Entrevista

"No tengo miedo a humillarme"

Diálogo con Martin Piroyansky desde el rodaje de su película uruguaya, Porno para principantes

Martín Piroyansky en "Porno para principantes"
Martín Piroyansky en "Porno para principantes". Foto: Mariana Soto

A Martín Piroyansky le gusta vacacionar en Uruguay, pero casi no conoce Montevideo. El actor argentino suele ir a Rocha. Durante su entrevista con El País, sin embargo, se encuentra alejado de la costa esteña del país. Piroyansky está trabajando dentro de una vieja fábrica de jabones ubicada en La Teja.

Allí está armado un set del rodaje de Porno para principiantes, la nueva película del director uruguayo Carlos Ameglio (La cáscara, 2007) que se estrenará este año.

En diciembre, Piroyansky filmó la película durante cinco semanas junto a Nicolás Furtado, actor uruguayo radicado en Argentina y próximo protagonista de la segunda temporada de El Marginal.

En Porno para principiantes, Piroyansky y Furtado interpretan respectivamente a un joven director de cine y su amigo quienes, en la década de 1970 en Uruguay, emprenden la arduosa tarea de filmar una película pornográfica, un emprendimiento que los ve envueltos en una trama con elementos de crimen y comedia.

Entre toma y toma, Piroyansky suele dedicarse a ponerse al día con sus otros proyectos al otro lado del río. El actor ha aparecido en series televisivas como Socias, la versión argentina de Amas de casa desesperadas y las películas XXY y Permitidos, entre otras. Suele mostrarse relajado, pero su afán artístico es más inquieto y en los últimos años el argentino se ha volcado a la dirección y creación de sus propios contenidos narrativos.

Dirigió las películas Abril en Nueva York y Voley, además de crear las series web Tiempo Libre y El galán de Venecia. Mientras prepara una nueva ficción para el canal argentino UN3, Piroyansky -cuyo protagónico en Porno para principiantes le exigió tener barba y pelo largo- conversó con El País sobre las motivaciones detrás de su carrera y la experiencia reciente de filmar una película uruguaya.

Con @furtadonico haciendo casting de pijas en #PornoParaPrincipiantes

Una publicación compartida de Martin Piroyansky (@martinpiro) el

¿Qué te trajo a Porno para principiantes?

Hace unos años que el proyecto viene dando vueltas. Me junté con Cali (Carlos Ameglio, director) y Mariana Secco (productora) hace tres años en el Café Bacacay, frente al Solís. Después con Cali hicimos una serie para TBS y trabajamos por primera vez juntos y nos llevamos muy bien. Me siento como parte desde hace mucho y estaba esperando que finalmente sucediera, pero el cine es complicado a veces de armarse y puede llevar bastante tiempo.

¿Cambió mucho el guion desde la primera vez que lo leíste?

Sí, cambió mucho. Fue evolucionando bastante. En la última versión era notable la diferencia. Apareció algo más sólido, una historia de amor más clásica y a la vez no, entre un joven director de cine y una actriz porno. Ahí empecé a visualizar la película. La entendí. Me siento bastante cómodo haciendo el personaje. Siento que este personaje lo entiendo. Hay algo gracioso y es que yo dirijo también, entonces hacer de un director de cine y manipular cámaras, lo entiendo, sé cómo es un rodaje y cómo se dirige. Es interesante interpretarme como director.

¿Cómo es la relación de tu personaje, Víctor, con el que hace Nicolás Furtado? ¿Hay cierto elemento de una pareja dispareja?

Totalmente. Eso es algo muy interesante entre Víctor y Aníbal, el personaje de Nicolás. En el guion siempre estaba descripto como un gordito nerd y virgen. Entonces había algo que me hacía ruido, lo sentía un poco obvio. Todos vimos ese amigo en las películas. De pronto cuando surgió la idea de que lo hiciera Nico Furtado fue como “Wow, qué bueno que sea buen mozo ese personaje”. Para él es un desafío tener que interpretar lo contrario de lo que da físicamente. Me pareció como un hallazgo de casting. Me encantan esas cosas cuando se elige a alguien contrario a lo que está escrito. Y lo hace bárbaro. Es muy talentoso Nico.

¿Trabajaron juntos la interacción entre sus personajes?

Yo llegué a Uruguay unos días antes de empezar a filmar. Ahí lo conocí a Nico y tuvimos una prueba de vestuario y después días libres. Él me invitó a su casa, a la casa de sus papás a pasar el rato y ahí ensayamos solos. Nos pusimos a ver, a charlar sobre cómo veíamos la película y en general durante el proceso nos ayudamos y tiramos ideas. Tenés que estar muy alineado porque el humor tiene que ir para el mismo lado.

¿Te interesan los papeles de hombres cuyas inseguridades son una parte importante de ellos?

No tengo ningún miedo a humillarme. Hay que saber separar al personaje del actor y a veces a algunos actores les cuesta verse humillados en cámara. De todos modos en el último tiempo también me interesó investigar qué pasa si hago de un galán. Estaba acostumbrado a hacer el tonto, el bufón pero qué pasa si el personaje es gracioso pero es un galán. Entonces ahí nace El galán de Venecia, una serie que hice para UN3 (canal de la Universidad Tres de Febrero).

¿Cómo barajás elegir un trabajo de actor o como director?

Qué se yo. Es muy extraño todo. Tengo una doble vida. Por un lado soy un actor al que convocan y hago una película en Uruguay o voy y hago un personaje chiquito en Mamá se fue de viaje. Pero, en paralelo, lo que me sostiene y vengo haciendo ya desde hace varios años es escribir y dirigir mis cosas. Descubrí que desde que empecé a dirigir, cuando trabajo solo de actor me sobra la energía. La actuación pasó a ser algo que me ayuda a vivir y sigue siendo el trabajo que más me da de comer, pero la prioridad es dirigir, entonces si se me llega a superponer algo como actor y director, gana el director.

¿Qué proyectos tenés en carpeta?

Ahora en breve voy a lanzar por UN3 una serie que se llama Parecido. Retoma algo de Tiempo Libre en cuanto a que hago algo de mí mismo, pero es un drama. Es un drama ridículo. La historia es que me entero que hay un pibe dando vueltas que es muy parecido a mí, que empieza a hacer cosas que sale en los medios: que hice quilombo en un bar o se tranza a una amiga de mi novia y mi novia se entera. Empiezo a obsesionarme con encontrarlo 

¿Qué opinás de Uruguay? Tu corto “No me ama” lo filmaste en diferentes partes de Rocha.

Es interesante Uruguay. Ahora estoy descubriendo la arquitectura de Montevideo que me parece increíble. Nunca pasaba por acá, siempre iba a la costa o a Rocha y desde hace un par de años estoy conociendo Montevideo. Hay algo acá que hace todo más amable y melancólico, que debe ser lo más difícil para ustedes y nosotros no lo percibimos tanto. Para trabajar es más interesante laburar con gente más tranquila. En Buenos Aires se peca de la locura y el apuro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)