entrevista

“Solo me interesa tratar de ser feliz”

Ricardo Darín estuvo en Cannes para presentar su nueva película, "Todos lo saben" con Bardem y Penélope Cruz

Ricardo Darín
Ricardo Darín junto a Cruz, Bardem y Farhadi

Si Cannes es una acumulación casi infinita de proyecciones, eventos, negocios, fiestas y encuentros sociales para cualquiera de los 40.000 profesionales que cada año viajan al festival y al mercado que se desarrollan de forma simultánea en este enclave de la Costa Azul, para una figura como Ricardo Darín —protagonista con Penélope Cruz y Javier Bardem de la película de apertura, Todos lo saben, dirigida por el iraní Asghar Farhadi—, es una experiencia demencial. “Solo ayer di más de 60 entrevistas grupales a periodistas de los más diversos países. Siempre digo que es la última vez que vengo a Cannes y al año siguiente estoy de regreso; Florencia, mi esposa, se ríe cuando hago esas promesas”, afirma el actor, ya relajado y con cerveza en mano, durante la charla en el bar al aire libre del Martinez, el hotel más tradicional, bello y lujoso de la ciudad.

Pasaron casi 48 horas desde que Darín apareció en todas las fotos recorriendo la alfombra roja de la gala inaugural con Penélope y Javier (así los llaman todos por aquí) y Farhadi, pero él minimiza un poco semejante grado de exposición: “Fui como una especie de invitado de piedra porque lo que importa en Cannes es el director y el glamour, y ellos son individualmente y en pareja algo muy fuerte para los medios”.

El iraní Ashgar Farhadi, quien dirige "Todos lo saben" ganó dos Oscar con sus últimas dos películas: "Una separación" y "El viajante"

Todos lo saben es la primera película internacional de Farhadi y sigue el viaje de Laura (Cruz), que regresa con su familia desde Buenos Aires (Darín encarna a su marido) a su pueblo natal en España para una celebración entre vides ya que el negocio familiar es la viticultura: la boda de su hermana (Inma Cuesta). Pero la fiesta -en la que participa la antigua pareja de Laura (Bardem), que ahora sale con el personaje de Bárbara Lennie- estallará con un acontecimiento que cambiará la vida de los personajes. La película, que aun no tiene fecha de estreno local, fue filmada en España y es hablada en español.

—Si bien ya viniste varias veces a Cannes e incluso el año pasado estuviste como protagonista de La Cordillera, ¿no sentís que el hecho de que te hayan incluido en ese lugar en la alfombra roja es también un reconocimiento a tu carrera?

—Sí, tengo una buena relación con Cannes y con Thierry (Frémaux, su responsable), pero también fue una decisión de la producción. Son cuestiones de marketing, de protocolo. En el corte final varias de mis escenas más importantes quedaron afuera -algo que entiendo era necesario para priorizar el eje narrativo y de lo que no me quejo- así que en verdad terminé siendo un personaje importante, pero secundario.

—Fue muy emocionante verte preparándote para entrar en la alfombra roja junto al Chino, quien tiene su propia película (El Ángel, de Luis Ortega) en el festival. Que padre e hijo estén con un proyecto distinto en el principal festival del mundo no es de todos los días...

—Sí, y de hecho con Flor nos quedamos unos días más para acompañarlo cuando presente El Ángel. Estoy más emocionado por el Chino que por mí. No sé si hay muchos antecedentes de que un padre y un hijo, ambos actores, estén acá con películas distintas. Estoy feliz por él, porque está haciendo un camino propio, de una forma muy amable y auténtica.

—Casi todas tus escenas en Todos lo saben —muy intensas— son con Penélope Cruz, ¿cómo fue el trabajo con ella?

—Fue conmovedor. Es una actriz increíble. Nos citaban siempre a las 7 de la mañana en medio de la sierra y ella —que es madre de dos niños pequeños— no solo llegaba con toda la energía sino además con miles de ideas. Y las compartía conmigo a ver si me parecían bien. Con Asghar y ella cuidamos que cada frase, que cada palabra sonara a la perfección, teniendo en cuenta que su personaje es el de una española que vive hace varios años en Argentina.

Todos lo saben
Vea el trailer de "Todos lo saben" con  Darín, Penélope Cruz y Javier Bardem

—Siempre fue un poco menospreciada: que era bella, pero no demasiado talentosa; que no hablaba bien inglés para trabajar en Hollywood... Lo cierto es que lleva todo el peso de la película y está muy bien.

—Es un gran trabajo, se cargó toda la película en sus hombros. Desde el cierre del primer acto su personaje tiene una angustia tremenda que no decae hasta el final. Sin embargo, dentro de esa angustia, ella manejó múltiples matices, registros muy distintos.

—¿Y cómo fue la experiencia de filmar con Asghar?

—No me guío por los premios, tengo bastantes reparos con respecto a las cucardas. Sus trabajos me impactaron siempre por el tratamiento especial con los actores. Es un tipo obstinado y obsesivo en el mejor sentido de ambos términos. También es abierto, generoso, curioso, se permite el espacio de la consulta, tiene muy claro qué no quiere y puede permitirse alguna duda respecto de lo que en principio sí quiere. La verdad, es un maestro. Es un tipo joven que ha hecho de todo, tiene un impresionante camino recorrido. Se supone que todo el mundo espera mucho de uno porque las sabemos todas, pero con Farhadi íntimamente te das cuenta de que lo mejor que podés hacer es aprender. No hubo barrera idiomática. Las charlas proviniendo de culturas con parámetros tan distintos fueron generando un vínculo muy rico, abierto y generoso.

—Y eso que estuviste a punto de no hacer esta película...

—Cuando me ofrecen trabajar en Todos lo saben, fui a una reunión en un hotel de Madrid a la vuelta del Café de las Artes para decirle que no. Tratándose de una figura como Asghar, por respeto a su trayectoria, quise hacerlo en persona, no con un mensaje, que hubiese sido una grasada. Como sabía que no hablaba español fui con el Chino, que maneja muy bien el inglés (yo lo chapuceo y no quería correr el riesgo de darle una mala explicación). Me recibió con un abrazo, me habló de todas las películas mías que había analizado y eso me frenó un poco. Le expliqué que tenía un contrato firmado para hacer una gira de teatro por toda España para las mismas fechas del rodaje. Me preguntó qué obra era y cuando le dije Escenas de la vida conyugal, me confesó que se había dedicado al cine por esa película de Bergman. Me pidió ir a verme al teatro y me dijo: “Yo quiero que estés en la película y voy a lograr que la producción arregle las fechas”. Pensé que era por un pedido de Javier y Penélope, con quienes somos muy amigos y hace años buscamos un proyecto para trabajar juntos, pero el interés era suyo y genuino.

—En una entrevista que le hice hace unas horas a Farhadi habló maravillas no solo de tu trabajo sino también del cine argentino y, muy especialmente, del nivel de sus actores.

"No me guío por los premios, tengo bastantes reparos con respecto a las cucardas", dice Darín

—Sí, me dijo varias veces que quiere ir a filmar a la Argentina. También me repitió que yo tengo que dirigir porque poseo “una mirada especial” y cerca del final del rodaje me llamó para decirme que tiene una historia especial para mi, que está por terminarla y que me la va a regalar para que yo la dirija y la produzcamos juntos.

—¿Veremos entonces pronto a Darín como director?

—Eso sí me entusiasma. No solo por la propuesta de Asghar sino porque me quedé caliente con la dirección. La señal fue un proyecto muy complicado que lo hicimos con Martín Hodara por pedido de los productores y de la familia de Eduardo Mignogna. Pero reconozco que esa ambición sí la tengo para más adelante, creo que puedo aportar mi visión a una buena historia.

—Lo que se percibe en Cannes es que alcanzaste un nivel de reconocimiento que va más allá de Iberoamérica. ¿Coqueteás con la idea de ampliar el alcance de tu carrera?

—No, no lo tengo como fantasía, como ambición ni como meta por varios motivos. En principio, por camino recorrido y por edad. Y disfruto de mis proyectos, de lo particular, de una etapa más calma de la vida. No me interesa “explotar” como lógicamente le ocurre a los jóvenes con sus carreras. Me entusiasma encontrar buenas historias y buenos personajes. Lo demás escapa por completo al control de uno, así que he decidido no preocuparme. Solo me interesa disfrutar, tratar de ser feliz y aprender de los verdaderos maestros como Ashgar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º