CRÍTICA

Juego de memoria para armar

Por la vida! es el grito de un brindis sarcástico. Los que celebran son Ruth (Hannelore Elsner), una anciana judía que solía ser cantante y ahora quiere morir, y Jonas (Max Riemelt), un treintañero que la conoció por casualidad y que atraviesa, a su vez, un quiebre emocional.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Por la vida", film alemán que se estrenó en la cartelera montevideana. Foto: Difusión

La quinta película del director alemán Uwe Janson (que además dirigió 45 telefilms), ocurre en Berlín y está protagonizada por dos amigos improbables. Son dos personas que sufren y huyen, y que tal vez juntas puedan empezar a repararse entre sí.

Su relación funciona como una metáfora de las heridas de guerra que aún arrastra Alemania. Ruth simboliza a esa generación de víctimas de los nazis que, acercándose a la muerte, aún no puede desprenderse del odio. En contraposición, Jonas representa a la sociedad alemana moderna, es decir, a los jóvenes que estudiaron sobre la guerra pero no la sufrieron.

Además, el cineasta apunta duramente hacia su propia generación (los hijos de la guerra), a través del personaje de un exnovio de Ruth. Un joven cineasta que en 1973 decide filmar la historia de esta judía que vivió en carne propia la miseria y el desprecio de su país, y que aún así intentó dejar el rencor atrás, convirtiéndose en una aclamada cantante dispuesta a ser feliz.

Pero el pasado seguía allí, pisándole los talones, y cuando debió confrontarlo (se topó con un antiguo soldado nazi en libertad) no fue capaz de perdonar. Entonces, ese novio comprensivo (esa sociedad comprensiva), se marchó (esa sociedad compasiva prefirió no ensuciarse las manos con una culpa que creía ajena), dejándola sola.

¡Por la vida!, plantea la convivencia entre estos mundos, y sugiere la posibilidad de que sea el más joven el que pueda ayudar a cicatrizar al más viejo.

Para estructurar este argumento, Janson utilizó un juego de espejos: el más claro es el del parecido físico entre Jonas y el exnovio de Ruth. Otro recurso del director es narrar la historia en distintos tiempos históricos: Ruth niña, Ruth adolescente, Ruth adulta y cantante, y la Ruth en quiebra de hoy, un personaje que es dramático pero que también aporta la dosis de humor sarcástico con su profundo enojo.

Todas estas facetas tienen a Jonas como testigo, que comprenderá que aunque la vida se ensañe con uno, juntos es más fácil acomodarla.

¡Por la vida! (***)

Alemania, 2014. Título original: Auf das leben! Dirección: Uwe Janson. Guión: Stephen Glantz, Volker Kellner, Thorsten Wettcke. Fotografía: Peter Krause. Música: Martin Stock. Montaje: Boris Gromatzki. Con: Max Riemelt, Hannelore Elsner, Sharon Brauner, Aylin Tezel. Género: Drama. Duración: 90 minutos. Estreno: jueves 14 de abril, Life21.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados