DANIEL DAY-LEWIS

Mutis prematuro de un gran actor

A los 60 años, el británico ganador de tres Oscar anunció que se retira de la actuación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Daniel Day- Lewis. Foto: Difusión

Ha sido tan selectivo con sus papeles y tan comprometido con los proyectos que aceptaba, que no es de extrañar que Daniel Day Lewis haya actuado tan poco. Igual le alcanzó no sólo para ganar tres Oscar a actor protagónico (lo que es un récord), sino para convertirse en el último gran actor del cine mundial.

Ahora, Day-Lewis anunció que se retira. El martes, una vocera del actor confirmó la noticia en un comunicado, aunque no dio ninguna explicación sobre la decisión.

"Daniel Day-Lewis no trabajará más como actor. Está inmensamente agradecido a todos sus colaboradores y a todo el público durante todos estos años. Esta es una decisión personal y ni él ni sus representantes harán más comentarios al respecto", indicó.

Day Lewis se suma así a la serie de retiros del cine de los últimos años, en una lista que incluye a los más veteranos Gene Hackman, Jack Nicholson, Sean Connery y el director británico Ken Loach pero también a un cineasta cincuentón como Steven Soderbergh.

La película final de Day-Lewis, quien cumplió 60 años en abril, será Phantom Thread del director Paul Thomas Anderson sobre el mundo de la moda en la década de 1950 que se estrenará, al menos en el hemisferio norte, el 25 de diciembre.

Uno de sus Oscar lo ganó, precisamente, al servicio de Anderson en Petróleo sangriento. Los otros dos fueron por Mi pie izquierdo (la película que lo convirtió en una estrella mundial en 1989) de Jim Sheridan, y el papel central de Lincoln de Steven Spielberg en 2002. Estuvo nominado por Pandillas de Nueva York de Martin Scorsese y En nombre del padre, también de Sheridan.

Una filmografía básica debería completarse con un Stephen Frears fundamental (Mi bella lavandería, uno de sus grandes papeles), otro Scorsese (la viscontiana La edad de la inocencia), un Michael Mann (El último de los mohicanos), un Philip Kaufman (La insoportable levedad del ser), y una película argentina, Sonrisas de Nueva Jersey, donde compartía elenco con el uruguayo Eduardo DAngelo.

Day-Lewis nació para ser artista. Hijo del laureado poeta Cecil Day-Lewis y de la actriz Jill Balcon, y nieto de sir Michael Balcon, fundador de los históricos estudios de cine Ealing, comenzó con un breve papel en Domingo sangriento de John Schlesinger en 1971, cuando tenía 14 años. Está casado con Rebecca Miller, cineasta e hija del dramaturgo Arthur Miller; la pareja tiene dos hijos.

Su presencia escénica siempre combinó una rudeza elegante con un rango que iba del violento e hiperkinético carnicero de Pandillas de Nueva York al parapléjico de Mi pie izquierdo. Es de esos actores ladrones de escenas muchas veces gracias a una caracterización física y psicológica muy fuerte, la que ha sido su marca actoral.

Como recuerda The Guardian, la carrera de Lewis estuvo marcada por largas ausencias del negocio, incluyendo una temporada como aprendiz de zapatero en Florencia a fines de la década de 1990.

"Mi vida fuera del estudio es una vida donde yo sigo mi curiosidad con la misma avidez que cuando estoy trabajando", recordó el periódico británico que dijo en una entrevista en 2008. "Es con un sentido positivo que me mantengo fuera del trabajo. Siempre me ha parecido natural que, además, me podía ayudar en el trabajo que hago".

Esta vez parece un poco más definitivo.

TRES PELÍCULAS CLAVES.

Mi Bella Lavandería - Stephen Frears, 1985.

Aunque venía trabajando desde 1971 en el cine, fue con esta historia de paquistaní londinense y su historia de amor con un novio blanco la que le dio un nombre y una presencia en el cine.

La edad de la inocencia - Martin Scorsese, 1993.

En una cuerda alejada de otras intensidades, acá es Newland Archer en este lujoso drama en la Nueva York del siglo XIX. Con Scorsese también actuó en Pandillas de Nueva York como el temible Bill "The Butcher" Cutting.

Petróleo Sangriento - Paul Thomas Anderson, 2007.

Le dio su segundo Oscar. Es tremenda película de Anderson sobre petrolero ambicioso que va tras el pozo de un muchacho difícil. Un papel que le permite desarrollar toda su presencia actoral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados