ENTREVISTA

"Jóvenes brujas: nueva hermandad": ¿Cómo ser una adolescente hechicera y empoderada?

Feminismo y terror con directora de la secuela del clásico juvenil de los noventa; la realizadora Zoe Lister-Jones cuenta sobre las "jóvenes brujas"

Imagen de la película "Jóvenes Brujas: nueva hermandad". Foto: Difusión
Imagen de la película "Jóvenes Brujas: nueva hermandad". Foto: Difusión

De chica, a Zoe Lister-Jones, la actriz y cineasta, no le gustaban los sustos. Ni las películas de terror. “Nunca jugué al juego de la copa”, dijo. “Era Brooklyn en los 90: mi vida ya era lo suficientemente aterradora”.

Pero sí integraba el grupo demográfico adecuado para ver Jóvenes brujas -la exitosa película de 1996 sobre un aquelarre de brujas adolescentes- y sentirse identificado. Lo canalizó para escribir y dirigir una secuela, Jóvenes brujas, nueva hermandad, que ayer se estrenó en cines en Uruguay, y le pareció inesperadamente conmovedor para su yo adolescente. “No tuve que profundizar demasiado”, dijo en una entrevista reciente, “porque la adolescente Zoe todavía está muy presente. Especialmente en la terapia”.

Lister-Jones, de 38 años, quien protagonizó la sitcom Life in Pieces junto a Colin Hanks, escribió y dirigió la comedia independiente de 2017 Band Aid (notoria por su equipo completamente femenino) y ha hecho de las historias feministas un sello distintivo de su carrera. Al igual que el original, Jóvenes brujas: nueva hermandad es interseccional; Lister-Jones agregó un personaje trans y una historia sobre la toxicidad masculina. “Hay un paraguas de estructuras opresivas bajo el que estaba tratando de hacer una película entretenida”, dijo.

La magia también importaba. Tres cuartas partes de sus protagonistas ya estaban practicando alguna forma de brujería.

Imagen de la película "Jóvenes Brujas: nueva hermandad". Foto: Difusión
Imagen de la película "Jóvenes Brujas: nueva hermandad". Foto: Difusión

“Cuando los conocí para la primera lectura, estaban como sacando cristales de sus bolsillos”, dijo. “Todavía están todas en una cadena de aquelarre y realizan ceremonias virtuales de luna nueva y luna llena”.

También empleó a varios practicantes de lo oculto como consultores. Olvídese de los productores: “Tenía brujas que me hacían fiel a la historia”, dijo. Estos son extractos de una charla

—¿Era una adolescente gótica?

—Era una adolescente ruda. Me encantaba la música ska, y me afeité la cabeza cuando estaba en séptimo grado; tenía esos flequillos tenues, que teñí de rubio, y vestía mucho blanco y negro. Tenía posters de The Specials en la pared de mi habitación; iba a conciertos de ska y skank de bandas de secundaria realmente malas. Definitivamente me identifico como un bicho raro.

—Fue dejada de lado.

—Muy. Fue un momento realmente oscuro para mí. No sabía por qué me estaba afeitando la cabeza. Y fui y me compré borceguíes, e hice todas estas cosas, sin darme cuenta de que quizás inconscientemente estaba tratando de hacerme invisible para los hombres, en un momento en que comenzaba a entender mi sexualización por parte de personas que no quería que me sexualizaran. Me acosaron mucho y me insultaban en el pasillo. Me confundían todo el tiempo porque todavía tenía un aspecto realmente andrógino. Todavía tenía enamoramientos. Fue una época muy confusa. Y luego salió Jóvenes brujas.

Imagen de la película "Jóvenes Brujas: nueva hermandad". Foto: Difusión
Imagen de la película "Jóvenes Brujas: nueva hermandad". Foto: Difusión

—¿Mientras escribía esto, de repente tuvo sesiones más profundas con su propio terapeuta?

—Sí. Y han continuado. Se vuelven cada vez más frecuentes. Uno de los creadores de Watchmen, en los Emmy de este año, agradeció primero a su terapeuta. Lo entendí perfectamente.

—Las películas para adolescentes, y tal vez también las de terror, siempre han tratado de una búsqueda de identidad. ¿Fue eso parte de su interés en hacer esto?

—Para mí era importante hacer una película sobre mujeres jóvenes que claramente no fuera a través de la mirada masculina. (Al crecer) me rodeé de un círculo de mujeres jóvenes y raras: en las fiestas íbamos a nuestro propio rincón a bailar, y se trataba en gran medida de que fuéramos insulares. Quería capturar la emoción de cuando encuentras gente cercana a vos y hablar sobre ese sentimiento en una película sobre crecer. Y el género es emocionante, porque hay más espacio para los comentarios sociales. Esto se sentía como un espacio donde podía hacer eso, subliminalmente o no. Mujeres jóvenes adentrándose en su poder mágico es bastante alegórico, en términos de los tiempos en que vivimos.

—Justo cuando empezaron a trabajar juntos, Jason Blum de Blumhouse, que produjo esta película, fue ridiculizado porque dijo en una entrevista que no había muchas directoras que quisieran hacer terror. ¿Qué hizo con eso?

—Eso es algo que escuchamos mucho, ya sea sobre mujeres o personas de color: que no somos suficientes. Y es por eso que la industria, o las personas a cargo, son tan homogéneas. Y eso obviamente no es cierto. Pero me enfrenté a eso cuando estaba preparando Band Aid, y creo que es importante que todos seamos conscientes de nuestro sesgo implícito cuando se trata de prácticas de contratación. Incluso algunos de mis jefes de departamento se sentían realmente incómodos al no contratar a los hombres con los que ya habían establecido un idioma. El sesgo implícito luego excluye a muchas personas que podrían no tener la experiencia porque las cartas están en su contra. Así que creo que la industria en general todavía tiene mucho trabajo por hacer.

—¿Cuál cree que es el legado de Jóvenes brujas?

—Fue fundamental para tantas personas que no se sentían representadas y que no sentían que hubiera poder en su marginación. La Jóvenes brujas original se convirtió en un grito de guerra de los que somos raros, y eso está bien, mejor que bien. La primera película trataba mucho sobre eso: que no importe que las mujeres jóvenes sean villana. La forma en que retomamos donde lo habían dejado, fue ir sobre las mujeres que encuentran sus poderes en la comunidad, en lugar de que sus poderes se vuelvan demasiado abrumadores, que es, con demasiada frecuencia, el mensaje sobre los adolescentes que obtienen poder en la comunidad. Y especialmente las mujeres jóvenes, no sabemos qué hacer con él y se vuelve peligroso. Es un mensaje intencional que se nos da para disminuir nuestro poder. No creo que ese sea un mensaje que debamos dar más a las mujeres jóvenes. Cuanto más poder, mejor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error