Llega la nueva entrega de “Misión imposible”, la saga de espionaje con Tom Cruise

Una misión que siempre se termina aceptando

Alguien dijo alguna vez que los procedimientos aplicados por los integrantes de la Impossible Mission Force de la serie televisiva creada en 1966 por Bruce Geller, cuyo elenco encabezó durante una temporada Steven Hill y luego, largamente, Peter Graves, consistían en tratar de resolver un problema de la manera más complicada posible. Para qué hacerlo fácil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Acción, explosiones, acrobacias en rascacielos y aviones: Tom Cruise

El dato no es falso, pero dio pie a una de los programas más ingeniosos de la pantalla chica, que se extendió (con algunos cambios de elenco) hasta 1973, tenía suspenso sin abusar de la violencia, y utilizaba tecnología y disfraces pero también, con frecuencia, considerables dosis de inteligencia.

Cuando Tom Cruise, su socia Paula Wagner y el director Brian de Palma decidieron en 1996 relanzar la serie en la gran pantalla se inspiraron en el concepto original, y retomaron la recordada melodía de Lalo Schiffrin para alguno de sus momentos culminantes. También, de algún modo, reformularon la franquicia hasta su casi destrucción (quien recuerde el "final sorpresa" de la película de DePalma sabe de qué estamos hablando) y lograron instalar una serie cinematográfica con méritos propios, que ahora llega a su quinta entrega. El jueves 30 se estrena Misión imposible 5: Nación secreta.

Los seguidores de la saga saben que en su cuarto capítulo el equipo de IMF fue disuelto, en aplicación del "Protocolo Fantasma" anunciado desde sus subtítulo. El agente Hunt (Tom Cruise) se ve abandonado a su suerte hasta que asoma en el horizonte el Sindicato, una organización criminal con ramificaciones internacionales que busca imponer el Nuevo Orden Mundial con el que sueñan conspiranoicos de diversos colores. Comienzan a cometerse atentados terrroristas cada vez más graves, y Hunt vuelve a reunirse con algunos de sus colegas de películas anteriores: los agentes Luther Sticker (Ving Rhames) que ha estado en la serie desde el principio; Benji Dunn (Simon Pegg), que se incorporó en el capítulo tres; y William Brandt (Jeremy Renner), a quien conocimos en Protocolo fantasma. También hay una complicada relación con la agente británica Ilsa Faust (Rebecca Ferguson), que puede ser una aliada pero igualmente puede estar trabajando realmente para el bando contrario.

Tom Cruise, que ya no es un niño, interpretó sus propias escenas de riesgo en esta nueva entrega de Misión imposible: sigue negándose a usar dobles. El actor reconoce que se asustó bastante al filmar una escena en la que aparece amarrado a la puerta de un avión en vuelo. Para esa escena tuvo que hacerse unas lentillas especiales, que protegieran sus ojos de los fuertes vientos que debió soportar a 1.500 metros de altura.

La película fue escrita en colaboración por Drew Pearce (un hombre vinculado sobre todo a la televisión que estuvo también en el libreto de Iron Man 3) y el director Christopher Mc- Quarrie (quien ya trabajara con Cruise en la decente aunque no memorable Jack Reacher). El elenco incluye también al veterano Alec Baldwin.

Por si a alguien le interesa, Cruise tiene en carpeta una secuela de Top Gun y una nueva aventura del investigador militar Jack Reacher, en lo que quizás constituya otra demostración de que no hay nada más exitoso que el éxito.

SABER MÁS

LAS CUATRO MISIONES PREVIAS


Mision Imposible  -1996-

La primera película, dirigida por Brian DePalma, y que establecía una relación directa con la serie televisiva original aunque también la dinamitaba.

Mision Imposible 2  -2000-

Menos ingenio en la elaboración del guión, más acción (el sello característico del director John Woo). Una entrega vistosa pero menor de la saga.

Mision Imposible III  -2006-

La IMF se encuentra con el director J.J. Abrams, que parece estar en todas las secuelas, desde Star Trek a Star Wars y ésta.

M. I.: Protocolo fantasma  -2011-

Tal vez la mejor de la serie, mérito del director Brad Bird. Un producto impregnado del espíritu acrobático de las viejas matinées.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados