Cine

"¡Jóvenes Titanes en acción! La película" es una parodia atípica de los superhéroes

La animación se burla de un bien preciado de Hollywood

Imagen promocional de "¡Jóvenes Titanes en acción! La película"
Vea el tráiler de "¡Jóvenes Titanes en acción! La película"

Todos los superhéroes merecen, en teoría, su propia película. Sus historias involucran orígenes trágicos, transformaciones fantásticas, evoluciones inspiradoaes y duelos estimulantes que, a priori, reúnen los elementos necesarios para crear un menjunje de acción, comedia y drama de un gran atractivo comercial para el cine.

De acuerdo al estreno de la animación "¡Jóvenes Titanes en acción!", sin embargo, todo fenómeno popular debe reconocer sus límites.

¡Jóvenes Titanes en acción! es la incursión en el cine de una serie infantil de Cartoon Network que se desprendió de otra serie dirigida al público adolescente y adulto. Mientras que Los Jóvenes Titanes mostraba a un grupo de superhéroes salvando el día -lo usual-, Los Jóvenes Titanes en acción los retrata, a diferencia de lo que aventura su título, cuando no están actuando como héroes.

La animación, dirigida por Peter Rida Michail y Aaron Horvath, es un producto cultural extraño, divertido y con una premisa atípica. El grupo de héroes -que está encabezado por Robin, el aliado de Batman que aquí está emancipado- intenta ayudar a su líder con alcanzar su sueño: protagonizar su propia película de superhéroes.

En el mundo de los Jóvenes Titanes, todos tienen una película. Batman, su ayudante Alfred, su auto y hasta el cinturón multipropósito estelarizan nuevos y esperados para los “próximos próximos próximos veranos”, según lo anuncia una serie de tráilers que se mofan de la planificación a largo plazo que estudios como Marvel hacen con sus propiedades basadas en historietas.

Sin perder el tiempo y cargada con un armamento de bromas creadas para satirizar el romance de Hollywood con los superhéroes, que ya lleva más de una década, la animación se embarca en una aventura que lo tiene de todo. Hay chistes burdos (con flatulencias, caras graciosas, y canciones desopilantes) pero también algún que otro guiño dirigido para el público adulto, en especial a los fanáticos de los cómics de DC.

Es en su despliegue artístico, que la película se convierte en una experiencia muy estimulante, casi como si se estuviera mirando un algodón de azúcar a través de un caleidoscopio. Además, se logra una combinación de diferentes estilos de animación (con secuencias que recuerdan a Looney Tunes o se convierten en un animé) que se amalgaman de forma natural.

Es impredecible, en general, tratar de adivinar a dónde se dirige la historia. Hay, por ejemplo, una secuencia que involucra un viaje en el tiempo por parte de los protagonistas hacia los diferentes orígenes de los superhéroes más clásicos de DC. Allí se topan un Superman bebé a punto de ser salvado por su padre -que tiene la apariencia de Marlon Brando en la película de 1978- y el encuentro es desopilante.

Mientras que "Deadpool" apeló a la irreverencia para burlarse de algunos clichés que el cine de superhéroes ya logró establecer, "¡Jóvenes Titanes en acción!" recurre al entretenimiento y a la ingenuidad para hacer de la película una experiencia familiar.

Como en La gran aventura Lego y Lego Batman: la película, se busca un atractivo universal pero con la originalidad suficiente para no sostenerse solo en referencias. Propone un rato agradable y lo logra, algo que muchas otras películas del género no han podido. Bienvenidos sean los Jóvenes Titanes y sus locuras frescas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)