ENTREVISTA

María Dioni, la uruguaya que asistió a Cuarón en la película "Roma" habló con El País

La segunda asistente de dirección de Alfonso Cuarón habló desde México sobre la premiada película 

Maria Dioni en la gala de los Directors Guild Award, donde la película Roma ganó el premio a la mejor dirección. Foto: María Dioni
Maria Dioni en la gala de los Directors Guild Award, donde la película "Roma" se llevó el premio a la mejor dirección. Foto: María Dioni

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Estamos muy contentos”, le dice desde México a El País, María Dioni, la uruguaya que fue parte del equipo de dirección de Roma, la película de Alfonso Cuarón que el domingo se llevó tres Oscar.

Si bien Dioni no subió al escenario del Teatro Dolby a recibir el premio junto a Cuarón, sí lo hizo el 2 de febrero cuando se le entregó a todo el equipo de dirección de la película Directors Guild Award, el DGA, o sea el premio del Sindicato de Directores, una de las escalas más importantes de la temporada de premios. Dioni fue la segunda asistente de dirección de Roma. Otro uruguayo, Sandino Saravia, fue uno de los productores de Roma.

En el currículum de Dioni figuran producciones de Hollywood como Punto de quiebre, Resident Evil 3: La extinción, Justo en la mira con Dennis Quaid y El matador con Pierce Brosnan. La de Cuarón es el primer proyecto premiado en el que participa.

—¿Cómo te sumas a Roma?

—A través de René Villareal, que es el primer asistente de dirección, yo fui la segunda asistente. A René lo vengo asistiendo desde hace varios años, comencé en 2004 a trabajar con él. A Roma entramos cuando se va el otro asistente, y tuvimos una semana de preparación para estar listos para filmar semejante monstruo. No era un trabajo para cualquiera. Fue horrible en el buen sentido porque fueron horas y horas de preparación, que el otro equipo de producción había estado tres meses armando.

—¿Qué hace un asistente de dirección en una película así?

—Qué no hace (risas). En pocas palabras, planeas la película y los tiempos. Te llega un guion y chequeas la locación y a los actores que se necesitan. Todo eso lo ponés en una página de guion y entonces haces un plan de trabajo acorde a la disponibilidad de los actores y locaciones. Es un teje y maneje bastante grande, porque además está producción y arte. Eso es la preparación, que lleva mucho tiempo. En set haces de contingencia de emergencia, dispones a los extras, chequeas que todo esté en hora y darle las herramientas al director para que todo esté listo.

Roma
Tráiler de la película "Roma"

—Todas las escenas de Roma están muy pensadas, como cuando Cleo (Yalitza Aparicio) está eligiendo cunas en un local, y afuera se arma un gran lío. ¿Cómo hicieron eso?

—Tuvieron ensayos de stunts, quien contrató a su gente. Eran unos 30 stunts que iban ensayando con los extras, quienes tenían que ensayar, si no no sale. Una vez que estaba todo preparado ensayábamos varias veces para después filmar, fueron muchas horas de preparación. Cada escena es un ensayo atrás de otro, como la escena del fuego.

— ¿Cómo es trabajar con Cuarón?

—Es muy difícil. Llevo más de 30 títulos entre películas, series y documentales. Y la segunda película más difícil fue Roma. La primera fue El libertador que se filmó en España y Venezuela, y la otra fue la de Cuarón.

—¿Cuáles eran las complicaciones?

—Tenía el guion, pero nadie más lo tenía. El 90 por ciento del equipo no lo sabía, y nadie podía saberlo porque estaba amenazada. Entonces se me acercaba el resto del crew y me decía, “María, ¿y mañana qué hacemos?”, y tenía que explicarles qué iba a pasar al día siguiente, que te lo da el guion, pero nadie lo tenía y se complicaba bastante. Fue complicadísima de hacer Roma, porque más allá de los actores hay mucho movimiento que no se ve.

Alfonso Cuarón y el equipo de dirección de Roma en los DGA. Foto: María Dioni
Alfonso Cuarón y el equipo de dirección de Roma en los DGA. Foto: María Dioni

—¿Se merecía el Oscar a la mejor película?

—Hay un trasfondo político detrás, porque llegar al podio cuando hay otras películas americanas, era difícil. Roma quiso subirse al podio y quedó en primera fila. Mi corazón está en Roma y me parece que se merecía ganar, pero hay un trasfondo político que, para mí, no le quisieron dar el Oscar a Netflix. Porque Roma es Roma gracias a Netflix, y eso es por Cuarón. Qué cabeza y qué talento para vendérselo a una empresa que no solo hace televisión, te la pasa en el cine y le mete 50 millones de dólares a la promoción. Muy inteligente es Cuarón.

—¿Haber trabajado en una película tan premiada, te abre las puertas a nuevos proyectos?

—Todo el mundo me felicita, pero no abre las puertas para nada. Llevo 20 años en esto y es difícil que algo así vuelva a pasar, y eso que he trabajado en películas que tienen más de 100 millones de dólares en presupuesto. Y que haya ganado Roma no abre puertas. Ahora estoy trabajando en una serie porque después del éxito de Luis Miguel: la serie, todos quieren algo similar. La serie en la que soy asistente de producción se llama Broncos, que es un grupo mexicano, que irá para el canal TNT y ya la estamos preparando.

viaje

De estudiar en Uruguay a asistir a Cuarón

¿Qué hace una uruguaya asistiendo a Cuarón en su película más personal e importante? Para responder esta interrogante hay que remontarse varios años. En 2001 Dioni estudiaba en la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático (la EMAD) por la mañana y en la Escuela de Cine de Cinemateca por las noches. “Fue el mejor momento de mi vida, junto al reconocimiento del DGA que por Roma”, diceDioni.

Su carrera comenzó en Uruguay trabajando en un corto de Rodrigo Pla. “Ahí me enteré que había más trabajo en México, y me fui. Junté mi dinero, me vine y al cuarto trabajo me dieron trabajo en arte, y me quedé”, dice la uruguaya.

Así se fue metiendo, comenzando desde abajo. Trabajó en arte, una semana en sonido (“no aguanté más”, dice) y cinco años en fotografía como asistente de cámara. Cuando se dio la posibilidad, fue asistente de dirección para una película de Estados Unidos que protagonizó Pierce Brosnan, El Matador (dirigida por Richard Shepard). Y ahí sí se sentó frente a la computadora y empezó a escribir su currículum.

“Como tenía muy poca experiencia, comencé a inventar películas, porque ¿quién me va a contratar sin experiencia? Inventé 10 películas, una en Argentina, otra en Brasil y Chile, y me hice un currículum de asistente de dirección espectacular. Porque yo confiaba en mí, pero nadie más iba a confiar en mí con un currículum de asistente de fotografía”. Así llegó a la entrevista, donde le dijeron que en dos semanas le daban una respuesta. “¡Qué me van a llamar si no tengo experiencia!; pensé. Esa fue mi primera gran película”, recuerda

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)