Crítica

En "Mi ex es un espía", una buena dupla no es suficiente para salvar al mundo

Mila Kunis y Kate McKinnon se convierten en peligrosas fugitivas en la nueva comedia de Hollywood

Imagen promocional de "Mi ex es un espía"
Vea el tráiler de "Mi ex es un espía"

Qué fácil que es reírse de los espías del cine. De su seriedad extrema, sus aparatos multipropósito, su capacidad inquebrantable de asesinar y seducir con la misma efectividad. Son casi superhéroes que en lugar de utilizar un disfraz portan un traje. Algunos hasta toman martinis.

Mi ex es un espía es una nueva producción de Hollywood que utiliza al mundo del espionaje para confeccionar una comedia de enredos. Y así como lo hizo unos años Spy: una espía despistada -donde una oficinista interpretada por Melissa McCarthy se convertía en una agente de inteligencia- Mi ex es un espía repite una fórmula similar, aunque con algunas modificaciones, en llevar un sapo a otro pozo.

Más que intentar salvar al mundo, los personajes de las protagonistas Mila Kunis y Kate McKinnon son dos personas que intentan salvar sus propios pellejos una vez que se ven envueltas en una conspiración internacional que involucra todo lo que se espera de una película con espías: un aparato con información valiosa (el objeto que todos los personajes buscarán); un traslado constante entre varias locaciones de Europa y hasta un grupo de villanos que hablan en inglés con acento ruso.

Más que explotar los ingredientes de una receta familiar, la directora y guionista Sussana Fogel deposita su confianza en su dupla estrella.
El dúo de Kunis y McKinnon funciona, pero no es suficiente para detener a Mi ex es en convertirse en una película más del montón. Disfrutable por momentos sí, pero con escenas superficiales y simplemente aburridas en su gran mayoría. 

Mientras que a Kunis le toca el papel de la desmotivada Audrey, McKinnon se queda con el rol Morgan (de apellido Freeman, uno de los tantos chistes sin sentido de la película), una amiga cuyo amor incondicional y extrañeza constante nunca son explicados. La actriz ya había construido un personaje similar en Cazafantasmas.

Hay secuencias de acción muy buenas (y sopresivamente sangrientas para una comedia) pero no mucho más. En este caso, lo mejor, es no aceptar la misión.

Ficha

Mi ex es un espía (★★☆☆☆)

Estados Unidos y Canadá, 2018. Dirección: Susanna Fogel. Guion: Susanna Fogel y David Iserson. Producción: Brian Gazer, Eriga Huggins y Tina Anderson. Elenco: Mila Kunis, Kate McKinnon, Justin Theroux, Sam Heughan, Hasan Minhaj, Mirjam Novak y Gillian Anderson. Música: Tyler Bates. Fotografía: Barry Peterson. Duración: 117 minutos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º