CINE

"Neverland Firsthand", el documental con el que la familia Jackson responde a las acusaciones de abuso sexual

Disponible en YouTube, el documental de media hora intenta desestimar las acusaciones de "Leaving Neverland"

Michael Jackson junto a James Safechuck. Foto: Difusión.
Michael Jackson junto a James Safechuck. Foto: Difusión.

Desde el estreno del documental Leaving Neverland en el festival de Sundance, y luego en HBO, la imagen pública de Michael Jackson sufrió un daño del que parece difícil recuperarse. Aunque la mayoría de los espectadores parece creer en las acusaciones de acoso sexual por parte de Wade Robson y James Safechuck, la familia del músico y varios grupos de fanáticos están en campaña por desacreditar los argumentos que plantea el documental.

Luego de numerosas entrevistas y comunicados, donde la familia Jackson asegura que el documental es un “linchamiento público” basado en mentiras, la semana pasada se estrenó Neverland Firsthand, un documental de 30 minutos donde se busca responder a las acusaciones. Disponible en YouTube —aunque solo en inglés—, el periodista neozelandés Liam McEwan entrevista a dos de los sobrinos de Michael Jackson y a otros allegados del músico, para desmentir los argumentos del documental dirigido por Dan Reed.

Neverland Firsthand: Investigating the Michael Jackson Documentary
"Neverland Firsthand: Investigating the Michael Jackson Documentary"

Lo que genera esa sensación de veracidad en torno a Leaving Neverland es que durante las cuatro horas de duración del documental, Robson y Safechuck van construyendo un relato basado en anécdotas de su relación con Jackson que se respalda con fotografías, cartas y videos, para luego dar detalles sobre los abusos sexuales que sufrieron durante años. Al conocer tantos detalles personales, el espectador va generando una especie de relación de confianza con los protagonistas del documental.

En Neverland Firsthand —que dura siete veces menos— hay una narrativa resumida que termina construyendo una mirada superficial, que no termina de convencer a quienes vieron el documental de HBO. Sin embargo, en esta media hora, lo que McEwan sí logra es demostrar que Dan Reed omitió cierta información.

La revelación más impactante es la de Brandi Jackson, sobrina del músico, que explica que tuvo una relación de siete años con Wade Robson. Esta información falsea los dichos de Robson en Leaving Neverland, donde aseguraba que Jackson lo mantenía alejado de las mujeres, cuando en realidad fue el propio Jackson quien los presentó durante la filmación del videoclip de “Black or White”.

En base a esta información se empieza a construir la idea de que Robson es “un mentiroso y un oportunista” —según palabras de Brandi—, y se apela a que las denuncias se deben a temas económicos. En su documental, McEwan cita varios emails y documentos que muestran que a lo largo de los años, Robson —que es coreógrafo— buscó utilizar la imagen de Jackson para su beneficio. Allí se cita que vendió varias pertenencias que el músico le había regalado, y que en 2011 trató de dirigir un espectáculo del Cirque Du Soleil en torno al legado de Jackson. De cualquier modo, confirmar estos datos no quiere decir que se desmientan las acusaciones de abuso sexual.

El principal argumento sobre el que Neverland Firsthand construye su relato —y que los fanáticos y la familia del músico citan desde el primer momento— es que Robson fue un testigo clave para que Jackson sea declarado inocente en 2005 por las denuncias de acoso sexual.

En el documental de HBO, Robson explicaba que mintió porque sentía la necesidad de ayudar al músico: “Michael Jackson y la cárcel no eran compatibles. Yo todavía lo amaba profundamente. No se hizo justicia”. En el caso de Safechuck, él dijo que no quiso testificar, y eso generó un resentimiento en Jackson. Sin embargo, en este nuevo documental, el abogado de Jackson asegura que no se había pensado en Safechuck para la defensa del músico.

Si bien Robson admite que mintió en 2005, en Leaving Neverland explica que no era consciente de que había sufrido un abuso sexual por parte del músico, ya que sentía que la relación entre ambos era amorosa. Lo que le permitió darse cuenta de la gravedad del acoso fue haber sido padre; eso le hizo notar lo inocente que puede ser un niño ante las situaciones de abuso. Lo mismo le sucedió a Safechuck.

Si bien Neverland Firsthand logra poner en duda la construcción narrativa de Leaving Neverland, las declaraciones de McEwan no logran construir un relato que sea suficientemente contundente como para desmentir las acusaciones de Robson y Safechuck.

A finales de enero, Taj Jackson, uno de los sobrinos del cantante —que también participa en el documental del neozelandés—, lanzó una campaña de financiación de 700 mil dólares para poder filmar una serie de documentales donde se pueda profundizar en la temática de los juicios sobre acoso sexual y las verdaderas motivaciones de los acusadores. Mientras tanto, parece que el relato de Leaving Neverland sigue siendo el más convincente para los espectadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)