pepón Nieto, Blanca Suárez y Carlos Areces. Fotografía: Ángel Amorós. Música : Joan Valent. Duración: 97 minutos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados