CINE

El nacimiento de una estrella

Amy Adams, una actriz ocupada con buenas películas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Completa: Amy Adams puede hacer cualquier papel. Foto: Reuters

Cuando se estrenó Escándalo americano en 2013, Jennifer Lawrence y su vestido blanco se llevaron prácticamente toda la atención. En parte porque la Lawrence es una notable actriz, claro. Pero también porque a ella le tocaron algunas de las escenas más memorables de la película, como esa en la que hace que canta "Live and Let Die", la canción de Wings.

Pero cuando la Academia de Hollywood eligió a sus favoritos, puso a Amy Adams como una de las nominadas a Mejor Actriz, mientras que Lawrence compitió por un Oscar en el rubro Actriz en Papel Secundario.

La Academia había tomado nota de la fuerza actoral de Adams, una actriz con una mirada poderosa, y una belleza que no resulta demasiado alejada de lo que tal vez podamos encontrar en la cola del supermercado, por ejemplo.

Adams no ganó el Oscar (que fue para Cate Blanchett), pero perfectamente podría haberlo hecho. Adams es una de esas actrices que aúna carisma con técnica. Puede hacer tanto de la bella damisela a la que hay que salvar o conquistar, como también llevar el peso de toda una película en su cara y cuerpo.

Este año, Adams demostró su versatilidad y magnetismo en tres películas muy distintas entre sí.

En Batman v Superman, la de Adams es de las pocas presencias que sobresalen entre tanta explosión y galería de freaks, como el Lex Luthor de Jesse Eisenberg.

La película en sí es mucho más importante que cualquiera de los actores, pero Adams se las ingenió para darle una cuota de sensatez y humanidad a todo el asunto.

Luego la vimos en La llegada, donde hace de uno de esos personajes femeninos fuertes y autónomos que casi toda actriz actualmente quiere hacer. Y aunque La llegada es una película "de director" (Denis Villenueve), ella se destaca por su interpretación de la lingüista encargada de intentar establecer la comunicación con quienes llegan a la Tierra desde algún lugar del universo.

Para redondear el año, Adams se puso a las órdenes de Tom Ford, el diseñador de moda devenido curioso y estilizado director de cine.

En Animales nocturnos, segunda película de Ford luego de Solo un hombre (2009), Adams interpreta a Susan Morrow, una mujer que recibe el manuscrito de una novela escrita por su ex marido, de quien ella se separó hace 20 años.

Con 42 años y 55 créditos actorales —películas, cortometrajes y series de televisión— Adams ha demostrado la amplitud de las mejores intérpretes de Hollywood.

Lo próximo en su trayectoria profesional es la serie de televisión Sharp Objects, donde interpreta a una periodista, una nueva entrega de la franquicia DC (La liga de la Justicia) y Disenchanted, una película de la que no se sabe demasiado aún más allá de que será dirigida por Adam Shankman, el de Experta en bodas y La era del rock.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados