CINE

Una lucha por amor que logró cambiar las leyes

Mañana se estrena el film De ahora y para siempre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Moore y Page hacen de una pareja con 19 años de diferencia. Foto: Difusión.

julianne Moore ha interpretado a mujeres gay (Mi Familia), enfermas (Siempre Alice) y reales (Game Change). En su última película, De ahora y para siempre, que se estrena mañana en Uruguay, ella hace todo lo anterior. En este film Moore hace gala de su don para los roles dramáticos, y realiza un sólido trabajo en la piel de una mujer por momentos feliz, por otros dolorida, enamorada, enferma y enojada.

Inspirada en un corto documental con el mismo nombre, la película cuenta la historia de Laurel Hester (a quien interpreta Moore), una detective del condado de Ocean en Nueva Jersey, Estados Unidos, a la que le diagnostican cáncer de pulmón en su cuarta etapa. Al enterarse de su prognosis, Hester decide luchar para que su novia —querían casarse pero no podían, por lo que tenían un estado similar al concubinato uruguayo—, Stacie Andree (Ellen Page), reciba la pensión correspondiente. Sin embargo, la Junta del condado se lo niega.

Ahí comienza una lucha por que las parejas del mismo sexo obtengan los mismos beneficios legales que las heterosexuales, lo que luego se extiende a todo el país. Allí los medios comenzaron a prestarle atención al caso, y se involucraron activistas LGBT: la lucha de Laurel y Stacie dejó de ser solamente de ellas. A la pareja se le une Steven Goldstein, un abogado judío y gay, que se compromete con su causa.

Desde que Moore interpretó a la pareja de Annette Bening en Mi Familia, en 2010, Estados Unidos cambió: la Suprema Corte de Justicia legalizó el matrimonio del mismo sexo, lo que le hubiese concedido los beneficios que solicitaba la pareja retratada en De ahora y para siempre. Seguramente casos como el de Laurel y Stacie hayan contribuido con la decisión.

"Cuando se conoció el veredicto de la Suprema Corte de Justicia, fue un momento de alivio porque cambiamos como cultura", dijo Moore en el estreno en EE.UU. Cuando le preguntaron si hay alguna diferencia entre interpretar a un personaje al que le gustan las mujeres o los hombres respondió: "Las mujeres huelen mejor".

De ahora y para siempre es la primera vez que Page interpreta a un personaje gay, dos años después de haberse declarado homosexual. "Me comprometí con esta película cuando tenía 21 y me escondía mucho en ese momento", dijo la actriz, que ahora tiene 28. "Jamás me hubiese imaginado hacer De ahora y para siempre sin antes salir del clóset", afirmó. Page llegó a la premiere junto a su novia, Samantha Thomas.

La Stacie Andree real no asistió al estreno estadounidense, abrumada por la premiere en el Toronto International Film Festival. Pero algunos de personajes de la historia sí lo hicieron, como Steven Goldstein (interpretado por Steve Carell, que cumple la función de alivio cómico en una película que sin él sería devastadora) y Dane Wells (a quien encarna Michael Shannon), el compañero de trabajo de Hester en la Policía.

Wells, que llevó a su madre de 85 años al estreno, confesó que ver su vida real en la pantalla ha sido emotivo. "Como hombre heterosexual no tengo permitido tener sentimientos, especialmente en público. Por eso mantengo la compostura hasta llegar a casa, ahí exploto", aseguró.

Wells tiene todo los motivos para llorar: De ahora y para siempre, es una película profundamente conmovedora que toca los temas más difíciles que tiene que afrontar la sociedad estadounidense y los países desarrollados en general, que son la discriminación, la lucha por los derechos LGBT y las enfermedades terminales. Tal vez, lo único reprochable en esta película con un mensaje político tan interesante, es que se queda corta a la ahora de desarrollar los personajes, mostrándolos de forma superficial. Por lo demás, hace un muy buen trabajo. Es emocionante, triste a veces, divertida en otros momentos, e invita a la reflexión.

El documental que la inspiró.

De ahora y para siempre se inspiró en un documental con el mismo nombre en inglés que la película, Freeheld, estrenado en 2007. Con una duración de 40 minutos, el film sigue a Laurel Hester y Stacie Andree en su lucha contra la Junta del condado de Ocean. Freeheld fue realizado por la directora estadounidense Cynthia Wade, que al conocer la historia de las dos mujeres viajó a Nueva Jersey dejando a su esposo y sus dos hijos por 10 semanas para instalarse en la casa de ellas. Así Wade capturó el sufrimiento y la lucha de Hester y Andree. El corto documental ganó un Oscar en 2008.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados