Cinemateca inicia hoy una revisión del cine portugués

Dos maestros de un cine poco visto en Uruguay

Comienza hoy en Sala Cinemateca, y se extenderá hasta el martes 24, una muestra del más reciente cine portugués. La programación está integrada por nueve largos y un corto O Velho de Restelo (2014), la despedida del cine y de la vida del veteranísimo maestro Manoel de Oliveira.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ventura: el arquetípico antihéroe de "Cavalho Dinheiro".

Rodado con 106 años, y muy poco antes de su muerte, el corto de Oliveira reúne a Luis de Camões, Camilo Castelo Branco, Teixeira de Pascoaes y el Quijote, quienes dialogan sobre glorias y derrotas, sobre el vacío y la alienación, y sobre la incertidumbre del futuro humano.

Para marcar la variedad de la programación alcanzan dos nombres: por un lado el del veteranísimo Oliveira, por otro el del polémico postmoderno Pedro Costa, de quien se verá Cavalo dinheiro (2014), donde el reiterado personaje Ventura, fetiche de su cine, recorre las habitaciones, pasillos y ascensores de lo que parece ser un hospital en ruinas y escucha los susurros de los fantasmas de su pasado. Debilitado y tembloroso, el personaje (símbolo de una Europa o una humanidad en crisis) ya no puede distinguir entre la realidad y la imaginación, el sueño y la vigilia, los vivos y los muertos.

Entre ambos extremos, y en horarios que cruzan títulos durante los seis días de programación (ver cartelera) hay otros puntos de interés. Uno de ellos puede ser Os Maias (2014), una adaptación de la clásica novela naturalista de Eça de Queirós, que retrató con espíritu balzaciano o zolesco la sociedad portuguesa del siglo XIX (el libro fue publicado por primera vez en 1888). La inspiración en novelas clásicas es un rasgo característico del cine de Botelho (tiene una interesante adaptación de Tiempos difíciles de Dickens rodada en 1988), y se ha señalado que esta vez su puesta en escena busca acentuar el artificio, apelando a recursos pictóricos para dar una especial preeminencia al texto literario.

Si una zona del cine portugués viene de la literatura, hay en otra una fuerte conexión con el documental.

La muestra incluye por ejemplo Ra- bo de Peixe (2003-15) de Joaquim Pinto y Nuno Leonel, sobre los cambios en una comunidad pesquera; A Toca do Lobo (2015) de Catarina Mourão, donde la directora, nieta del escritor Tomaz de Figueiredo, indaga en documentos y viejos materiales fílmicos para retratar a su famoso abuelo.

También va Alentejo, Alentejo (2014), de Sérgio Tréfaut, que explora el universo musical del Cante; o Volta a Terra (2014) de João Pedro Plácido, sobre una comunidad campesina en extinción. Una de las propuestas más radicales puede ser Pã, Não Chores Não (2011-2014), tres cortos muy vanguardistas del joven Gabriel Abrantes, que cuestiona varias glorias nacionales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados