Regreso

El monstruo de los 80 está de vuelta

Hoy se estrena la nueva versión de "Depredador", un clásico de hace 30 años en una tendencia creciente

Imagen promocional de "El Depredador"
"Depredador: la cacería ha evolucionado"

Quizás sea porque las nuevas generaciones no la vivieron pero la década de 1980 se ha vuelto una referencia ineludible en el mundo del espectáculo. El estreno hoy de una nueva versión de Depredador (titulada localmente como Depredador: la cacería ha evolucionado) se suma a esa tendencia inevitable en el cine de Hollywood.

Habría que sumarle en los últimos, cosas tan disímiles como el tono nostalgioso de la serie Stranger Things, las reversiones ya vistas de Baywatch, la traslación femenina de Los cazafantasmas It, la nueva visita a Dinastía o las anunciadas remakes de Historias asombrosas, Scarface, de dos películas de John Carpenter (Fuga de Nueva York y Rescate del Barrio Chino), Pesadilla en lo profundo de la noche con Kevin Bacon como Freddy Krueger y Splash con Channing Tatum como un “sireno”.

Y también son un poco ochenta los excesos de cosas como Megalodón y las referencias culturales de, por ejemplo, Deadpool.

A eso uno podría sumar que Donald Trump, un producto de la avaricia propia de aquella década, sea el presidente de Estados Unidos o que Bill Cosby esté en los titulares aunque por razones bien diferentes a las del éxito de su programa de televisión. Algunas tendencias de la moda, además, son una suerte de dejà vu para los que pudimos sobrevivir el exceso de hombreras y colores flúo de aquellos años.

No está claro qué extraño hechizo tienen esos años que, de antemano, parecerían tan distintos a eso. Pero las modas y eso de que todo lo viejo siempre vuelve a ser nuevo, es un terreno muchas veces difícil de explicar. Es un poco de nostalgia prestada, quizás.

Depredador: la cacería ha evolucionado, la dirige por Shane Black, que escribió un clásico como Arma mortal (y dos exitazos como El último boy scout y El último héroe de acción) y actuó en la primera Depredador, dos datos curiosos y a la vez reveladores. El guion acá lo escribió con un viejo socio, Fred Dekker, que en aquellos años dirigió clásicos coyunturales como House: la casa del espanto y Espía por error. Esto es puro 80.

“Quería volver en el tiempo con esta película”, explicó Black (quien en la original era el primer soldado en ser asesinado por el monstruo galáctico). “Me acerqué a la película como si hubiera sido filmada allá por la década de 1980: quería hacer una película de guerra de los 80 y agregar después los efectos especiales de los disparos”.

La película, además, retoma la historia donde dejaron las dos primeras, obviándose los aportes de Depredadores y las dos Alien vs. Depredador que tenía el mérito de bastardear dos franquicias simultáneamente.

El director Shane Black junto al elenco de "El Depredador"
Vea el tráiler de "Depredador: la cacería ha evolucionado", una revisita a un clásico

La primera es de 1987 y era pura testosterona ochentera: estaba Arnold Schwarzenegger y la dirigía John McTiernan, el de Duro de matar.

Era una combinación de muchos géneros de acción y de terror con un comando estadounidense que se cruza en una selva latinoamericana con un monstruo del espacio exterior, al que, justicieramente bautizan como Depredador. Ese combate generaba buenas escenas de acción y algunas muertes gore, un elemento que en esta nueva reencarnación está bastante exagerado. En 1990, tuvo una segunda parte que tampoco estaba tan mal dirigida por el más artesanal Stephen Hopkins y con Danny Glover como el improbable Van Helsing de estos monstruos metálicos, babosos y asesinos.

“Cuando hacés una película de Depredador, una de las cosas en las que primero tenés que pensar es en los fans, porque nunca vas a hacer algo que sea tan bueno e impactante como la primera”, le dijo Black a la agencia Europa Press. Esta nueva versión fue la película más vista en su primer fin de semana en Estados Unidos.

Además de guionista y actor de reparto, Black ha dirigido tres películas más o menos exitosas y que lo mostraron como un director capaz de congeniar varios géneros. Fueron Entre besos y tiros, la divertida Iron Man 3 y Dos tipos peligrosos, una comedia policial con Russell Crowe y Ryan Gosling que se estrenó hace un par de años y pasó bastante desapercibida; se puede ver en Netflix como Two Nice Guys.

La historia de Depredador: la cacería ha evolucionado ubica la acción en estos tiempos, cuando otro comando estadounidense se cruza con otro bicho de rastas que, como se insiste, es más un cazador deportivo que un verdadero depredador. Ahora, además, nos enteramos que en realidad somos el campo de batalla de una guerra intergeneracional entre depredadores y que quizás los que vinieron en la década de 1980 no eran tan malos como se suponía, sino que no se supieron explicar.

“Los depredadores han estado visitando la Tierra desde hace mucho tiempo y quiero explicar por qué”, le dijo Black al sitio iHorror. “Son obviamente cazadores, guerreros pero también tienen una tecnología fantástica, así que el planeta depredador debe estar habitado por científicos y guerreros. No tenemos la habilidad para construir naves interestelares, así que el planeta depredador debe tener una suerte de think tank. Desde la perspectiva de la Tierra hay muchas oportunidades tecnológicas”.

El periplo incluye un niño amenazado, una pandilla de lunáticos y una actitud belicista que, mismo parece heredada directamente de los tiempos de la primera de la saga. Obviamente que queda la puerta abierta para una segunda parte. Y ese es otro invento de la década de 1980 al que nos hemos terminado por acostumbrar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)