entrevista

Lucía Garibaldi: "No me esperaba lo de Sundance"

Este lunes, la directora y guionista Lucía Garibaldi estrenará "Los tiburones", su ópera prima en el presitgioso festival Sundance

Lucía Garibaldi. Foto: Difusión
Lucía Garibaldi estrena "Los tiburones" en Sundance. Foto: Difusión

Los tiburones, la ópera prima de Lucía Garibaldi, está por hacer historia: será la primera ficción uruguaya en ser estrenada en Sundance, el festival de cine independiente más prestigioso de Estados Unidos. El País habló con Garibaldi sobre la película, que en abril se estrenará en Uruguay.

Este lunes se estrena tu primera película, Los tiburones, en Sundance, el festival de cine independiente más importante de Estados Unidos. ¿Cómo te tomaste la noticia?

Ya cuando quedamos en el festival de San Sebastián no lo podíamos creer. Cuando después ganamos los dos premios del festival todo se sobredimensionó. A raíz de todo esto se generó un interés en la película y ahí apareció Sundance, que es algo increíble y que no me lo esperaba, pero que es muy bienvenido.

—Grandes películas como Pequeña Miss Sunshine, Sexo, mentiras y videos y Psicópata americana se estrenaron en Sundance. ¿Ya estabas familiarizada con el festival?

—Sí. Cuando me enteré que había salido lo de Sundance empecé a googlear y me di cuenta de que eran las películas que veía siempre; esas películas independientes americanas que se zafan un poquito de lo predecible. Yo soy muy fanática de Psicópata americano, Llámame por mi nombre y Antes del atardecer y cuando vi que se estrenaron ahí fue increíble. Eso me mete un poco de presión y me avergüenza un poco (risas).

—¿Cómo podrías definir el argumento de Los tiburones?

—(Piensa) La película muestra los días en la vida de Rosina (Romina Bentancur), una adolescente que está trabajando con su padre en Piriápolis y retrata un poco su entorno, su relación con la familia y un poco el despertar sexual. El foco está puesto en cómo el personaje reacciona ante esos momentos en que tiene que tomar una decisión. La película se basa en ese momento tan particular de la vida de alguien; me quedó en la retina y en el cuerpo esa sensación tan rara de ser adolescente.

—¿También se retrata esa rara sensación de hacer tantas cosas por primera vez?

—Exacto, la adolescencia tiene eso de hacer todo por primera vez todo el tiempo, y de sentirse raro siempre. Es un momento de actuar rápido, entreverado y mal. En Los tiburones también hay mucho humor, incluso se podría decir que termina siendo una comedia, porque tiene que ver con la atracción de hacer lo malo y manipular al otro. En el personaje de Rosina hay un costado que la hace un poco villana.

—En el argumento de la película también es muy importante el momento en que conoce a Joselo (Federico Morosini), un pescador más grande que Rosina.

—Exacto. Cuando conoce a Joselo empieza a sentir una atracción y una fijación con él. Seguro que no es amor, sino que es una pulsación, entonces lo empieza a seguir sin medir nada y hace cosas raras. Es que cuando somos adolescentes somos así; quise mostrar las partes incómodas de la vida.

"En 'Los tiburones' quise mostrar las partes incómodas de la vida"

Lucía Garibaldi. Foto: Difusión
Lucía GaribaldiDirectora y guionista

—¿Cómo te contactaste con Romina Bentancur para la película?

—Hice una casting donde vi a unas 50 chicas, y ella fue la que más me interesó. Cuando la vi en persona y vi cómo era su cuerpo y su voz, me di cuenta de que era ella. Fue como un amor a primera vista. Ella no es actriz, sino que iba a clases de teatro en el liceo. Eso me interesaba porque este personaje lo requería: Rosina tenía que tener algo muy puro y muy real en su apariencia y en su forma de moverse. Ella se manejó muy bien con la actuación y con el rodaje; en algunos momentos fue la más madura, y eso que era la más chica.

—¿Y con Fede Morosini?

—Lo vi en el videoclip de “Jordan”, de Eté y Los Problems, me había quedado medio hipnotizada por sus ojos claros, su cara, su pelo y su voz. Creo que en conjunto con Romi había algo que me cerraba, ellos dos juntos generaban algo medio inquietante. Se generó una complicidad entre los tres que hizo que tengamos confianza entre todos y lleguemos al rodaje con soltura.

—En 2017 dirigiste el videoclip de “Antenas Rubias” de Buenos Muchachos. ¿Cómo fue la experiencia?

—Soy fanática de los Buenos.Un día me contactaron para hacer el video y me ofrecieron hacer lo que quiera. Fue increíble la confianza que me dieron. Se me ocurrió hacer esa demencia y no sabíamos cómo iba a quedar; Siempre es así lo que hago: es muy fino el límite entre un desastre y algo bueno.

—¿Durante la filmación de Los tiburones también te diste esa libertad?

—Sí, me la jugué muchísimo. Es el momento para probar cosas porque tenés una cámara carísima y no sabés cuándo vas a volver a agarrarla. Me solté y hay varias locuras con lentes que deforman la imagen y cámaras lentas que se escapan de lo narrativo tradicional.

—Esta es tu primera película, pero ya habías filmado lo cortos Colchones y Mojarra, que fueron premiados. ¿Cómo evaluás ese cambio?

—Siempre quise hacer películas porque es lo que me gusta; los cortos no me gustan pero los tenés que hacer para que te conozcan y aprender a filmar y a dirigir. Los cortos son un arte difícil: puede haber una buena idea o una buena vuelta de tuerca, pero en realidad no terminás de sentir algo en ese tiempo. Yo quiero sentir algo cuando veo cine y quiero que la historia te cautive.

lucía garibaldi
Lucía Garibaldi. Foto: Difusión
Joven y premiada
Edad:32 años.
Ocupación:Directora y guionista
Nació en:Montevideo

Lucía Garibaldi es egresada de la Escuela de Cine del Uruguay y dos de sus cortos, Colchones (2009) y Mojarras (2011), fueron elegidos como elegido como Mejor Cortometraje Nacional en el Festival de La Pedrera. Además, Garibaldi dirigió el videoclip de “Antenas rubias” de Buenos Muchachos. Los tiburones es su primer largometraje y el año pasado recibió dos premios en el prestigioso festival español de San Sebastián.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)