TELEVISIÓN

Una joven inocente con una sonrisa contagiosa

Con Elie Kemper, estrella de Unbreakable Kimmy Schmidt.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kimmy Schmidt, un personaje en el lado luminoso de la vida. Foto: Difusión.

En Unbreakable Kimmy Schmidt, la serie de la que Netflix (en el mundo y en Uruguay) acaba de poner a disposición la segunda temporada, Ellie Kemper es la sobreviviente de un culto apocalíptico quien, después de estar cautiva bajo tierra en Indiana por 15 años, tenazmente se reinventa a sí misma en Nueva York. Pero en esta segunda temporada, no todo funciona a las mil maravillas para Kimmy que descubre que cuando se cierra la puerta a un problema se abre otra a nuevos problemas.

Si Kemper será temeraria y efervescente como actriz que ganó su carné del sindicato de actores protagonizando la publicidad de un supermercado en el que una tarántula se paseaba por su cara.

Kemper, de 35 años y casada con el guionista de comediantes Michael Koman, se graduó en Princeton y trabajó en grupos de comedia de Nueva York antes de conseguir el papel de la secretaria Erin Hannon en The Office, la primera vez que llamó la atención en televisión.

Unbreakable Kimmy Schmidt es una comedia divertida principalmente por el encanto del personaje de Kemper y por el peculiar grupo de personajes secundarios. Allí está Titus (Tituss Burgess), su compañero de cuarto, Lillian (Carol Kane), la dueña del apartamento y Jacqueline (Jane Krakowski), la nueva rica y expatrona de Kimmy. La nueva temporada tiene 13 capítulos de media hora cada uno que, como es costumbre de Netflix, ya están todos disponibles para sus usuarios

—¿Cuál es la fuerza que moviliza a Kimmy ahora que el reverendo Richard Wayne Gary Wayne, el hombre que la tuvo en cautiverio, está en prisión?

—Lo que más me gusta de Kimmy es que ella piensa que todo quedó guardado en una caja con un lindo moño y que así dejó atrás todos sus problemas. Y por supuesto no todo es tan limpio y sencillo como parece. Y es en ese espíritu que comienza a ir a terapia. Ella obviamente tuvo una experiencia muy traumática en aquel búnker, pero tenía una vida antes de eso y pienso que está intentando retomar lo que le estaba pasando entonces.

—¿Qué hay en su equipaje?

—Ella tiene —quién no— algunos temas con su madre.

—Kimmy fue creada para la cadena NBC por Tina Fey y Robert Carlock pero terminó en Netflix. ¿Qué libertad les permitió eso para esta temporada?

—Hay más desnudos en esta temporada de lo que nos hubiéramos imaginado. ¡Larga vida a Netflix! Era broma. No hay desnudos pero Kimmy sí consigue algo de amor.

—¿Volveremos a ver a Jon Hamm otra vez como el reverendo?

—Está de vuelta. Pero no voy a decir en qué condiciones. Igual nadie se va a decepcionar.

—Escuché por ahí que Hamm te dio clases de actuación en tercero de liceo.

—¿No es increíble? Él también es de San Luis, y fue a mi liceo y después del college volvió a enseñar teatro durante un año. Era muy divertido porque era joven y cool y además era un muy buen profesor.

—Estudiaste Literatura inglesa en Princeton y Oxford y has escrito en The Onion y McSweeneys. ¿Hay algo que no puedas hacer?

—Te voy a decir esto así quedo comprometida: quiero escribir un libro de ensayo y de no ficción. No hay nada concreto aún que haya pasado en ese sentido. Pero si te lo estoy diciendo, ¡consideralo hecho!

—Finalmente, ¿tu sonrisa en la vida real es así de grande como la de Kimmy?

—Es una sonrisa falsa. Mi verdadera sonrisa es exactamente igual a la de Gisele Bundchen. Extrañamente, es lo mismo que pasa con mi cuerpo real.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados