cine

Neil Corbould: "Trabajar en Star Wars es diferente a todo lo que hice antes"

Una charla con Neil Corbould, director de efectos especiales en "Rogue One: Una historia de Star Wars".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Con una trayectoria que abarca casi 40 años —su primer trabajo fue en Superman, en 1978— dos Oscar y tres premios Bafta (el equivalente británico al Oscar) el inglés Neil Corbould es uno de los más respetados y exitosos director de efectos especiales de Hollywood. Sus trabajos se han visto en películas como Gladiador, La caída del Halcón Negro, Gravedad, Misión Rescate y ahora se verá lo que él y su equipo hicieron para Rogue One: Una historia de Star Wars, que se estrena hoy.

El País conversó telefónicamente con Corbould sobre esta nueva entrega cinematográfica de la saga creada por George Lucas.

—¿Cómo encaró este proyecto? ¿El estudio le dio pautas a seguir o hizo su trabajo sin interferencias?
—Fue, principalmente, un trabajo hecho en conjunto con el director Gareth Edwards. Con él me reuní varias veces antes de que se empezara a filmar. Tuvimos muchas charlas en las cuales él me decía hacia dónde apuntaba con esta película.

—¿Y hacia dónde apuntó Edwards?

—A hacer una película de guerra. Él había visto mi trabajo en películas como Salvando al soldado Ryan y La caída del Halcón Negro. En base a eso, empezamos a discutir sobre este proyecto. De ahí en adelante, me puse a crear todo tipo de efectos. Filmaba todo eso y se lo mostraba a Gareth. Cuando finalmente empezó el rodaje, él ya había visto todo lo que había hecho y tenía una idea más definida de lo que quería lograr en términos de efectos especiales. Pero tanto él como yo sabíamos que no podíamos irnos demasiado lejos de aquellas películas que se estrenaron en los 70 y 80. Esta historia transcurre justo antes de lo que se narra en Una nueva esperanza (1977), y tenía que tener cierta concordancia estética.

—Hace mucho que está en este negocio. ¿Cómo se ha ido adaptando a los cambios?
—Hago mucha investigación, sobre productos y tecnología. Todo para poder darle a la audiencia una película que se vea grandiosa. Para hacer eso hay que trabajar mucho y constantemente, desarrollando nuevas técnicas para poder hacer explosiones, impactos de bala, usar una grúa hidráulica de una manera novedosa… Cada efecto específico puede ser desarrollado y mejorado.
—Es bastante común leer comentarios de películas en las cuales hay quejas sobre las imágenes generadas por computadora (CGI, por su sigla en inglés). ¿Qué piensa de esas quejas?
—Las entiendo y me parecen justificadas. El público no es tonto. Éste quiere ser llevado a otros mundos, y quiere que esos mundos se vean lo más reales posibles. En los últimos años, muchos realizadores se han dejado llevar por CGI. Por eso me gustó trabajar con Gareth, porque él quería que —en la medida de lo posible— todo lo que se viera en Rogue One fuera el resultado de lo que hace la cámara, no puesto posteriormente gracias a la tecnología digital.

—¿Cuáles fueron los conceptos principales de los efectos especiales en esta película? ¿La escala? ¿Los detalles?
—Ambos conceptos fueron importantes aunque tal vez la escala lo fue un poco más. Porque teníamos que cubrir grandes superficies en las escenas de batallas. Había que mover grandes naves espaciales, las X Wings. A esas naves tuvimos que construirlas y hacerlas livianas, para poder llevarlas de una locación a otra.

—¿De cuántas tomas de la película fue directamente responsable?
—Básicamente, de todas. Exceptuando algunas en las que hay CGI, siempre hubo algo, en cada toma de la película, que involucró algún efecto especial, ya sea un poco de vapor acá, una estructura que se mueve allá... Mi equipo y yo estuvimos al pie del cañón todos los días del rodaje, por si había que solucionar algo.

—¿Fue estresante?
—Tuvo momentos así. Pero Gareth es un tipo entusiasta, y te contagia. Se mete, se involucra, opera la cámara. Es exigente, pero también es estimulante.

—¿Sintió algún tipo de presión interna al trabajar en una película que cuesta tanto dinero y que tiene millones de fanáticos en todo el mundo?
—Un poco sí. Durante el rodaje, me pregunté varias veces: “¿Esto le gustará al público?” Trabajar en Star Wars es diferente a todo que he hecho antes por esa misma presión. Pero apenas leí algunas de las críticas, me di cuenta que hicimos un buen trabajo.

—¿Cuál es la próxima frontera de los efectos especiales?
—Filmar en realidad virtual. Eso será un gran desafío.

—Va a dirigir su primera película.
—Sí, y antes que me preguntes: no va a tener efectos especiales (ríe). ¡Creo que el efecto especial más complicado que voy a tener es lluvia! (ríe de nuevo). Tengo 54 años, hace mucho que estoy en esto y quiero un desafío nuevo. Me encantan los efectos especiales, pero como te dije, quiero otro tipo de desafío, trabajar directamente con los actores, desarrollando el personaje, ese tipo de cosas.

Neil Corbould con el nuevo personaje, K-S2O
Neil Corbould con el nuevo personaje, K-S2O
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)