CINE

Una muchacha que crece y cambia poco

No está nada mal de una manera muy ligera. Quizás porque uno se terminó acostumbrando a que una franquicia tiende a ser sinónimo de pereza y que volver a personajes que se dejaron hace 12 años suele ser una mala idea, es que El bebé de Bridget Jones termina siendo una sorpresa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bridget Jones con el corazón dividido y esperando un hijo en la comedia. Foto: Difusión

No es que se mate mucho: es una comedia con bastante gracia, un par de personajes divertidos y unas situaciones que tienen todo el aspecto realista que necesita cierta parte del público para identificarse. Esa parte del público es unánimente femenina.

Todo partió de una serie de columnas recopiladas en libro de Helen Fielding que contaba las andanzas amorosas de una veinteañera soltera. Era como la versión lo-fi de Sex and the city. Era obvio que iba a ser una película: en 2001 se estrenó El diario de Bridget Jones, que funcionaba muy bien, y tres años después Bridget Jones: al borde de la razón, que ya no tanto.

Una parte del encanto era su protagonista, Rene Zellweger, que daba justo el aire de "gordita" tirando a torpe y de buen y enamoradizo corazón. Sus intereses románticos eran un editor seductor (Hugh Grant) y un aplomado abogado llamado, a lo Jane Austen, Darcy (Colin Firth). Las dos películas giraban en torno a ese triángulo y mostraban a un tipo de mujer muy de su época. Eran previsibles pero a la vez tenían su encanto. Y todo tenía la mirada simpática que necesita esta clase de productos.

Doce años después, que es dónde empieza El bebé de Bridget Jones, la muchacha sigue soltera y justo cuando está dispuesta a por fin disfrutar esa condición que siempre amenaza con ser fugaz, el destino vuelve a agarrar otro atajo. Desaparecido el editor, su lugar lo ocupa un americano galán, buena onda, considerado, un amante del que por lo visto hay que comentarlo con las amigas y que encima tiene la cara de Patrick Dempsey. El otro es el impávido Darcy que siempre anda en la vuelta.

Un día se da cuenta que está embarazada y que no sabe quién es el padre de esos dos candidatos. La pasión tiene esas trampas y esos pasos de comedia.

La dirige Sharon Maguire, quien se encargó de la primera y conoce el tono necesario para esta clase de películas; no aporta demasiado personalidad aunque sí conocimiento del ritmo que precisa en el género. En el guión además de la propia Fielding y de Dan Mazer (que escribió Borat, por ejemplo) figura la actriz Emma Thompson (convocada para reparar un guión que no había dejado contento a nadie) quien se reservó para ella el divertido papel de la ginecóloga.

Toda la gracia de esta clase de comedias es la identificación de parte de la audiencia. En ese sentido, esta tercera parte dialoga cómodamente con aquel público de la primera que, probablemente, esté viviendo una etapa similar aunque bastante menos liberal que cómo la está encarando ella. Pero todos los chistes sobre ecografías y visitas médicas tienen un público que los va a encontrar más graciosos que el resto. Muchas funcionan muy bien más allá de la experiencia personal.

Acá la cosa marcha a simpatía y si Zellweger no se parece tanto a la Bridget Jones treintañera que uno imaginaba (quizás son las cirugías estéticas), Firth y Dempsey están muy bien en su estereotipo. Lo mismo la larga lista de secundarios (Jim Broadbent, Gemma Jones, Sally Philips) que ya estaban en los episodios anteriores y que acá funcionan como alivios cómicos.

Está más cerca de las comedias de su tipo de la década de 1980 aunque con otros lujos y acá se cumplen todas las normas del protocolo incluyendo un par de buenos gags físicos (los presuntos padres cargando a Bridget en andas rumbo al hospital) y conversados (cuando ella le explica a los dos la situación; una clase de parto compartida) y un general aire femenino. Todas las escenas graciosas incluyen un personaje extra empático con la incredulidad del espectador.

Todo eso transcurre muy bien con la imprescindible liviandad de un algodón.

El bebe de Bridget Jones [***]

Irlanda, Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, 2014. Título original: Bridget Jones’s Baby. Dirigida por: Sharon Maguire. Escrita por Helen Fielding, Dan Mazer, Emma Thompson sobre personajes e historia creados por Fielding. Música: Craig Armstrong. . Fotografía: Andrew Dunn. Con: Renée Zellweger, Colin Firth, Patrick Dempsey, Gemma Jones, Jim Broadbent. Duración: 123 minutos. Estreno: 6 de octubre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados