ANSEL ELGORT

"Mi público y yo vamos a crecer juntos"

Son casi las 19.00 en México y después de todo un día de entrevistas, Elgort, una de las figuras juveniles más importantes del Hollywood de hoy, atiende por teléfono a El País. Se prepara para la premiere continental de Baby El Aprendiz Del Crimen, su última película que se estrena este jueves 10 en Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ansel Elgort. Foto: Difusión

La dirige Edgar Wright, uno de esos visionarios que a veces aparecen en el cine mundial; lo demostró en películas como Muertos de risa o Scott Pilgrim contra el mundo. Baby El Aprendiz Del Crimen es un gran entretenimiento y Elgort, que tiene 23 años y estuvo en Divergente y en Bajo la misma estrella, está orgulloso de haber trabajado con él.

—Viendo su filmografía se hace evidente que usted estuvo en grandes proyectos desde el comienzo de su carrera. ¿Cómo sobrevivió en un ambiente tan demandante como de la industria del espectáculo?

—Pienso que ha sido suerte. Y que he trabajado muy duro en mi actuación, algo a lo que quise dedicarme desde que era muy joven. Fue suerte, además, poder integrarme inmediatamente a una película como Carrie en la que había gente muy talentosa. Debo reconocer que incluso desde el comienzo, nunca pensé que iba a seguir subiendo. Me estoy pellizcando hace cinco años para ver que todo esto no sea un sueño. Y ahora estoy en Baby El Aprendiz Del Crimen. que es la película de la que estoy más orgulloso. Así que no paro de pellizcarme.

—¿Cuál ha sido la parte más fea de trabajar a ese nivel en Hollywood?

—Después de Bajo la misma estrella me sentí un poco agobiado por algo que no esperaba: la gente reclamándome fotos, por ejemplo. Esa pérdida de la intimidad.

—Baby, su personaje en Baby El Aprendiz Del Crimen, tiene un aire cool y a la vez infantil. ¿Cómo se acercó a un personaje así?

—Baby tiene muchas aristas y en eso de verme cool, eso lo puso Edgar Wright, el director, en el guión y yo sólo intenté ir hacia allí con toda la honestidad y no sobreactuarlo. Es un niño con mucha energía y tiene su misterio y su complejidad y desde ahí construir eso cool.

—¿En qué personaje se inspiró? ¿Steve McQueen?

—Trato de no pensar en otros actores porque no me interesa ir desde ahí para crear un personaje pero mis actores favoritos siempre serán McQueen, Brando, esa clase de actores rudos.

—Hay una importante parte coreográfica en Baby El Aprendiz Del Crimen.

—Eso estuvo bueno porque hice teatro musical antes de llegar a las películas, así que me encantó que hubiera coreografías.

—¿Cómo fue trabajar con Edgar Wright, que es considerado uno de los grandes directores del cine moderno?

—Increíble. Es uno de los grandes visionarios de las películas y tiene una visión y un estilo únicos. Eso es muy raro en el cine de estos días.

—Kevin Spacey, Jamie Foxx, Jon Hamm, ese sí que era un set lleno de grandes nombres. ¿Se llevó buenos consejos?

—Lo primero que hay para decir lo agradables, generosos y colaborativos que fueron todos ellos. Al enfrentarme con estrellas tan grandes, no sabía qué esperar pero debo decir que fueron increíbles. Jamie me recordaba todo el tiempo que se supone que este oficio debe ser divertido y estamos ahí para pasarlo bien. Kevin me habló mucho de la parte del negocio de ser actor, lo que es muy importante.

—Y todos dicen que, a pesar de ser una película compleja, tuvo un rodaje muy divertido.

—Había tantos detalles que para mantener fresco el proceso de filmación. Ya sea haciendo las escenas con lenguaje de señas con Joe, mi padre adoptivo, o ensayando las coreografías o las escenas con los autos a toda velocidad, así que siempre había algo para mantenerse ocupado. Es una película muy ecléctica y eso la hizo muy divertida.

—Como maneja ahora?

—Mucho mejor que antes de la película. Eso seguro. Pero despacio.

—¿Cómo elige sus películas?

—Las tres cosas que considero son guión, director y papel. Si hay alguna de esas lo pienso, si se dan las tres, lo hago. Eso me pasó con Baby El Aprendiz Del Crimen y con Jonathan, mi nueva película en la que trabajo con un director debutante con un buen guión y un buen personaje.

—Tiene 23 años y una carrera incipiente e importante, le preocupa el período de transición en el que va camino a ser un actor adulto.

—Esa es una de las razones por las que estoy tan agradecido con Edgar Wright: Baby El Aprendiz Del Crimen es parte de una transición. Pero por otro lado, estoy tan contento de trabajar que no siento que tenga que alejarme de Bajo la misma estrella. Fui muy feliz y me hace sentir muy orgulloso haber estado en ella. Y en el medio trabajé con Jason Reitman en Men, Women & Children o Neil Burger que me dirigió en DIvergente. Aún puedo hacer grandes proyectos aunque sean para un público más juvenil. Lo bueno de la audiencia joven es que vamos a crecer juntos: yo también todavía soy joven.

PELÍCULA.

A toda velocidad.

Hay que ver lo que filma Edgar Wright para darse cuenta de por qué se lo llama un visionario. Su trabajo de montaje, por ejemplo, extiende las posibilidades del recurso hasta donde nunca antes se había atrevido. Baby El Aprendiz Del Crimen no es la excepción. Ansel Elgort interpreta a Baby, un muchacho algo traumatizado y constantemente escuchando música que es el chófer estrella de una banda de atracadores de bancos liderados por el siniestro Doc (Kevin Spacey). Quiere librarse del trabajo, encamina una relación con una camarera Lily James y lidia con compinches tan desagradables como Bats (Jamie Foxx). Con una banda sonora que funciona como una tremenda playlist, Baby El Aprendiz Del Crimen es moderna y clásica al mismo tiempo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)