GUÍA DE CINE PARA EL FIN DE SEMANA

Los juegos de la guerra más fea

En Netflix se emite Beast of No Nation sobre niños soldados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Idris Elba en un papel de verdadero villano.

A Cary Joji Fukunaga le bastó haber dirigido toda una temporada de True Detective, una de esas serie-eventos que todo el mundo parece haber visto, para que su última película sea esperada con la ansiedad con la que se aguarda la obra de un gran maestro.

Beasts of No Nation, consiguió, además, el "honor" de ser la primera película de cine en ser distribuida por Netflix, el servicio de streaming de películas. A pesar de que fue estrenada en cines en Estados Unidos, en Uruguay solo se puede ver, precisamente, a través de Netflix.

No es una película fácil y aunque tiene los preciosismos visuales que a veces conseguía True Detective, el tema es un poco más inquietante que una serie de asesinatos en un imaginario paraje sureño. Aquí Fukunaga se dedica a denunciar la utilización de niños soldados en una de esas guerras africanas que el mundo suele mirar con desdén. El guión es del propio director (quien también se encargó de la fotografía) a partir de una novela de Uzodinma Iweala.

La historia la cuenta a través de Agu, quien debe quedarse con su padre en su pequeño pueblo cuando su madre y sus hermanos consiguen huir de una zona donde se viene un conflicto feísimo. Perdido y solo, Agu es reclutado por "el comandante" (un magnífico Idris Elba), quien lo convierte en parte de su tropa. Lo que vive no está bueno y Fukunaga no escatima recursos para mostrarlo.

"Cary no fue a hacer una especie de película política con un mensaje", le dijo Elba a The New York Times. "Fue directamente a la realidad de lo que un ser humano tiene que atravesar y ha tenido que atravesar".

El resultado es una película contundente y, sí, por momentos incómoda. Debate, además, sobre un tema del que, por lo visto, no todo el mundo se quiere enterar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados