POLÉMICA

"Muñequita de lujo": piden 20 millones de dólares por un nuevo guion de la historia

Hay una disputa legal por los derechos de la historia escrita por Truman Capote y que llegó a la pantalla grande con la actriz Audrey Hepburn

Audrey Hepburn
Audrey Hepburn en "Muñequita de lujo"

La organización benéfica Truman Capote pidió 20 millones de dólares a los estudios Paramount por el guion de una nueva versión de Muñequita de lujo, o sea Desayuno en Tiffanys, que circuló de manera interna y nunca llegó a la fase de producción.

La entidad Truman Capote Literary Trust, que gestiona el patrimonio del escritor, registró este viernes la petición en plena batalla legal por los derechos de la historia, escrita por Capote en 1958 y adaptada a la gran pantalla en 1961, con Audrey Hepburn de protagonista.

Mientras Hollywood está inmerso en una ola por revivir clásicos del pasado, el interés por explotar la famosa película en series y secuelas llegó a los tribunales. Todo se remonta a una demanda presentada en noviembre por el comisario de la organización benéfica de Capote, Alan Schwartz, quien alega que los derechos audiovisuales del libro pertenecen a los herederos del autor desde su muerte en 1984.

Pero el estudio y la entidad tienen diferentes interpretaciones de un acuerdo que firmaron en 1991 para grabar una precuela y una secuela de Muñequita de lujo. El demandante alega que si no se rodaba una película en un plazo determinado, la propiedad intelectual volvería a ser exclusiva de Truman Capote Literary Trust, algo que Paramount niega y califica de "inconcebible", según el diario The Hollywood Reporter.

En los últimos meses el caso escaló desde el Tribunal Superior de Los Ángeles hasta la Corte de California, envuelto en nuevas disputas.

Por un lado, la organización benéfica incluyó una enmienda que pide 20 millones a Paramount en compensación por un guion para rodar una nueva película basada en la novela que, a pesar de que no salió de los despachos del estudio, supuestamente dañó el valor de la propiedad intelectual. Por el otro, Paramount reclama los derechos audiovisuales de la película para filmar una serie derivada, un proyecto por el que los herederos de Capote también están recibiendo jugosas ofertas.

El caso recuerda a la batalla por el clásico de Alfred Hitchcock La ventana indiscreta (1954), que llegó al Tribunal Supremo de Estados Unidos. En 1990, los magistrados determinaron que la propiedad de la historia era de los herederos de Cornell Woolrich, autor del relato en el que se inspira la película de suspenso, y no de Paramount, aunque la decisión se basó en un antigua ley de propiedad intelectual que cambió en sucesivas reformas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados