Marvel

Manual para entender un imperio

Momentos que desentrañan el mundo Marvel, incluyendo la destrucción de Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El sello se creó en 1939 con Namor y la Antorcha Humana.

Timely. En octubre de 1939, Martin Goodman, un editor de 31 años, se independizó para fundar Timely, su propia editorial de historietas. La primera revista se llamó Marvel Comics (marzo 1940), con las aventuras de La Antorcha Humana y Namor, el hombre submarino.

Capitán América: Fue creado por Timely en 1941 como parte de una necesidad propagandística durante la Segunda Guerra Mundial. Se convirtió en el personaje más exitoso de estos primeros años editoriales.

Stanley Lieber. Así se llamaba un muchacho de 17 años, escritor aficionado y pariente cercano de Goodman. En 1940, su tío y jefe lo contrató para escribir guiones. Como no quería manchar su nombre, guardado para su futura carrera literaria, inventó el pseudónimo que lo haría mundialmente famoso: Stan Lee.

"El Rey". Era el apodo de Jack Kirby, extraordinario dibujante que entró a trabajar a Timely en 1940, creando al Capitán América. Durante la década de 1960, la dupla junto a Stan Lee sería responsable de la creación de prácticamente todo el "Universo Marvel". Falleció en 1994 y se le considera el artista más grande del cómic estadounidense.

La edad de plata. Se le llama a la década de 1960 en la industria del cómic estadounidense, marcada por el cambio de nombre de Timely a Marvel. Comienza en noviembre de 1962 con la aparición del número 1 de Los 4 Fantásticos del dúo Lee/Kirby.

El Hombre Araña. El personaje más popular y exitoso de Marvel debuta en agosto de 1962. Creado por Lee con arte de Steve Ditko, el héroe marca una revolución absoluta. Por primera vez un adolescente protagoniza un cómic y por primera vez aparece un superhéroe con problemas reales. Peter Parker no es ni un millonario ni un extraterrestre, sino un muchacho de 17 años con problemas familiares, amorosos y económicos. Cualquier lector podía ser como él.

"Los Vengadores". El título aparece en septiembre de 1963 como respuesta a La Liga de la Justicia de la editorial rival (DC Comics) y reunía a las principales estrellas Marvel: Iron Man, Thor, Hulk, Hombre Hormiga y la Avispa. A los pocos números, Hulk abandona el grupo y es reemplazado por el Capitán América, que resucita tras ser encontrado congelado en el Ártico.

Derechos de autor. Antes de Marvel los autores de las tiras estadounidenses eran más bien anónimos. Solo importaban los personajes y las revistas. Stan Lee fue pionero en lo de dar crédito al artista. Así, Jack Kirby, John Romita, Steve Ditko, él mismo y un largo etcétera se convirtieron en estrellas tan relevantes como sus creaciones. Esto fue clave para las futuras ganancias por concepto de derecho de autor.

El método Marvel. Durante la década de los 60, Stan Lee fue el creador y guionista de todos los títulos y colecciones que publicaba Marvel. Para lograrlo patentó el llamado método Marvel. En lugar de gastar días en un guión, escribía una sinopsis de una página, se la pasaba a un dibujante que interpretaba a su antojo esa sinopsis y luego él agregaba los textos.

"X-Men". Presentados en septiembre de 1963, los X-Men surgen como un espejo a las tensiones raciales en Estados Unidos. El héroe, Charles Xavier, era Martin Luther King; el antihéroe, Magneto, Malcolm X, y los mutantes, una manera de llamar a latinos y afroamericanos. Fue un desastre de ventas. Sin embargo su relanzamiento en 1975, con el personaje de Wolverine a la cabeza, catapultó el título como el más rentable de la editorial.

Minorías raciales. Marvel fue pionera al introducir personajes que representaran a los afroamericanos: Pantera Negra y Halcón, dentro de Los Vengadores, Storm en los X-Men y el cazavampiros Blade, además de Luke Cage. Por primera vez los afroamericanos tenían sus enmascarados superpoderosos. Judíos (Magneto), gitanos (Scarlet Witch) y asiáticos (Sunfire) también tuvieron su espacio en la editorial.

Marca registrada. En 1981 la palabra "superhéroe" fue registrada en copropiedad intelectual por Marvel y DC Comics. Nadie fuera de estas dos editoriales puede usar el término y, de hecho, si usted inventa un superhéroe, puede arriesgar demanda.

La generación Image. En 1991, Marvel decidió relanzar The Uncanny X-Men como simplemente X-Men , con dibujos de un joven Jim Lee. Hizo lo mismo con Spider-Man dándole el Spider-Man#1 (sin el "Amazing") al también joven Todd McFarlane. Arrasaron en ventas, más de un millón de ejemplares cada uno; Lee y McFarlane se transformaron en superestrellas y decidieron que no necesitaban a Marvel. Emigraron para crear Image Comics, una editorial sin editores y sin guionistas, donde los dibujantes hacían todo.

La quiebra. El 27 de diciembre de 1996, Marvel se declaró en quiebra. A pesar de las buenas ventas y de los éxitos conseguidos en la década de 1990, malas inversiones de los dueños, pésimas políticas de distribución y líos sindicales mandaron a la casa de las ideas a la bancarrota. En el entreacto vendieron los derechos fílmicos de El Hombre Araña, Los 4 Fantásticos y X-Men a precios irrisorios, e incluso estuvieron a punto de entregar esos mismos personajes a DC Comics, hasta que la juguetera ToyBiz tiró un salvavidas a la piscina. Fue el inicio del renacimiento.

Blade. Era una maldición, las películas basadas en personajes de Marvel eran horrorosas. Todo eso cambió en 1998 con el estreno de Blade, protagonizada por Wesley Snipes. Primera película Marvel que no dio vergüenza y resultó un éxito de taquilla. Sin Blade no habrían ni X-Men, ni Iron Man, ni todo lo que vino después.

Marvel Studios. Aunque existía desde 1990, fue en 2008 cuando la división cinematográfica de Marvel debutó a lo grande con el estreno de Iron Man, película que gatilló un proyecto mayor e inédito en la historia del cine: la construcción de un universo cohesionado a imagen de lo que sucedía en los cómics.

Disney. Cuatro mil millones de dólares pagó la casa del Ratón Mickey en agosto de 2009 por la propiedad de Marvel. Se inició así una nueva etapa para la editorial de Stan Lee, solo comparable a la "edad de plata". Si entonces Marvel cambió al cómic para siempre, ahora está cambiando al cine-espectáculo. Tras esta fusión, Marvel Studios es conocida como Marvel-Disney.

Uruguay. De acuerdo al sitio más o menos oficial, Marvel Wikia, Uruguay tiene una mención en una historieta de Marvel, Spider-Man No More. Allí, en medio de una guerra entre Uruguay y Argentina y cuando los argentinos están por invadirnos, Tony Stark descubre con un Iron Man drone, un barco con una bomba nuclear. No puede hacer nada para evitar que detone cerca de Montevideo matando a unas 300.000 personas, aunque se estima que morirán el doble por la radiación. La idea del Club Kratos, que fueron los que pusieron la bomba, era crear un caos en los mercados financieros y así adueñarse del mundo. La historia es de octubre de 2011.

"El Hombre Araña" regresa a casa (bueno, casi): El 10 de febrero, Marvel anunció un trato con Sony, dueños de los derechos fílmicos de Spider-Man, que permitirá el uso del personaje en las películas producidas por Marvel-Disney. Spider, con un nuevo actor en el rol (aún no confirmado) debutará en la película Capitán América: Guerra Civil (mayo 2016), para luego pasar a integrar Los Vengadores en 2017.

Plumas uruguayas entre superhéroes

Por lo menos tres artistas uruguayos trabajaron o trabajan para las historietas Marvel. El más conocido de todos fue Eduardo Barreto quien fue ilustrador del sello entre 1979 y 2006. Su arte se puede ver en revistas de Capitán América, Iron Man, Marvel Team Up (todas con el Hombre Araña), entre otros ejemplares de Marvel. Barreto, que murió en 2011, también publicó en DC Comics, Dark Horse y Archie Comics.

Otro artista uruguayo vinculado al sello de Stan Lee es Richard Bennett quien en la década de 1990 fue free lance para Marvel. Participó en varios X-Men y Cuatro fantásticos. En los últimos años se ha dedicado a los story boards cinematográficos trabajando para David Fincher en Zodíaco y El extraño caso de Benjamin Button, y en varias producciones de Marvel. Otro es Ignacio Calero que dibujó algún episodio de Capitán América y que también ha trabajado para DC Comics.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados