Con 60 años recién cumplidos, el actor regresa en varios films

Kevin Costner: "No sé si sigo siendo relevante"

A sus 60 años recién cumplidos y en plena resurrección artística, Kevin Costner sostiene que está más seguro que nunca de sus ideas y sentimientos, pero no tiene tan claro que siga siendo una personalidad "relevante" o "importante" en el Hollywood actual.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
De galán y gran estrella a actor y director con múltiples proyectos entre manos. Foto: AFP

"Me pregunto a mí mismo si soy relevante. Si acaso soy un actor importante. ¿Le importa a la gente lo que hago? No lo tengo claro, la verdad. Tengo mis dudas. Esa es mi lucha", dijo el ganador de dos Oscar por Danza con lobos (1990).

Costner muestra esa incertidumbre tras comprobar que su reciente trabajo, el drama racial Black or white, no funcionó como esperaba en la taquilla, especialmente después de que el propio artista invirtiera su propio dinero —nueve millones de dólares— para que el film saliera adelante. Pero ahora tiene ante sí la oportunidad de dar la vuelta a la situación con McFarland, USA.

Se trata de una película basada en hechos reales, de estreno el próximo día 20, en la que un grupo de jóvenes trabajadores del campo forman un equipo de "cross-country" bajo la dirección del entrenador Jim White (Costner), recién llegado junto a su familia a un pueblo californiano predominantemente latino. "La historia me emocionó. Crecí con chicos como éstos", explicó Costner.

"Me decanto"—agregó— "por guiones que me conmueven. Puede que no sean temas de moda o que vayan a hacer mucho dinero, pero creo que son cosas que importan a la gente. Ojalá los padres muestren esta película a sus hijos. Ese será el verdadero éxito".

El actor, uno de los iconos del cine estadounidense de las últimas décadas, muestra así su respaldo a la comunidad latina y no teme mandar un mensaje de apoyo hacia una eventual reforma migratoria en el país. "Mi perspectiva es que Estados Unidos se construyó en base a la inmigración", afirmó.

Hablar de su país es una de las grandes pasiones de Costner, ya sea desde una óptica grandilocuente —Danza con lobos, o JFK, son ejemplos paradigmáticos de esa óptica en la trayectoria de Costner— o con una mirada más íntima a dramas humanos, como El campo de los sueños o esta nueva película, el caso de McFarland, USA.

"Para mí, era importante reparar en los trabajadores del campo, en aquellos que llevan la comida a nuestras mesas. Nadie les presta suficiente atención. Y son personas que se pasan el día encorvados y sin dejar de trabajar, llueva o haga un calor sofocante", sostuvo el actor. "Esas personas tienen sueños. Puede que no los vayan a alcanzar, pero si trabajan duro, confían en que sus hijos sí lo logren. Eso para mí es muy noble. Es muy estadounidense".

Las segundas oportunidades y las reinvenciones también lo son, como bien sabe el propio Costner. Durante más de una década, Costner decidió prestar más atención a su familia y rodar pequeñas películas, al margen de los grandes estudios y sus esquemas de trabajo más exigentes.

Ahora disfruta de un regreso por todo lo alto desde Hatfields & McCoys (2012), un enorme éxito de audiencia que además le granjeó un Globo de Oro y un Emmy como actor.

Después le siguieron papeles en El hombre de acero, Jack Ryan: Operación sombra y Tres días para morir, que convencieron a crítica y público.

"Me están llegando grandes críticas. Lo cierto es que me esfuerzo mucho siempre. No sé qué es lo que marca la diferencia", manifestó, "pero siempre trato de ser la persona que interpreto".

Además, Costner confesó que desea volver a dirigir —"me queda algún western adentro de mí"— y que presta poca atención a los triunfos pasados de su carrera.

"No me regocijo pensando en lo qué he hecho ni en quién me he convertido, porque las películas son una parte muy pequeña de mi vida. El cine que hago ahora lo disfruto tanto como el que hice en su día", aseguró. Ahora, concluyó, "sigo trabajando tan duro como puedo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados