TELEVISIÓN

Lemony Snicket, una historia rara para niños

Netflix estrenó la serie protagonizada por Neil Patrick Harris.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Neil Patrick Harris es el malvado Conde Olaf en la serie de Netflix. Foto: Netflix

Entre 1999 y 2009 Lemony Snicket (seudónimo del escritor Daniel Handler) publicó trece libros para niños bajo el título Una serie de eventos desafortunados. Una saga infantil que quedó marginada por otras sagas literarias como Harry Potter, que se publicó en tiempo.

El joven mago no impidió que esta saga consiguiera lectores, quienes encontraron en los personajes y su historia, un lugar distinto, más lúgubre, absurdo y divertido.

Los libros, y la serie, cuentan las desventuras de los protagonistas, los Baudelaire, Violet, Klaus y Sunny, tres niños que perdieron su hogar, y aparentemente a sus padres, en un misterioso incendio. Solos y sin nadie que los ampare terminan al cuidado de un excéntrico actor, el Conde Olaf, quien intentará por varios medios (los permitidos y los otros también), quedarse con la enorme fortuna que los niños heredaron.

Se trata de una historia que se llevó a la gran pantalla en 2004 con Jim Carrey interpretando al Conde Olaf, junto a una variedad de actores conocidos como Meryl Streep y Jude Law.

Si la película era un resumen de los primeros tres libros, la serie de Netflix se toma las cosas con más calma. Esta primera temporada consta de ocho episodios de una hora que abarcan los primeros cuatro libros de la saga, dos episodios por libro, por lo que serán tres temporadas para finalizar la historia de los Baudelaire.

"Si les interesan las historias con finales felices, entonces les convendría ver otra cosa" anuncia al inicio el narrador, Lemony Snicket (Patrick Warburton). Es que la saga cuenta justamente esa sucesión de infortunios que viven estos tres niños inocentes e ingeniosos que parecen salidos de una película de Wes Anderson y vecinos de Tim Burton.

Con una estética que recuerda el expresionismo alemán, la serie consigue crear un mundo retorcido gracias al diseño de producción de Bo Welch, colaborador de varias películas de Burton y Barry Sonnenfeld, quien creó y dirigió esta serie.

El otro punto fuerte es el actor Neil Patrick Harris, quien hace gala de su histrionismo para personificar a este singular villano. Un personaje caricaturesco que se asemeja a el Coyote que persigue incansable al Correcaminos. De hecho, tienen la misma tenacidad y perseverancia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)